Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $99,43
Dólar Ahorro/Turista $164.06
Dólar Blue $151,00
Euro $116,58
Riesgo País 1580
Deportes |Estudiantes y gimnasia igualaron 0-0 y ninguno de los dos resultó lastimado
Un empate que sirvió más para no generar dolor que para sumar

Empezó mejor el Lobo, pero con el correr de los minutos lo emparejó el Pincha, que tuvo dos claras en el final. Se fue expulsado Mancilla. Ambos se fueron relativamene conformes

Martín Cabrera

Por: Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

19 de Abril de 2021 | 05:19
Edición impresa

Hacía mucho que un clásico platense no terminaba con dos equipos relativamente conformes tras un empate, y luego de un partido que tampoco dejó demasiada tela para cortar. Hacía tiempo que Estudiantes y Gimnasia no se iban de una cancha con cierta conformidad luego de 90 minutos donde hubo algún clima de clásico pero que terminó siendo como un partido entre colegas que se respetaron demasiado.

Fue 0-0, resultado que refleja lo sucedido dentro de la cancha. Aunque es cierto que de haber habido un ganador el que estuvo más cerca y contó con las mejores chances ese debió ser Estudiantes, que en el segundo tiempo jugó más adelantado.

En definitiva, un empate que a Estudiantes lo deja prendido en la zona 1, dentro de los cuatro equipos que pelean por un lugar en las finales y dependiendo de sí mismo para lograr ese objetivo. Gimnasia, por lo contrario, parece haberse despedido de la Copa de la Liga Profesional y apuntará todos los cañones a la Copa Argentina, donde está en octavos de final y tiene una llave que lo ilusiona, atendiendo que otros rivales de peso juegan competencias internacionales.

El partido tuvo dos dominadores diferentes. En el primer tiempo jugó un poco mejor Gimnasia y tuvo una chance inmejorable para convertir, luego de que Johan Carbonero le ganara la espalda a Leonardo Godoy y tirara un centro atrás a Eric Ramírez, que demoró un segundo de más y el propio Godoy desvió el remate que los dirigentes visitantes empezaban a gritar. Iban 6 minutos nomás.

En ese primer tiempo el Lobo se mostró más compacto colectivamente, con una buena recuperación en la mitad de la cancha, con Ayala, Mancilla y Alemán movedizos y listo para explotar rápidamente. Pero el colombiano Carbonero no tuvo compañía y con el correr de los minutos se fue apagando, en la misma sintonía de todo el equipo.

El Pincha hizo su juego: fue frontal con pelotazos a Leandro Díaz y Martín Cauteruccio, que casi siempre buscaron el sector de Marcelo Weigandt, restándole así sus proyecciones, una de las armas más peligrosas del equipo de la dupla.

En los primeros 45 minutos Estudiantes, de todos modos, también tuvo lo suyo, pero a no mostrar su mejor versión y dejar algunas dudas. Lo mejor fueron dos remates, uno de afuera del área de Leandro Díaz y una habilitación de éste a Martín Cauteruccio que terminó en córner.

El local se paró con su tradicional 4-4-2, y otra vez sus dos “tanques” a luchar contra los centrales rivales. Le faltó el fútbol elaborado que era lógico le faltara, por los jugadores elegidos. Pero hizo su libreto tal cual le pide el DT.

Del otro lado se vio un 4-2-3-1, pero esta vez el referente fue Eric Ramírez, situación que lo dejó sin peso dentro del área pero le generó un problema a los centrales rivales, que tuvieron que salir demasiado lejos. A veces dejaron un espacio que el Lobo no aprovechó, como en esa jugada del inicio.

Mejoró el pincha en el complemento

Tras el descanso mejoró Estudiantes, al que se vio mejor desde lo físico. Carbonero dejó de correr, Alemán bajó su intensidad y Ayala se empezó a ver desbordado en la mitad de cancha. Sin dudas que las dos semanas que los jugadores estuvieron ausentes por el brote de Covid pegó fuerte.

Ricardo Zielinski leyó el juego y arriesgó para ganar. Adentro Lucas Rodríguez, Fede González y David Ayala, para darle más frescura a un equipo que se empezó a parar más adelante y tomar, por primera vez, la rienda del partido.

A los dos minutos ganó el uruguayo Rogel en el área y su cabezazo pasó muy cerca. Fue el primer aviso de los varios que se vendrían más adelante. Promediando el período el que ganó de arriba fue Fabián Noguera.

A los 29 minutos se produjo una jugada clave y que terminó de inclinar el partido en favor del Pincha: la correcta expulsión de Harrinson Mancilla, que le cometió falta a Manuel Castro en la mitad de cancha para evitar un contragolpe. No dudó Herrera pese a las protestas del colombiano.

En los últimos 10 minutos Estudiantes inclinó la cancha, a su manera y con su juego. Así, luego de varias fases dentro del área, Leandro Díaz quedó casi pisando la línea del área chica para fusilar a Rodrigo Rey. Pero el delantero prefirió cerrar los ojos y apuntar fuerte. La pelota se levantó demasiado y casi hace estallar el travesaño. En la cancha, el ruido del aluminio se escuchó tan fuerte como las bombas de estruendo del inicio.

Gimnasia resignó toda chance de atacar. Pero aun así se las ingenió para llegar hasta el arco de Mariano Andújar. Fue con algunas pelotas paradas que no condujeron a ninguna parte y con una corrida de toro de Nicolás Contín, que se aprovechó de dos errores de Noguera.

En el final el Pincha tuvo una chance, tan clara como la de Díaz. Desborde de Sánchez Miño, centro a la corrida, pasado y picante. Por el segundo apareció, sin marca, Manuel Castro, que remató al arco. Para su desgracia salvó el arquero rival con su pie, cuando estaba vencido. Y fue final nomás.

Así el clásico terminó en empate. Fue 0-0 y esta vez no hubo ni vencedores ni vencidos. No hubo polémica ni protestas desmedidas. Si hasta se saludaron amistosamente en la mitad de la cancha, muy diferente a las últimas despedidas, que habían sido escandalosas. Fue empate, un empate que estuvo a tono con el clima de la Ciudad, la Provincia y el país. Un empate que trajo algo de alivio para unos y casi nada de dolor para otros. Un empate que no contagió, pero que no pareció ser la vacuna que todos están esperando. La edición 162 del clásico platense será recordada por ser la que tomó el mismo semblante general. Hasta el próximo clásico.

En el primer tiempo Gimnasia atacó con sus armas: usó más con Carbonero que a Weigandt

Estudiantes apostó por el juego directo y allí Leandro Díaz tuvo dos chances claras

 

 

 

 

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

El partido, pese al 0-0, tuvo todo lo que tiene que tener un clásico: pierna fuerte y entrega, como Weigandt y leandro díaz / Demian alday

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla