Una salida traumÁtica

Venezolanos en EE UU, entre dos crisis

| Publicado en Edición Impresa

Laura Barros

EFE

Salieron huyendo de la crisis que ha expulsado a millones de Venezuela y se estrellaron con otra, migratoria, en EE UU, donde la esperanza de un asilo se ha transformado en días e incluso largos meses de detención. Son venezolanos que cruzaron desde México a territorio estadounidense con cientos de kilómetros a cuestas, muchos incluso tras haber fracasado en su intento de establecerse en otros lugares.

“Vengo huyendo de mi país es por temor a la muerte y porque en los otros países donde estuve no tuve la oportunidad de pedir asilo, no, se me negaron, me cerraron las puertas y ahí me atacaron por xenofobia, por mi nacionalidad: ‘Maldito venezolano, fuera de mi país, estorban’ y me insultaban”, declara Manuel Alejandro Valero, un enfermero de 28 años, que está detenido desde el 27 de abril, cuando se entregó a las autoridades en McAllen (Texas).

Su odisea se inició el 14 de septiembre de 2017, cuando salió de su Mérida natal rumbo a Perú, de donde tuvo que marcharse hacia Argentina al no encontrar oportunidades y por temor a que lo agredieran por racismo.

Decidió abandonar Venezuela agobiado por las amenazas que empezó a recibir después de que se uniera a las protestas antigubernamentales en 2017, que motivaron su despido -por conspirar contra la patria- de un hospital público y en las que resultó herido por perdigonazos. De Argentina viajó a México, donde le robaron el pasaporte y otras pertenencias al salir del aeropuerto de Reynosa, la ciudad donde esperó 22 días en un refugio para inmigrantes antes de cruzar hacia McAllen.

Actualmente, puede haber en EE UU entre 90 y 100 casos de venezolanos que se encuentran detenidos a la espera de una respuesta a su solicitud de asilo, según datos que ofrece Gustavo Marcano, ministro consejero en la Embajada de Venezuela.

“No es que estén deteniendo venezolanos por todos lados”, aclara Marcano, quien indica que estas personas, al no contar con un visado, deben aguardar bajo la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, inglés) a su proceso de asilo.