Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Cerró la cumbre del clima, “con sabor a poco”
16 de Diciembre de 2019 | 01:51
Edición impresa

La cumbre del clima cerró ayer en Madrid con un documento para aumentar la ambición climática en 2020 y cumplir el Acuerdo de París que compromete a los países a evitar que la temperatura media del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados.

El acuerdo, titulado “Chile-Madrid, tiempo de actuar”, se logró casi dos días después de la jornada prevista para la clausura de la Conferencia (COP25) y tras unas maratónicas negociaciones que se prolongaron durante toda la madrugada.

El documento fue aprobado por la presidenta de la COP25, la chilena Carolina Schmidt, tras un tenso debate con Brasil, que no aceptaba inicialmente dos párrafos incluidos en el acuerdo sobre océanos y uso de tierras.

El acuerdo final de la COP25 establece que los países deberán presentar en 2020 unos compromisos más ambiciosos de reducción de emisiones (las llamadas Contribuciones Nacionales Determinadas) para hacer frente a la emergencia climática.

Según el acuerdo, el conocimiento científico será “el eje principal” que debe orientar las decisiones climáticas de los países para aumentar su ambición, que debe actualizarse permanentemente de acuerdo a los avances de la ciencia.

El texto recoge “el imperativo” de que la transición hacia un mundo sin emisiones sea justa e impulse la creación de empleo decente.

El acuerdo reconoce además la acción climática de los actores no gubernamentales, a quienes invita a que la incrementen y generalicen estrategias compatibles con el clima.

Las discusiones en Madrid mostraron que son “las personas y sus preocupaciones” las que deben estar en el centro de la respuesta climática.

Sin embargo, la presidenta de la Cumbre del Clima de Madrid y ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, declaró no estar satisfecha con los resultados de las negociaciones y dijo que “es triste no haber podido llegar al acuerdo final”.

La ministra, en su discurso de clausura de la conferencia, instó a dar “una respuesta más solida, urgente y ambiciosa” para enfrentar la crisis climática.

La COP25, la más larga de la historia de este tipo de eventos y en la que han participado representantes de unos 200 países, se cerró de esta manera con sabor a poco.

“No estamos satisfechos”, se quejó Schmidt, antes de precisar que “queríamos cerrar el Artículo 6 para implementar un mercado de carbono robusto con integridad ambiental, enfocado en generar recursos para transitar hacia un desarrollo sustentable, basado en bajas emisiones y resiliente al clima”, algo que no ha sido posible.

“Es triste no haber podido llegar al acuerdo final, estuvimos tan cerca”, añadió, aunque existe un avance “concreto que nos hace mirar con esperanza que este mecanismo sólido se encuentra más cerca”. También dijo que cree que “dejamos como legado un texto ambicioso y ambientalmente sólido”.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla