Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
HASTA SEIS DE CADA DIEZ NIÑOS NACEN HOY EN QUIRÓFANOS

Aseguran que las cesáreas crecen porque no hay suficientes parteras

La “escasez” de obstétricas en clínicas privadas agravaría el aumento de este tipo de nacimientos, sostienen desde el Colegio profesional

Según el colegio de obstétricas, muchas de las cesáreas que se practican hoy no responden a una demanda materna ni una justificación médica/web

Alicia Cillo (Presidenta del Colegio de Obstétricas de la Provincia).- “Los partos no se resuelven en dos horas y las obstétricas estamos formadas precisamente para contener a las mujeres y acompañar sin presiones ese proceso natural. Pero muchas embarazadas no lo saben, muchas clínicas privadas no cuentan con obstétricas y las obras sociales no reconocen tampoco nuestra labor”

Por NICOLÁS MALDONADO

nmaldonado@eldia.com

Hasta hace unas pocas décadas, la cesárea era una práctica excepcional. Y así debería serlo según entiende la Organización Mundial de la Salud, para la cual sólo se justificaría en un 15% de los partos, aquellos que presentan alguna complicación. Sin embargo en algunos hospitales públicos de nuestra Región el porcentaje de cesáreas triplica esa cifra; y en algunos privados, hasta llega a cuadriplicarla, aseguran tanto profesionales de la obstetricia como organizaciones de la sociedad civil.

Si bien el aumento en el porcentaje de cesáreas constituye un fenómeno complejo en el que confluyen factores de diversa índole (desde el temor de algunas mujeres a no poder soportar el trabajo de parto hasta el interés de algunos médicos por manejar los tiempos del proceso para su comodidad), para el Colegio de Obstétricas de la Provincia también está influyendo una causa poco tenida en cuenta: la escasez de profesionales de su especialidad.

“No es que falten obstétricas sino que en muchos establecimientos que atienden gran cantidad de partos y tienen una tasa alta de cesáreas no las hay en cantidad suficiente. El problema se concentra especialmente en el sector privado. Muchas clínicas no tienen directamente licenciadas en Obstetricia entre sus profesionales y en aquellas que sí las tienen son muchas menos de las que debería haber”, sostiene Alicia Cillo, la presidenta de su Colegio profesional.

En un momento en que “las cesáreas siguen aumentando” al punto de constituir “ya en algunos en algunos establecimientos hasta el 60% de los nacimientos” y “un procedimiento quirúrgico que en el 21% de los casos se complica”, Cillo asegura que “el rol de las y los licenciados en Obstetricia resulta hoy primordial”.

LA MAYORIA “SIN JUSTIFICACION”

Si bien cuando se habla del aumento en las cesáreas suele decirse que obedece a una demanda legítima de algunas mamás, lo cierto es que estudios realizados sobre este fenómeno en hospitales y clínicas del área metropolitana bonaerense dejaron en evidencia que no es así, que sólo un pequeño porcentaje de mujeres eligiría tener a sus hijos por medio de un operación. (ver recuadro aparte)

“En los casos de cesáreas no justificadas, que hoy son la mayoría, resulta fundamental el papel de las obstétricas para brindarles información a las familias dándoles a la vez tranquilidad. No deben programarse los partos sin estricto criterio médico y la información correcta a los padres es muy importante tanto en beneficio de ellos como de los niños y niñas por nacer”, señala un informe sobre esta problemática difundido dias atrás por el Colegio provincial.

“Los partos no se resuelven en dos horas y las obstétricas estamos formadas precisamente para contener a las mujeres y acompañar sin presiones ese proceso natural. Pero muchas embarazadas no lo saben, muchas clínicas privadas no cuentan con obstétricas y las obras sociales no reconocen tampoco nuestra labor”, asegura la presidenta de esa entidad, para quien “es necesario que el Estado tome consciencia de lo determinante que resulta el trabajo de las obstétricas en el sistema de salud”.

“Está comprobado que invertir en la formación de obstétricas y reconocer su autonomía profesional en todos los ámbitos (público y privado), así como promover el reconocimiento de su labor por parte de las obras sociales y prepagas, no sólo permite salvar vidas sino evitar costos innecesarios por cesáreas, liberando a la vez a médicos y enfermeros para que se centren en otras funciones cuando el parto no presenta complicaciones”, señalan desde el Colegio profesional.

“UN PROCESO FORZADO”

“La forma en que se atiende la mayoría de los partos lleva a que la cesárea sea mucha veces inevitable. Y es que en lugar de acompañar a las mujeres el tiempo necesario para que puedan partir en forma natural, hoy apenas llegan al hospital se les pone un suero con oxitocina sintética, una droga que bloquea la acción de la oxitocina natural y acelera el proceso del parto haciendo que las contracciones sean más fuertes, más dolorosas y den menos tiempo de relajación. Eso produce tal agotamiento en las mujeres que son pocas las que no terminan pidiendo a gritos una anestesia peridural; si es que no se la aplicaron antes por rutina”, cuentan desde la Red Latinoamericana para la Humanización del Parto

“El aumento de las cesáreas no es el problema principal, sino sólo su manifestación más visible. El problema es la forma en que se atiende a las mujeres embarazadas, que hace que aumenten las patologías y lleva a que muchas veces haya que practicar cesáreas. Por falta de tiempo o por no saber esperar, en la mayoría de los casos hoy se le aplican (a las parturientas) drogas para corregir el parto que terminan de estropear el proceso. De ahí a la cesárea hay sólo un paso”, sostienen desde la Red.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...