Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El regreso de Susana: en un año político, la diva apostó por el entretenimiento

Con una apertura musical, un concurso de talento y la habitual entrevista en el living -con Luisana Lopilato- Su volvió con todo: duplicó el rating de Jorge Lanata

El regreso de Susana: en un año político, la diva apostó por el entretenimiento

Susana en la apertura, cantando y bailando al son de “Cambalache” / Telefé

15 de Julio de 2019 | 03:31
Edición impresa

“Creo que la gente quiere paz, armonía, tener esperanza. Estamos muy cansados de los programas políticos, de los eternos opinólogos”, tiró Susana en la previa del debut, anoche en la pantalla de Telefé, de la temporada número 31 de su programa. Y fiel a esa consigna, la diva de los teléfonos arrancó su año tomándose en sorna el clima político: “Susana 2019”, el sketch que abrió el show, proponía a Su como candidata presidencial, rodeada de asesores como Ricardo Montaner, Lizy Tagliani, Juan Minujín, Paula Chaves, Soledad Pastorutti y Jorgelina Aruzzi, y moviéndose por un escenario ambientado como la Casa Rosada (aunque todavía no la habían elegido... pero dado que medía “un 85%” en las encuestas, quizás ya le habían permitido mudarse al palacio presidencial).

En la mini ficción Susana visitó una conferencia de prensa donde le hicieron preguntas ¡Marta Minujín! Luis Novaresio, Roberto Funes Ugarte y ¡Vicky Xipolitakis! Y anunció sus primeras medidas presidenciales: pintar de dorado la Casa Rosada y agrandar el escritorio para que entren más teléfonos. Y, además, poner una mujer como ministra de Economía, porque “cada vez que un hombre me manejó la economía fue un desastre”.

Novaresio le preguntó por el país que recibía como presidenta, dando paso al momento musical de la apertura, donde la diva cantó y bailó “Cambalache”, con coreo de Flavio Mendoza. Y luego anunció la fórmula, irónica: “Giménez-Giménez”, junto a su hermano Patricio.

Al final de la conferencia arrancó el programa: Susana comenzó algo emocionada por el calor popular que aullaba “Susaaaana, Susaaaana”, y entre risas dijo que “cada vez que faltó un año me reciben así. Me tengo que ir para que me extrañen”.

Y siguiendo con su promesa de llevar alegría a la mesa del domingo (en el resto de los canales, efectivamente, se hablaba de política), presentó a continuación el formato que la animadora pidió para esta temporada: “Pequeños Gigantes”, un concurso de talento infantil en diferentes disciplinas que en la noche del domingo tuvo desde danza folclórica hasta un pequeño guionista. Además de, claro, varios cantorcitos, que cantaron a dúo con los jurados Pablo Lescano y Tini Stoessel (también fue parte del jurado, invitado, Santiago del Moro).

EL VERDADERO COMIENZO

Y luego sí: comenzó (aunque ya eran las 23.30) el formato clásico de Su. La diva mostró todas las ofrendas florales que le realizaron por su debut esta temporada (se hizo un silencio incómodo cuando mencionó, entre los galanes que le habían mandado flores, a ¡Facundo Moyano!) y presentó el plato fuerte de la noche: Luisana Lopilato llegó al programa de la diva para un duelo de rubias en el tradicional living.

“¡Pero qué estudio!”, fue lo primero que dijo Lu. “¡Parece un cine!”. Lopilato hacía referencia al increíble estudio en el que este año se sienta Su, de gigantescas proporciones y que ayer lució colmado.

QUÍMICA ENTRE LAS DOS

Enseguida, la diva y la invitada mostraron su habitual química: Lopilato le reclamó a Su la tardanza para llamarla al living. Es que el segmento de los Pequeños Gigantes se extendió hasta tarde porque explotaron hasta tarde el rating elevado: 18 puntos; la opción no política del aire arrasaba en el rating -ver aparte-.

Su habló con Lu de su nueva bebita, Vida, que se llama así porque “después de todo lo que pasamos como familia, fue volver a apostar: nos dio vida”.

Luisana se refería a Noah, su hijo que atravesó una dura enfermedad: la familia dejó todo para acompañar al pequeño en el tratamiento, y finalmente se recuperó. “Todo llegó, todas las oraciones llegaron”, agradeció Lu, antes de que Su mandara un video del anterior encuentro de ambas, cuando Giménez visitó la mansión de los Lopilato-Buble y hasta se clavaron un pancho.

Su marcó 18 puntos: la opción no política del aire televisivo arrasó en el rating del domingo

 

En aquel momento de sufrimiento, “mi familia fue mi sostén”, afirmó luego Lopilato, y aprovechó la visita para anunciar que vino al país para filmar una nueva película en Netflix: una precuela de “Perdida” que contará los comienzos como detective del personaje que hiciera en la cinta policial estrenada en 2018 (y que puede verse en la N roja).

Entre recuerdos y videos (Darío Lopilato aportó un video llevando a su hermana al parto al hospital, donde se enteró que no podía ver el parto) pasaron los minutos, antes de que Susana sorprendiera a Lu con la visita de ¡toda su familia!

“¡Con razón estaban todos tranquilitos hoy!”, se rió Luisana mientras su familia se sentaba en el sillón de la diva.

Y después de vender un poco “porque hay que pagar el estudio”, para cerrar, Tini Stoessel se mudó la ropa de jurado y cantó en vivo. Humor, música, concursos... Una noche clásica y completa para la diva de los teléfonos, que ratificó que su reinado sobre la televisión continúa... y que, al parecer, aunque sea año electoral, a veces el público necesita un recreo de la realidad.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla