Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
INVESTIGADORES PLATENSES IMPULSAN ALTERNATIVAS PARA SU APROVECHAMIENTO

Neumáticos usados, una amenaza creciente o una buena oportunidad

Cada año se acumulan en el país 170 mil toneladas de cubiertas en desuso que podrían ser recicladas en materia prima para industrias pero terminan mayormente en basurales por falta de una regulación

El reciclado de neumáticos fuera de uso implica una trituración de la que se obtiene un granulado de caucho

Investigadores de la CIC crearon un método simple y economico para hacer baldosas con caucho reciclado

Gerardo Botasso (Director del Centro de Investigaciones Viales).- “Si bien los neumáticos usados no generan ningún peligro inmediato, su eliminación de manera inapropiada en grandes cantidades puede contaminar gravemente el ambiente. Es por eso que deben alentarse sistemas de gestión entre el sector público y privado para promover emprendimientos que valoricen los desechos de caucho”

Karina Potarsky (Integrante del Centro de Tecnología del Caucho).- “La conversión de los neumáticos usados en materia prima para diversos usos no plantea un problema técnico, sino de decisión política. Existen ya tres plantas que lo hacen en el país, lo que falta es establecer la logística de recolección y determinar quién debería ocuparse de eso, algo que hoy no está resuelto porque no tenemos una regulación”

Por NICOLÁS MALDONADO

nmaldonado@eldia.com

Uno de los residuos que más caracterizan a las sociedades modernas tan dependientes del automóvil, los neumáticos en desuso plantean un creciente problema ambiental. Por haber sido diseñados para resistir condiciones mecánicas y meterorológicas duras, resultan prácticamente indestructibles con el paso del tiempo, y su producción en grandes cantidades los vuelve además un residuo muy difícil de manejar. Para darse una idea del problema que representan basta considerar dos datos: que requieren unos 700 años en degradarse y que se producen unas 170 mil toneladas de ellos cada año en el país.

Si bien en principio los neumáticos usados no generan ningún peligro inmediato, su inadecuada disposición termina contaminando el ambiente de diversas maneras, generando problemas sanitarios serios e insumiendo gastos desproporcionados para su recolección, que es en resumen lo que sucede hoy en Argentina por carecer de una buena regulación.

A falta de una ley que establezca quién debería hacerse cargo de esos residuos y cómo debería ser su disposición, cerca del 90% de esas 170 mil toneladas de neumáticos usados que se generan cada año en el país hoy van a basurales, terrenos periurbanos, cauces de arroyos o quemas.

Como no se los puede compactar en rellenos sanitarios, la mayor parte de ellos se acumula a cielo abierto contribuyendo a la proliferación de insectos y roedores que transmiten enfermedades o son incinerados generando gases muy nocivos para la atmósfera y la salud.

Pero si bien representan un problema serio, los neumàticos usados entrañan a la vez una oportunidad. Y es que así como constituyen una fuente de desechos y contaminación, también los son de materia prima y energía que se puede recuperar. Existen de hecho en el país varias plantas que los trituran para obtener de ellos un granulado de caucho que se recicla tanto para la fabricaciòn de canchas de césped sintético y pistas de atletismo como en la industria del calzado. Y en la

Así como son una fuente de contaminación, también los son de materia prima

 

Universidad Tecnológica Nacional, un equipo de investigadores platenses viene desarrollando valiosas alternativas a fin de aprovecharlos para mejorar el pavimento, hacer baldosas y fabricar demarcadores viales, entre otros usos.

Lo cierto es que pese a las enormes ventajas que ofrece el reciclado de los neumáticos en desuso, se trata por ahora de experiencias que tienen un impacto muy modesto sobre el volumen total. En el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) calculan que hoy se llega a reciclar apenas el 10 por ciento de esas 170 mil toneladas de cubiertas viejas. ¿Por qué? Porque no hay una ley que establezca cómo debería ser su recuperación.

APROVECHAMIENTOS

Los neumáticos fuera de uso “son contaminantes y ocupan un volumen enorme porque no se pueden compactar. Pero lo que se puede hacer es triturarlos, una alternativa limpia que permite retirarlos del entorno urbano y aprovechar el material que se obtiene de ese proceso para otras industrias, como la del calzado o la del juguete o la construcción vial”, explica el doctor Gerardo Botasso, director del Centro de Investigaciones Viales (LEMAC), que depende de la Universidad Tecnológica Nacional de La Plata y la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC).

En ese centro que funciona desde el año 2002 y se dedica al desarrollo de materiales y técnicas para la industria vial, se han desarrollado diversas alternativas para reciclar de manera efectiva y rentable el caucho obtenido de la trituración de neumáticos usados; entre ellas una mezcla que mejora la calidad de los pavimentos y una técnica sencilla para la fabricación de baldosas para gimnasios, geriátricos y espacios de juego infantil.

“Una vez que el caucho es triturado y llevado al tamaño de polvo se lo dispersa en una batidora y se lo incorpora al asfalto. De esa forma obtenemos una mezcla asfáltica no sólo más duradera sino como mayores propiedades antiderrapantes que soporta muy bien los rayos ultravioleta, la tracción y la abrasión”, cuenta Botasso al comentar que esa mezcla ha sido probada ya experimentalmente en distintas calles de La Plata y la Autopista a Buenos Aires con excelentes resultados.

Su equipo ha desarrollado además una técnica accesible para la fabricación de baldosas con caucho reciclado. “Buscamos simplificar la ciencia de manera tal que sólo con una prensa y un molde, una cooperativa o un municipio puedan ponerse a fabricarlas sin temperatura; esto gracias a que usamos una resina poliuretánica que endurece en condición ambiental, es decir, reacciona con el oxígeno y el hidrógeno del aire”, cuenta el director del LEMAC, donde usan la misma técnica para fabricar elementos de demarcación vial.

Lo cierto es que pese a las ventajas que parecen ofrecer estos desarrollos, por ahora no logran salir de una fase experimental. Para ello, dice Botasso, “se necesita establecer políticas de gestión claras en lo que respecta al manejo de los neumáticos usados en nuestro país”.

RESIDUOS DOMICILIARIOS

“La conversión de los neumáticos usados en materia prima para diversos usos no plantea un problema técnico, sino de decisión política. Existen ya tres plantas que lo hacen en el país, lo que falta es establecer la logística de recolección y determinar quién debería ocuparse de eso, algo que hoy no está resuelto porque no tenemos una regulación”, explica la licenciada Karina Potarsky desde el Centro de Tecnología del Caucho del INTI.

Por ser residuos domiciliarios, no terminan teniendo una buena disposición

 

La más importantes de esas plantas que menciona Potarsky, Regomax, funciona desde 2010 en José León Suárez, provincia de Buenos Aires, donde se reciclan no sólo los neumáticos derivados del área metropolitana sino también de otras provincias. Cada año se trituran allí unas 17 mil toneladas de neumáticos usados que son llevados por organismos públicos y privados a los que se les brinda ese servicio sin costo. Si bien la planta tiene una capacidad de procesamiento mayor, ésta no logra ser aprovechada porque, al no existir un marco legal que establezca la responsabilidad sobre esos residuos, llevarlos es una cuestión que queda a voluntad de cada quien.

Mientras sigue pendiente en el Congreso el tratamiento de un proyecto para establecer la responsabilidad extendida de los productores sobre esos desechos, hoy los neumáticos en desuso, por ser considerados residuos domiciliarios, quedan en manos de los municipios, que no parecen mostrar mayor interés en darles una buena disposición. Solo el 10% de las comunas bonaerenses apoya por ahora el proyecto de reciclado de neumáticos que impulsa el Instituto Nacional de Tecnología Industrial.

“Es esencial que el espíritu de este proyecto llegue a la conciencia de todos los gobiernos municipales, que impulsen la separación en origen de los neumáticos de desechos y que conozcan que cuentan con el asesoramiento gratuito de los profesionales del INTI”, sostiene

Potarsky, para quien de ello depende ponerle freno hoy al problema ambiental que plantea su inadecuada disposición.

 

Presentación
El trabajo que viene realizando el Centro de Investigaciones Viales para la conversión de neumáticos usados en materia prima será presentado el próximo 6 de agosto a las 8.30 durante el Tercer Encuentro de Centros de la CIC que tendrá lugar en el Edificio Sergio Karakachoff.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla