Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Rompió el silencio el repartidor de Glovo que mató a un ladrón: "Tengo miedo"

"Esto no tendría que haber pasado", admitió el joven. Su abogado dio detalles de la declaración ante la fiscal Ana Medida

Foto: Gonzalo Mainoldi

El repartidor de la empresa de delivery Glovo que mató de una puñalada a un hombre que había asaltado a una mujer en el centro de nuestra ciudad declaró hoy ante la Justicia que cometió ese asesinato en defensa propia, informaron fuentes de la investigación. A la salida habló con la prensa y dijo "tengo miedo. Es un hecho que no debió haber pasado".

El hombre aseguró que "no voy a hablar nada de lo que fue el hecho, solamente voy a explicar que tengo miedo y lamentablemente es un hecho que no tenía que haber pasado. Nadie razonable quiere pasar por esto". Asimismo le pidió a los periodistas que "no hagan un circo mediático, no me interesa".Luego el que tomó la palabra fue el abogado del "glover", Damián Barbosa, quien acerca de lo sucedido en la esquina de 10 y 46 sostuvo que "nuestro defendido observó que una señora gritaba porque la habían asaltado. Le indica las características de la persona y mi defendido se acercó para demorarla hasta que llegue la Policía. Pero saca un arma de fuego, lo amenaza e intenta robarle moto. También empieza a golpearlo con piñas y el arma de fuego. Forcejean, se le cae la moto cuando intenta robársela, saca una navaja que nuestro defendido usa para su trabajo cotidiano en Glovo y en el forcejeo le asesta dos puñaladas que termina con la vida del otro hombre".

También el letrado explicó que la navaja "era de nuestro defendido porque la usa trabajar, eso queríamos aclarar para que se entienda cómo sucedió el hecho", al tiempo que agregó: "Fue clarísimo lo que sucedió, actuó en legítima defensa. Está acá desde el primer momento". En tanto aclaró que "nuestro defendido estaba desarmado, sacó la herramienta de trabajo y la usó".

Asimismo recordó que el hombre ya había sufrido un hecho de violencia "pero nada tiene que ver con esto. En este caso salió a defender a una persona y terminó siendo él la víctima de un hecho de inseguridad". Por último confirmó que "hay dos testigos presenciales, uno con identidad reservada, que condicen sus declaraciones con lo que declaró nuestro defendido".

Cabe destacar que EL DIA publicó hoy que Julio Gabriel Zapata, quien murió por la puñalada del glover, habría cometido una serie de robos antes del ocurrido en 10 y 46. Incluso la Justicia investiga si en medio del raid de delitos también raptó a una mujer en su propio auto para garantizar la huida luego del asalto a un kiosco en la zona de Plaza España. Estos podrían servir de pistas a los investigadores acerca del escenario que abrió la secuencia mortal. Según indicó el motoquero y luego ratificó un testigo Zapata habría asaltado a una mujer en la esquina de 9, diagonal 74 y 46. El resto se supone que sucedió tal como relató esta mañana el abogado del joven.

Lo cierto es que por estas horas, se analiza un video tomado en un súper chino situado en 511 entre 6 y 7, que el domingo al mediodía fue asaltado por dos hombres. Uno, empuña una pistola plateada similar a la 32 que salió de entre la ropa de Zapata cuando cayó en 10 y 46. “Es muy parecido”, analizó un investigador mientras observaba las tomas del hecho que fue reflejado ayer por este diario. Lo mismo expresó ayer el dueño de ese mercado ante un referente barrial.

Un día antes, para los dueños del kiosco de 6 entre 63 y 64, Zapata pasó por allí. Agustín (19) contó que “a las 4 y media de la tarde del sábado lo vi pasar caminando por la cuadra y miró hacia el interior del negocio, cruzando una mirada conmigo. A los 10 minutos entró a robar. En ese momento estaba con una compañera, quien al verlo sacar el revólver corrió asustada hacia el fondo y se metió en el baño. Y quedamos un cliente y yo”, describió. Luego señaló que “me apuntó con el revólver que, supongo, es el mismo con el que robó a una mujer en 9 y 46 antes que lo mate el glover. Y le tuve que dar los 800 pesos que había en la caja registradora”. Según detalló el joven, el asaltante pasó al otro lado del mostrador por más dinero. Revolvió durante 5 minutos y se fue”.

Sin embargo, no terminó el terror. Según el kiosquero “una vez que este delincuente escapó del negocio salí a correrlo y se sumó otro hombre del barrio. Hasta que a los 200 metros vimos que amenazó a una mujer que iba en un Chevrolet Agile para que detuviera su marcha. Entonces se subió al asiento trasero y la obligó a alejarse a toda velocidad del lugar”, dijo. Luego, supo a través de la Policía que “la tuvo a la mujer secuestrada hasta que la obligó a frenar el auto donde está el hospital Italiano. Ahí él se bajó y la dejó irse a la mujer con su coche”. “Lo hizo más que nada para huir rápido de la zona nuestra y cuando y evitar que pudiéramos llegar a agarrarlo”, conjeturó el muchacho. Sobre el ladrón asesinado, dijo a su vez que “cuando nos asaltó se mostraba tranquilo, pero sabiendo bien lo que hacía”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla