Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
UNA PRáCTICA NO LEGISLADA QUE YA SE REALIZA EN EL PAÍS

Alquiler de vientres: crecen las consultas por una serie de televisión

Tras el estreno de “Pequeña Victoria”, especialistas en fertilidad aseguran estar atendiendo un inusual número de consultas en torno a esta alternativa practicada en medio de un vacío legal

Alquiler de vientres: crecen las consultas por una serie de televisión

Una escena de “pequeña victoria”, la serie de telefe que incursiona en la maternidad por sustitución

Por: NICOLÁS MALDONADO
 

nmaldonado@eldia.com

Desde que el lunes pasado Telefé puso en el aire “Pequeña Victoria”, una serie que incursiona en la temática de la subrogación de vientres, el interés por esta alternativa parece haberse incrementado en forma excepcional. Especialistas en fertilidad aseguran haber recibido durante la semana un número infrecuente de consultas para conocer cómo funciona esta práctica no legislada pero que ya se realiza en el país.

“Atendimos cinco consultas y hubo un montón de llamados tanto de parejas como de personas solas que querían saber cómo es. Es evidente que en medio de este gris legal en que estamos en Argentina hay mucha necesidad”, cuentan en la clínica Gestar, donde reconocen que el suyo no fue un caso aislado: otros centros también registraron el efecto que tuvo la serie de televisión en un sector de la sociedad.

Aunque cuestionada por incurrir en algunas imprecisiones técnicas, “Pequeña Victoria” -que narra la historia de una ejecutiva que para ser madre decide alquilar un vientre y valerse de semen donado por una transexual- logró reinstalar la discusión en torno a la subrogación, una figura que estaba contemplada originalmente en la reforma del Código Civil pero que finalmente quedó excluida de él.

La falta de regulación de esta práctica ha llevado a que algunas personas que pueden costearla la realicen fuera de Argentina (en países como Estados Unidos, India, Rusia, Grecia o Ucrania, donde existe un marco legal que la avala) y otras acudan a la Justicia para pedir permiso o convalidar su decisión.

“Ocurre que al no estar contemplada la subrogación de vientres en la legislación argentina, la ley considera que la mujer gestante es la madre del bebé; por lo cual, de no mediar una decisión judicial, esos niños son inscriptos como hijos de las mujeres que los dieron a luz y no de quienes tuvieron la voluntad de procrearlos”, explica la jueza de Familia Karina Bigliardi.

Si bien hasta ahora todas las solicitudes de autorización han obtenido respuestas favorables por parte de la Justicia -que “prioriza la voluntad de tener un hijo por encima del hecho de haberlo gestado”, explica Bigliardi-, muchos especialistas insisten en la necesidad de que se regule la práctica para evitar algunos riesgos propios del vacío legal.

TEMORES Y RIESGOS

“Al no estar permitida ni prohibida en Argentina, la subrogación de vientres sigue siendo un tema bastante tabú; no tanto por el tratamiento en sí como por los aspectos legales que implica. Uno de los temores más comunes es que la mujer gestante decida al final del embarazo no entregar el bebé. Pero por otro lado existe también el miedo de que, en caso de detectarse una anomalía genética durante el embarazo, la madre que tuvo la voluntad de procrearlo se eche atrás y le deje el bebé a la mujer que lo tiene en gestación”, cuenta Pía Zgrablich, la directora médica de la clínica Gestar.

“Hoy se realizan subrogaciones de vientres pero no hay protección al eslabón más débil”

“Es necesario que salga una ley porque cada vez hay más casos” de personas que usan esta técnica, “y como lo que no está prohibido está permitido, hoy se realizan subrogaciones de vientres pero no hay previsibilidad ni protección al eslabón más débil, que son la gestante y los niños”, explica la abogada e investigadora del Conicet Marisa Herrera, integrante del equipo de redacción de un proyecto de ley que avala la diputada nacional Analía Rach Quiroga (FPV).

A falta de una ley, “la principal herramienta de resguardo de derechos consiste en que un juez autorice la práctica a partir de un dictamen favorable de un equipo multidisciplinario”, explica Herrera. Pero no todas las personas que optan por esta alternativa para tener hijos proceden así. “Hay gente que consigue una ´carrier´ (una mujer gestante) en las redes sociales, comienza el tratamiento y en el transcurso del embarazo inicia una presentación ante la Justicia para que convalide el acuerdo entre partes, algo que no es recomendable porque esa convalidación puede no salir y el riesgo es mayor”, advierte Zgrablich.

“Cada caso es distinto, la gente lo va planteando de distinta manera porque no hay una ley que regule la gestación por sustitución, y regularla implicaría una excepción al principio vigente en nuestro Código Civil según el cual, la que pare es la madre”, explica Herrera al señalar que la subrogación de vientres “constituye una excepción incluso dentro de las técnicas de reproducción asistida, porque ahí también quien gesta siempre coincide con la madre jurídica, excepto en este caso”.

Es necesario que salga una ley porque cada vez hay más casos de personas que usan esta técnica”

Marisa Herrera, abogada e investigadora del Conicet

 

Para la especialista en Derecho de Familia, la importancia de que haya una ley de subrogación de vientres “pasa también por subsanar la desigualdad en la que se encuentran hoy las mujeres sin útero, las personas trans femeninas, los hombres solos y las parejas gays, respecto de las mujeres solas y las parejas heterosexuales o de lesbianas, a la hora de acceder a las técnicas de reproducción asistida con gametos propios o de un integrante de la pareja.

Mientras que este último grupo tiene acceso, por cuestiones biológicas, a métodos complejos de reproducción asistida como la inseminación artificial o la fertilización in vitro, los hombres solos o parejas gays no disponen legalmente de una técnica equivalente en el paquete de opciones, como la gestación por sustitución. “La regulación implica el reconocimiento más amplio de sus derechos, porque a ellos se les tiene vedada una vía de acceso a la paternidad o copaternidad”, afirma Herrera.

TRES PROYECTOS DE LEY

De los tres proyectos de ley que existen actualmente en el Congreso para regular la subrogación de vientres, el presentado por la diputada Rach Quiroga parece ser el que reúne mayor consenso ya que cuenta el aval de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva, la Comisión Asesora en Técnicas de Reproducción Humana Asistida (Catrha) y la Asociación 100 Por Ciento Diversidad.

La iniciativa establece el carácter no lucrativo de la gestación por sustitución, aunque prevé una “compensación económica” para los traslados y otros gastos, así como también la cobertura de los procedimientos médicos por parte de las obras sociales y prepagas.

El proyecto señala además que la gestante debe “tener hasta 5 años de residencia ininterrumpida en el país” para prevenir así el turismo reproductivo y poseer “lazos afectivos” previos con los futuros padres, técnicamente denominados “comitentes.

“No queremos un Estado reclutador a través de un registro, sino que los comitentes busquen a la gestante, de modo que cuando se presenten en sede judicial tengan mínima empatía previa y puedan confiar en esa persona que va a llevar a su hijo nueve meses”, dice Herrera.

De aprobarse esta iniciativa, el embrión implantado no podrá haberse creado a partir de un óvulo de la mujer que llevará adelante el embarazo, sino de una tercera persona. De esta forma se busca prevenir los casos de “arrepentimiento” a la hora de entregar el recién nacido a los comitentes. Y es que en el Derecho comparado los casos de arrepentimiento se dan cuando la gestante es aportante” del óvulo que dio origen al bebé.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla