Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,90
Dólar Ahorro/Turista $138.44
Dólar Blue $190,00
Euro $96,54
Merval 0,00%
Riesgo País 1445
Revista Domingo |RIESGOS COLATERALES
Tendencias: una mano para el corazón

Los cardiólogos advierten que, por los miedos que despierta la pandemia de coronavirus, muchos pacientes olvidan la atención de la enfermedad coronaria, lo que se está reflejando en una mayor cantidad de casos, muchos de ellos fatales

Tendencias: una mano para el corazón
11 de Octubre de 2020 | 05:01
Edición impresa

Los ojos del mundo en materia de salud están principalmente puestos, en lo que va de este año, en la pandemia de coronavirus y todo lo que eso representa. Sin embargo, esa atención no debería desenfocarse de otras afecciones, todavía mucho más graves, como las cardíacas.

Es que según advierten muchos cardiólogos, el descuido de los factores de riesgo podría ser uno de los mayores “daños colaterales” que dejará la pandemia por coronavirus, ya que, en lo que va del año, se estaría dando un aumento de las enfermedades cardiovasculares debido al mal control clínico y la postergación de intervenciones.

“Nos estamos enfrentando a una disminución generalizada de la atención de la enfermedad cardiovascular, un aumento de morbimortalidad de los pacientes internados, y un aumento de mortalidad en los pacientes que no llegan al hospital, y esto se va a ver reflejado en el número de muertes cardiovasculares en el tiempo mediato. Es decir, todo lo que se registre a partir del tiempo de la pandemia hasta el próximo año”, explica el doctor José Luis Navarro Estrada, presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

Al detallar las causas de este fenómeno, el cardiólogo indica como “primera y fundamental” el temor de los pacientes de concurrir a la consulta médica en los centros de salud.

“Hay que realizar al menos 30 minutos de ejercicios físicos diarios, no fumar, controlar la presión arterial y la glucemia”

Ministerio de Salud

 

 

En este marco, cabe destacar que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el país, y las responsables de uno de cada tres fallecimientos.

Es así que el tema del abandono de tratamientos y consultas también preocupa a nivel oficial. Desde el Ministerio de Salud, por ejemplo, el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Alejandro Costa, señaló que al comienzo de la pandemia, se desarrolló un “plan de contingencia” para atender a los pacientes con enfermedades cardiovasculares que, entre otras medidas, incluye la utilización de las recetas electrónicas o la inclusión de la telemedicina al Plan Sumar, que brinda asistencia a personas sin cobertura.

“Buscamos permitir mantener la consulta de pacientes que tienen enfermedades crónicas para que puedan tener sus controles preventivos periódicos y siempre se mantuvo la atención en urgencias y emergencias. Los establecimientos de salud se han reorganizado para tener circuitos diferenciales de atención a personas con sospecha de COVID-19 y con otras patologías como las Cardiovasculares”.

Este aumento de las enfermedades cardiovasculares, es atribuido por los cardiólogos al poco control clínico, a la postergación y la no realización de intervenciones cardiovasculares, y al descuido de los factores de riesgo, como presión arterial, obesidad, sedentarismo o tabaquismo.

“Hay una cantidad muy importante de pacientes que no llegaron al hospital -señala el presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología- y esos pacientes, al quedarse excesivamente en sus domicilios, aumentaron la incidencia de ataques cardíacos en sus hogares, y muchos de esos ataques cardíacos fueron fatales”.

Ya el director de la carrera de especialista en Hemodinamia, Angiografía general y cardiología intervencionista de la Universidad de Buenos Aires, Alejandro Cherro, había informado que los controles disminuyeron en un 50 por ciento entre los pacientes con problemas coronarios, y que de continuar esta tendencia estas enfermedades podrían convertirse en una “nueva pandemia”.

“Los pacientes subconsultan -dijo a su vez Navarro Estrada- y las subconsultas hacen que se pierdan los síntomas precoces y que aparezcan síntomas de mucha mayor gravedad que implican el infarto y la muerte”.

“También se observó durante la pandemia -agregó el titular de la SAC- un incremento marcado de muchos casos graves, y la morbimortalidad intrahospitalaria de la enfermedad cardíaca aumentó cerca del doble”.

Este diagnóstico, a su vez, es compartido por los profesionales de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), la Federación Argentina de Cardiología (FAC) y el Ministerio de Salud, quienes lanzaron una campaña de promoción de la salud cardiovascular, que se inició el 29 de septiembre, Día Mundial del Corazón, y que concluyó el pasado martes 6.

LOS NÚMEROS DEL CORAZÓN

Según una encuesta realizada a 6.000 pacientes del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), uno de cada tres personas dejó de controlar su presión arterial y no hace dieta, y 2 de cada 3 personas redujeron la actividad física.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el país

 

“No hay que abandonar, no hay que dejar de hacerse los otros controles. La gente está dejando de hacer la consulta común o por problemas crónicos, o dejando de tomar la medicación”, dice el presidente de la Federación Argentina de Cardiología, Alberto Lorenzatti.

“Hay que realizar al menos 30 minutos de ejercicios físicos diarios, no fumar, controlar la presión arterial y la glucemia para reducir la prevalencia de hipertensión y diabetes y detectarlas precozmente, piden en tanto desde el Ministerio de Salud, desde donde aconsejan “recurrir a estrategias para el manejo del estrés, como tener pausas de al menos dos minutos durante el día y poner la atención en la respiración, meditar al menos cinco minutos al día, o realizar una actividad (como lavarse los dientes, las manos, bañarse) muy lentamente y con foco en la acción con el fin de calmar la ansiedad”.

Es que según todos los indicadores conocidos, la enfermedad cardiovascular (ECV) (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular e insuficiencia cardíaca) lidera el ranking en muertes, ya sea a nivel global como en la Argentina, donde se producen 100.000 muertes anuales, 280 muertes por día, como así también en años perdidos de vida ajustados por discapacidad.

Y a pesar de que la carga de ECV aumenta año a año, va decayendo cuando se contempla el envejecimiento global de la población.

Hasta antes de la pandemia por coronavirus, se estimaba que las intervenciones basadas en la evidencia, como modificaciones del estilo de vida, medicamentos e intervenciones quirúrgicas y por catéteres, se traducían en un mejor control de la carga global de enfermedad por ECV. Tanto, que desde 1990 a 2013 se redujo la mortalidad por ECV en un 22%, lo que hoy sería equivalente a deducir que en 2019, por ejemplo, se habrían salvado cerca de 4 millones de vidas.

CONSEJOS SIMPLES, PERO EFICACES

“Para un mejor cuidado del corazón -señala el doctor Alberto Lorenzatti, médico cardiólogo y presidente de la Federación Argentina de Cardiología- los consejos son simples y en buena medida conocidos, pero necesitan ser recordados con insistencia ya que, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (2018), en los últimos 15 años han aumentado de manera dramática las condiciones que llevan a un aumento de la afección cardíaca y que conocemos como factores de riesgo cardiometabólicos. Son ellos el sobrepeso y la obesidad, que ya compromete a dos tercios de nuestra población; el colesterol sanguíneo aumentado (un tercio de los habitantes); la presión arterial elevada (casi a un 50%); y la diabetes, que sigue en aumento y hoy afecta a un 12-13% de los adultos en nuestro país”.

“Se recomienda recurrir a estrategias para el manejo del estrés, o realizar una actividad con el fin de calmar la ansiedad”

Ministerio de Salud

 

“La forma más importante de prevenir la enfermedad cardiovascular, entonces, es promover un estilo de vida saludable a lo largo de la vida -sostiene el doctor Lorenzatti- así, sugerimos que todos los individuos consuman una dieta saludable que incluya vegetales, frutas, granos enteros, proteína vegetal o animal magra y pescado, y que disminuyan fuertemente la ingesta de grasas saturadas y trans, carnes rojas, azúcares refinados y bebidas edulcoradas. Asimismo, y cuando las condiciones de salud lo permitan, realizar al menos 150 minutos por semana de actividad física de intensidad moderada acumulada o 75 minutos por semana de actividad física de intensidad más vigorosa. Finalmente, los que fuman, deben ser asistidos y se les debe recomendar que abandonen dicho hábito”.

“Durante la pandemia -concluye el titular de la Federación Argentina de Cardiología- una gran cantidad de personas no ha realizado los controles médicos de manera regular, o ha dejado de tomar la medicación para sus problemas crónicos, lo cual, junto con la falta de actividad física y probablemente un no buen control alimentario, puede traer consecuencias negativas sobre la salud cardiovascular. Es por ello, que también estamos recomendando que con los cuidados correspondientes, ya sea de manera presencial o por telemedicina, se realicen las consultas médicas y los chequeos necesarios. Muchos de los problemas cardiovasculares se pueden prevenir o retrasar siguiendo los consejos más simples”.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla