Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
EN VIVO

EN VIVO.-- La Cumbre de Líderes sobre el Clima

Ampliar
Dólar Oficial $98,64
Dólar Ahorro/Turista $162.76
Dólar Blue $144,00
Euro $115,29
Riesgo País 1594
Revista Domingo |EL IMPACTO DE LAS RESTRICCIONES
Tendencias: tristeza y ansiedad, un lugar común para varios chicos en días de pandemia

Distintos estudios reflejan que los niños y adolescentes son quienes más padecen estos tiempos atravesados por el Covid y el aislamiento. Qué dicen los especialistas y cómo acompañar la cuarentena de los más pequeños

Tendencias: tristeza y ansiedad, un lugar común para varios chicos en días de pandemia

“Las clases online si bien han pretendido brindar cierto aire, no han sido bien recibidas en general”

4 de Abril de 2021 | 05:30
Edición impresa

Acaso se lo puede ver en varios hogares de nuestra ciudad y lo confirman con datos estadísticos una avalancha de estudios que hacen foco en el tema. Esta semana, incluso, a las puertas de un futuro que asoma otra vez incierto en cuanto a las restricciones y a la necesidad de un nuevo confinamiento, la Encuesta Nacional Sobre Salud Infantil del C.S. Mott Children´s Hospital volvió a echar luz sobre una cuestión que preocupa cada vez a más especialistas: la creciente ola de casos de angustia y depresión en niños y adolescentes motivada por la pandemia.

Los datos del trabajo son contundentes: para el 73 por ciento de padres con adolescentes que tienen entre 13 y 18 años, la pandemia está teniendo un impacto muy o algo negativo en la capacidad de sus hijos para interactuar con sus amigos, ya sea por la limitación en las clases presenciales, así como por la falta de espacios de vínculo con sus padres. Casi la mitad de los padres (46%) advierte percibir una condición de salud mental nueva en sus hijos -o su empeoramiento, en el caso de que ya hubiera sido detectada previamente- desde el comienzo de la pandemia.

DIFERENCIAS POR GÉNERO

El sondeo, realizado en los Estados Unidos pero analizado por distintos especialistas del medio local al encontrar situaciones similares, consultó a una muestra de padres sobre el impacto emocional que las restricciones por la pandemia tuvieron en sus hijos y reflejó, entre otras cuestiones, algunas diferencias en el impacto de la pandemia entre mujeres y varones adolescentes. Según el estudio, son más los padres de chicas que de chicos quienes notan un aumento en la ansiedad y de la preocupación (36 por ciento frente al 19 por ciento) o la depresión y de la tristeza (31 por ciento frente al 18 por ciento). Al contrario, proporciones similares de padres informan cambios negativos en el sueño de sus hijos (24 por ciento frente a 21 por ciento), alejamiento de la familia (14 por ciento frente a 13 por ciento) y comportamiento agresivo (8 por ciento frente a 9 por ciento).

Al describir cómo los adolescentes se han estado conectando con sus compañeros y amigos en los últimos meses, muchos padres aseguraron que la vía de contacto fue a través de mensajes de texto y chats (64 por ciento), uso de redes sociales (56 por ciento), juegos online (43 por ciento) y charlas telefónicas ( 35 por ciento), todos los días o casi todos los días. Los adultos que notan cambios negativos en la salud mental de sus hijos adolescentes aseguraron haber acudido a diversas estrategias con la intención de ayudarlos. La mitad (52 por ciento) intentó relajar las reglas y protocolos familiares impuestos para evitar los contagios, de modo de permitir que su hijo pudiera tener más contacto con sus amigos; la mayoría de ellos (81 por cientro) aseguró que esta alternativa ayudó a mejorar el ánimo.

“La pandemia, la cuarentena y el abordaje del Covid-19 privilegiaron una mirada biologicista y centrada en el virus, que practicamente anuló toda otra mirada

Jorge Cabana,
expresidente de la Sociedad Argentina de Pediatría

 

Del mismo modo, casi la mitad de los padres (47 por ciento) apuntaron a relajar las reglas familiares sobre el uso de redes sociales; una decisión que fue positiva para la mayoría (70 por ciento). Por otra parte, un tercio de los adultos (34 por ciento) dijo haber acudido a hablar con maestros o consejeros escolares, algo que ayudó en poco más de la mitad (57 por ciento) de los casos. En tanto, el 29 por ciento de los padres buscó ayuda profesional en el ámbito de la salud mental, algo que ayudó en el 74 por ciento de los casos.

No es la primera vez que el C.S. Mott Children’s Hospital lleva adelante este tipo de relevamientos en lo que va la pandemia de COVID-19. A fines del año pasado su Encuesta Nacional de Salud Infantil 2020 consultó sobre los principales problemas de salud de los niños y adolescentes de hasta 18 años. Entre las preocupaciones destacadas por los padres encuestados sobre la salud de sus hijos fueron: uso excesivo de las redes sociales / tiempo de pantalla (72 por ciento); bullying / cyberbullying (62 por ciento), seguridad en Internet (62 por ciento), alimentación poco saludable (59 por ciento), depresión / suicidio (54 por ciento), falta de actividad física (54 portciento), estrés / ansiedad (54 por ciento), tabaquismo (52 por ciento), beber o consumir drogas (50 por ciento) y COVID-19 (48 por ciento).

MÁS PEQUEÑOS, MISMOS PROBLEMAS

Lo notable, apuntan quienes analizan la temática, es que el trabajo de la institución norteamericana entra en perfecta sintonía con varios estudios realizados a nivel local. Muchos, incluso, detectan los mismos rasgos en una población que comprende también a los chicos que van de los 6 a los 13 años. El trabajo efectuado por Unicef y el Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco), de hecho, reveló que durante el aislamiento se incrementó la irritabilidad en los niños, quienes se volvieron muy dependientes de sus padres y expresaron su temor de contactarse con los demás, mientras que entre los adolescentes prevalecieron las sensaciones de desánimo, baja confianza en el futuro y decaimiento afectivo.

En un momento en que las clases fueron retomadas y la presencialidad cuenta con sistemas de alternancia, la profesora y especialista en neuroeducación Marilina Rotger advierte que “muchas de las emociones que van a estar dando vuelta en la escuela no es el contagio, sino el miedo social, dado que se instaló el cuidado desde el miedo, y eso es lo que hay que regular”. Para enfrentarlo, apunta, hay “que hablar en las escuelas de ese miedo para darse cuenta que ese miedo al contagio, a contagiar a mis padres o a no encontrar a mis compañeros, quizás no sea tan real, si se aplican los cuidados correspondientes”.

“Lo primero que hay que hacer es bajar el nivel de angustia de los chicos”

 

Para Rotger, “esto generará sensaciones displacenteras y los docentes deben volver a instalar a la escuela como un espacio donde se transmitan sensaciones placenteras, para lo cual deberán intentar abordar una forma de enseñar que despierte curiosidad en el alumno, sin que esos miedos puedan interrumpir los aprendizajes”.

Andrea Abadi, por su parte, psiquiatra infanto juvenil y especializada en el diagnóstico y tratamiento de niños y adolescentes con trastornos en el manejo de la conducta de Ineco, explica que “lo primero que hay que hacer es bajar el nivel de angustia de los chicos. Sabemos que no serán los transmisores del virus en la casa, ya que por estudios epidemiológicos los lugares de contacto entre los chicos no son donde más se transmite el virus, sino son los adultos los que lo transmiten a ellos”.

En tren de sumar datos que refuercen la magnitud del tema, basta con decir que nueve de cada diez niños argentinos extrañaron a alguien durante esta cuarentena; casi 8 de cada 10 (77 por ciento) se mostraron “enojados” y el 68 por ciento presentó distintos grados de tristeza, según un estudio de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) que relevó las percepciones de más de 4.500 niños, niñas y adolescentes de todo el país.

El informe mostró además que siete de cada 10 chicos de 6 a 18 años expresaron sentimientos negativos como desánimo y aburrimiento, y 6 de cada 10 reconocieron tener miedo, ya sea por ellos mismos (24 por ciento) o por terceros (21 por ciento).

“La pandemia, la cuarentena y el abordaje del Covid-19 privilegiaron una mirada biologicista y centrada en el virus, que prácticamente anuló toda otra mirada más holística y comprensiva de la complejidad del ser humano”, opina por su parte Jorge Cabana, expresidente de la Sociedad Argentina de Pediatría y uno de los autores de la investigación.

El trabajo “Percepciones y Sentimientos de Niños Argentinos frente a la Cuarentena Covid-19” consistió en un estudio cualitativo con encuesta anónima abierta y previo consentimiento paterno y asentimiento en el caso de los niños y adolescentes de 6 a 18 años. Los adolescentes fueron particularmente críticos en sus respuestas respecto del comportamiento de los adultos, en particular con el incumplimiento de las medidas de restricción.

“A pesar de ser nativos digitales, los chicos extrañan el contacto personal con sus pares, algo que la mediación tecnológica no reemplaza”

Jorge Cabana,
expresidente de la Sociedad Argentina de Pediatría

 

“Las clases online si bien han pretendido brindar cierto aire de normalidad, rutina y continuidad a la educación, no han sido bien recibidas -en general- por los chicos”, asegura Cabana, y detalla: “sienten que hay una alta demanda en una situación extraordinaria y que los tiene abrumados, perciben que la enseñanza pierde calidad y contenidos, que es socialmente injusta y ha absorbido un ‘instrumento’ de diversión y esparcimiento -la conectividad online a distintos dispositivos- transformándolo en parte de sus ‘obligaciones’”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla