Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $123,55
Dólar Ahorro/Turista $203.86
Dólar Blue $208,00
Euro $127,60
Riesgo País 1924
Espectáculos |FUROR POR EL REGRESO DE LA SERIE TUMBERA A NETFLIX
Gerardo Romano: “Antín es tan hijo de puta y tan simpático que todo se disuelve”

El actor volvió a ponerse en la piel de su corrupto personaje en la cuarta temporada de “El Marginal”, en donde volvió a compartir escenas con Ranni después de 30 años

Gerardo Romano: “Antín es tan hijo de puta y tan simpático que todo se disuelve”

Gerardo Romano, con el “Tano” Ranni de fondo, en una escena de “el marginal” / Netflix

24 de Enero de 2022 | 04:03
Edición impresa

Por esos días, las redes sociales explotan entre videos, memes y comentarios sobre “El Marginal”. Sin embargo, hay dos situaciones que han monopolizado las reacciones alrededor de la cuarta entrega de la serie tumbera que llegó la semana pasada a Netflix y que, desde entonces, no deja de sumar reproducciones: las partes íntimas de Juan Minujín y Nicolás Furtado, por un lado, y las puteadas de Gerardo Romano, por el otro.

Romano, claro, volvió a ponerse en la piel de Sergio Antín, un personaje tan corrupto como entrador, una de esas criaturas que, en vez de generar rechazos, genera amores apasionados.

Fue el reconocido intérprete, quien, en el marco de una reciente entrevista con Télam, admitió cómo la gente en la calle le grita “¡Aguante Antín!”, una reacción para la cual él tiene un intento de explicación.

“Es que tiene gran magnetismo. Pero no es que es carismático y nada más, sino que es tan hijo de puta y tan simpático que todo se disuelve y es un héroe en vez de un villano”, reflexionó.

Su personaje, al que viene interpretando a lo largo de las cuatro temporadas que lleva estrenadas la producción de Sebastián Ortega, crece en reconocimiento y popularidad a medida que su inescrupulosidad aumenta.

En la trama, comenzó siendo el cuestionable director del penal de San Onofre, la ex cárcel de Caseros donde se grabaron las tres primeras temporadas, un espacio que salió del mapa tras la prohibición real de filmar ahí y que, en la ficción, se solucionó con un incendio que lo disolvió.

En esta nueva tanda de episodios, que continúa cronológicamente después de aquel explosivo suceso, Sergio Antín, que mantenía un delicado equilibrio entre la función oficial y el oscuro entramado delictivo que ocurría bajo su órbita en el penal, fue el único personaje que progresó, en tanto, aún a pesar de su cuestionable carrera dentro del servicio penitenciario logró que lo ascendieran al cargo de Secretario de Seguridad de la Nación…

“Antín es el mismo pero con más poder, con más fuerza política. Es un Antín feliz; la primera temporada se pudo manotear la plata que malhubo, así que el que cosechó y llegó a buen puerto con sus pretensiones fue él. Los demás se comían garrones, golpizas, torturas, enfermedades, cagadas a palos, encierros… ser tumbero. Y Antín tiene una linda casa, una linda esposa, hace lo que quiere, no siente contradicciones. Fundamentalmente, no siente culpa, y eso es lo que más alivia la conciencia de quien anda por caminos malhabidos”, remarcó Romano. “Todos querrían ser como él en una sociedad como la nuestra. Antín es alguien inspirador, alguien que la gente querría ser; no siente culpa, vive bien, y avanza”, agregó .

En relación a las puteadas, una marca característica del increíble Antín, Romano confesó que hay mucha creación propia, ayudada por la improvisación, una forma de componer en la que viene ahondando desde hace mucho tiempo.

“Hace muchos años, cuando trabajé con Roberto Ledo, hice una escena y agregué una cosa muy dramática y dije ‘ahora me van a cagar a pedos por haber agregado letra’. Fui y le dije en voz baja ‘disculpame, no sé si te gustó lo que dije’, y me dijo ‘si vas a agregar así, agregá todo lo que quieras que te banco’. Y aunque nadie me dijo en ‘El marginal’ esas palabras, lo sentí en el hecho de que preparaba la escena, la recreaba, y sentía que ellos se daban cuenta de que lo más generador de riqueza ficcional es la imaginación en acción. Sentía que había un guiño, y lo disfruté, aunque trataba de no sobrepasarme, de medirme”, aseguró.

Sus diálogos con Claudio Rissi, el actor que le da vida al capo del penal don Mario Borges, y uno de los principales afluentes de donde Antín consigue dinero turbio, son desopilantes. En este sentido, admitió: “Con Rissi hacíamos escenas y era obvio que nos dejaban jugar, que nos dejaban como si fuéramos Olmedo y Portales cuando hacían Stanislavski y Grotowski”.

En esta cuarta entrega, se sumaron nuevos personajes pero hay uno en especial que a Romano le inyectó vitalidad y una motivación especial “porque tenía una ventaja que era el mutuo conocimiento y la mutua empatía que siempre redunda en un funcionamiento artístico superlativo”. Se trata de Rodolfo Ranni, quien le da vida a Galván, el director de Puente Viejo, el nuevo penal donde se desarrolla la trama, y el principal antagonista para las amorales intenciones de Antín.

“No trabajé más con él, después de haber trabajado mucho en cine y televisión, en un importante éxito como ‘Zona de riesgo’. Casi 30 años. Y tiene un sabor muy especial haber trazado una relación muy intensa con alguien, que pasen 30 años, reencontrarte y poder mirarte profundamente a los ojos, más allá del ego, y eso es de alto regocijo”, se sinceró Romano.

“Antín es alguien inspirador, alguien que la gente querría ser; no siente culpa, vive bien, y avanza”

 

Los dos regalan escenas memorables, sobre todo por los insultos que se propinan. “Maltratarlo, putearlo y basurearlo a Galván tiene un plus porque es Ranni”, dijo Romano, entre risas.

Para el popular intérprete, que recibe el éxito de esta nueva parte de “El Marginal” desde Mar del Plata, donde está haciendo temporada teatral de verano con “Un judío común y corriente”, el éxito de la serie televisiva radica en que “está bien hecha, están muy bien elegidos los actores, está muy bien producida. Si están las cosas bien hechas, el resultado es bueno. Si el camino es halagüeño, llegar es más fácil”.

TENSA ENTREVISTA

Romano fue ayer noticia por una tensa situación que generó en el marco de una entrevista con Ricardo Guazzardi a quien le pidió que hiciera algo (“podés conseguir un contacto”, le dijo) para que metan preso a Macri por la deuda contraída con el FMI. Ante la sorpresa del comunicador, el intérprete lo acusó de “estar de acuerdo de la deuda”, generando una situación pantanosa de la que lograron salir aunque en medio de chicanas de Romano, que acusó al periodista de “lavarse las manos”.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla