Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Temas del día:
Buscar

VIDEO. De La Plata al cielo: Jennifer Dillon, la primera y única piloto acróbata del país

9 de Junio de 2022 | 18:30

Para Jennifer Dillon ser la primera y única piloto acróbata de Argentina es símbolo de haber perseguido su sueño y dedicarse a lo que ama. Para miles de mujeres, es una demostración de que no hay límites ni en el cielo. 

Las precursoras en el mundo de los pilotos, dentro de Argentina, fueron Carola Lorenzini y Charito Germanó. Pero Jennifer es la primera en especializarse en acrobacia y actualmente la única que cuenta con licencia deportiva, concedida por la Federación Aeronáutica Internacional, gracias a su formación y experiencia. 

Recién salida del secundario y con una historia aeronáutica familiar, viajó a Tandil con su padre y sus hermanos a un taller de capacitaciones. Desde que vio el primer vuelo de acrobacia supo que ese era el camino que tenía que seguir.

Ese mismo día tuvo su primer vuelo en acrobacia y en planeador. Pasaron tres años y realizó el primer curso de planeador hasta conseguir su primera licencia. La acrobacia no es una práctica sencilla. Requiere precisión, entrenamiento y estudio en tierra. En las competencias, lo que se juzga es la eficacia de cada figura. 

El hecho de ser la única mujer en competencia se une a una realidad: un ambiente de y para hombres. A lo largo de los años, Jennifer Dillon puede decir que “creció un montón”. “Hoy se ven muchas mujeres en aviación general. Tal vez cuesta que se mantengan por lo económico y por lo cultural”, mencionó. 

Especialmente en acrobacia, todo se reducía a un grupo pequeño. Gracias a las competencias internacionales, las premiaciones recibidas y la licencia deportiva encontró un canal para darle mayor visibilidad al deporte y expandirlo. 

Reconocimiento internacional

Tal es el cambio que se debió hacer en el ambiente que en Argentina no había una asociación que los represente. Jennifer fue una de las fundadoras de la Asociación Argentina de Acrobacia y, además, forma parte de la Asociación de Mujeres en Aviación del país. 

Con esta agrupación representando el deporte, en 2019 comenzaron las primeras competencias nacionales. Antes de ello, la única piloto acróbata del país, junto a otros tres colegas, tuvieron que saltar un paso en lo “normalmente conocido”: compitieron por primera vez a nivel internacional, en Austria, para la National Aerobatic Championship.

A nivel personal, se ubicó segunda en su categoría y a nivel grupal, fueron cuartos. Para entrenar tuvieron que alquilar un planeador en Suiza, donde se formaron y practicaron sobre montañas. En la NAC participaron 35 pilotos, de los cuales solo tres eran mujeres. 

En su formación, tuvo la posibilidad de capacitarse con los profesionales más destacados del país. En 2011 hizo la primera instrucción en acrobacia en Ashville (Alabama) con Greg Koontz,  en 2015 con “un extra 300, que es como un Fórmula 1 de la acrobacia” y luego se capacitó con Patty Wagstaff “que es como la Madonna de la acrobacia”. La World Air Sport Federation, la Women in Aviation International y la Aerobatic Women International le dedicaron un artículo en su página oficial, gracias a su trayectoria. 

Jennifer no se considera una persona competitiva, sino que utiliza eso como experiencia. “En Suiza, durante los entrenamientos, volábamos en una especie de olla y no teníamos referencias visuales. Cuando terminé, me bajé pensando que había hecho cualquier cosa y después me dijeron que lo había hecho bien”, recordó. 

Su mayor motivación es divertirse: “Yo disfruto de volar en el momento, más allá de para qué lo haga”. No hay una realidad donde Dillon no se imagine volando, pese a que muchas personas no lo puedan entender: “Hay cosas que están hechas para sentirse, no para explicarse, y esta es una de ellas”. 

Escuela

Dillon -@jennydillon.jok en redes sociales- fundó junto a su papá y sus hermanos “Proflite”, una escuela que capacita en todo lo referido a lo aeronáutico, la cual dirige. Además de su participación en las asociaciones argentinas y en la escuela, se hace un tiempo para sus propias prácticas. 

El tiempo que le dedique depende de muchos factores -entre ellos el climático y el tiempo disponible.- Se estima que, para mantenerse entrenado para competir, hacen falta dos o tres vuelos, tres veces por semana. 

El entrenamiento está relacionado con el objetivo para el que se entrena. Si es para competencia, cada piloto tiene un programa y “hay que hacer lo mismo, más allá del avión que tengas”. En cambio, para entrenamiento personal, cada uno tiene su propio programa. 

Requisitos

Jennifer Dillon reveló que solo hacen falta cumplir dos requisitos para poder volar: “una certificación médica aeronáutica y licencia de piloto o planeador, para empezar a volar”. Pero en la misma línea hace una aclaración: “requiere mucho esfuerzo económico el volar en sí y la acrobacia en particular”. 

Volar y amar van de la mano

Para la piloto argentina, el amor se representa en el deporte en todos los sentidos. Con su marido se conocieron en el aeroclub de La Plata y allí decidieron celebrar su amor. Pero no fue una boda más. 

Para sorpresa del cura y los invitados, ambos llegaron en sus aviones a la fiesta, aterrizaron y celebraron su unión con los seres queridos que siempre los acompañaron. “Lo más gracioso fue la cara del cura que, si bien le habíamos explicado, no había entendido mucho”, comentó.  

Personalidad destacada

Durante el mes de mayo, Jennifer Dillon fue nombrada Personalidad Destacada de La Plata. Este reconocimiento no fue solo por ser pionera en un deporte poco conocido en Argentina, sino también por su labor social en la ciudad. 

Desde que cumplió la mayoría de edad y durante doce años trabajó como voluntaria en Casa Cuna. A la fecha, colabora con distintos comedores comunitarios, hospitales, asociaciones, clubes, forma parte de “Acciones positivas”, que se encarga de las necesidades de la niñez y las personas en situación de calle y de la agrupación “Malu” (familias de abrigo). “El reconocimiento en la parte social me sorprendió. Es tal vez la parte más oculta pero no menos importante”, afirmó.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Para comentar suscribite haciendo click aquí

ESTA NOTA ES EXCLUSIVA PARA SUSCRIPTORES

HA ALCANZADO EL LIMITE DE NOTAS GRATUITAS

Para disfrutar este artículo, análisis y más,
por favor, suscríbase a uno de nuestros planes digitales

¿Ya tiene suscripción? Ingresar

Básico Promocional

$98/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $1520

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Suscribirme

Full Promocional

$128/mes

*LOS PRIMEROS 3 MESES, LUEGO $2350

Acceso ilimitado a www.eldia.com

Acceso a la versión PDF

Beneficios Club El Día

Suscribirme
Ir al Inicio
cargando...
Básico Promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$98.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $1520.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla