Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
jose manuel galan, egiptologo

Detective del antiguo Egipto revela sus secretos en La Plata

El experto mundial visitó la Ciudad y contó detalles de sus excavaciones

José Manuel Galán, el reconocido egiptólogo español que desde hace 14 años investiga en Luxor, Egipto, la cultura y el pensamiento de los egipcios de la antigüedad, visitó La Plata para contarle a alumnos y docentes de la UNLP el resultado de sus excavaciones en la antigua Tebas. Una de las piezas que revelan la trascendencia del conocimiento para los egipcios es una especie de pizarrón que documenta cómo el maestro enseñaba a manejar el pincel, tanto para escribir como para dibujar. También se halló a su lado otra con lo que sería la copia del alumno. Ambas son del año 1470 antes de Cristo.

“Había una escuela de escribas y los trabajos copiados con menos habilidad corresponden a los alumnos. En el dibujo del maestro se observa el retrato frontal de un faraón - al que siempre se lo representaba de perfil, dejando los rostros de frente para la divinidad; otros dibujos se hacían sobre una cuadrícula para hacerlos proporcionados o ensayar el modelaje de las esculturas”, señala el científico quien agrega que los egipcios quisieron enseñar el cuerpo con un mensaje atemporal.

El equipo dirigido por Galán encontró un depósito de más de 80 figuras de barro pintadas de unos 3.000 años de antigüedad. Las estatuillas pertenecieron probablemente al ajuar funerario de un sacerdote y tenían como fin acompañar al difunto en el más allá. La importancia del hallazgo reside en que la zona está intacta desde época antigua.

EXCAVAR EN TEBAS

Las excavaciones se hacen en una de las necrópolis de la orilla oeste de la antigua Tebas, en Dra Abu el-Naga, en la región de Luxor. Cuando se descubrió esa riqueza arqueológica se decidió que todo el pueblo que crecía sobre ella, se trasladara a otro lugar. Lo paradójico fue que precisamente esa urbe acorazó con tanta fidelidad las entrañas del milenario legado.

A unos tres metros por debajo del nivel sobre el que se levantaban las casas modernas, se fue sacando a la luz parte de la necrópolis utilizada por la familia real y los cortesanos de la dinastía XVII, ca. 1650-1550 a. C.

“Trabajamos sobre un área pequeña que nos permite documentar una necrópolis del 2000 a. C hasta la época romana, la sequedad del terreno y del ambiente permitieron mantener de manera asombrosa muchas piezas de valor cultural; por ejemplo, en un pequeño agujero encontramos vasijas con 50 ramos de flores secas de persea, una especie de arbusto que creemos que ya no se encuentra, algo de marcado simbolismo funerario”, apunta el científico.

Los arqueólogos descubrieron el depósito de estatuillas durante las excavaciones al suroeste del patio de entrada a la tumba de Djehuty, supervisor del Tesoro y supervisor de los artesanos de la reina Hatshepsut, una de las pocas mujeres del antiguo Egipto que ejerció de faraona en torno al año 1470 a. C.

Uno de los hallazgos que más sorprendió al egiptólogo fue una tabla encontrada en el templo de Amón - divinidad de la religión egipcia - con inscripciones en la que la faraona cuenta lo bueno que fue su reinado y remata su “propaganda” con la frase: “No dudes que te digo la verdad”.

“Cuando estudias Egipto te das cuenta que la esencia del ser humano se mantiene para lo bueno y lo malo; allí y en Mesopotamia, nace nuestra forma de pensar, se cree que empieza en Grecia, pero hasta los mas grandes pensadores griegos viajaron a Egipto para adquirir sus conocimientos”, asegura Galán, quien además sostiene que si se estudiara la evolución cultural y del pensamiento de los pueblos, la visión de la historia sería distinta.

La tumba de Djehuty y sus tres pozos funerarios ya han sido totalmente excavados, comenzaron las tareas de restauración de las paredes, la recomposición de las inscripciones y escenas talladas en relieve en la misma roca de la colina. Se espera que las tumbas sean abiertas al público una vez finalizados los trabajos.

Según explica Galán, las tumbas de Djehuty y de Hery se conocían, pero no habían sido investigadas, “en ellas encontramos rituales funerarios, escenas cotidianas de la clase alta, objetos con inscripciones, textos que nos permiten acceder a la mentalidad de los individuos”.

arte para elites

Los estudios revelan que los miembros de la elite eran quienes consumían el arte y este no pretendía ser realista, algo que se observa en los jeroglíficos y las representaciones iconográficas; en suma, un sistema de mensajes que el receptor tiene que decodificar.

Los investigadores trabajan unas seis semanas entre los meses de enero y febrero, la información y los objetos reunidos les permite dedicar el resto del año a leer, fechar y preparar publicaciones de divulgación.

En las últimas campañas se encontraron: cartas de amor, carta de un padre a un hijo, papiros con recetas de médicos, 5, dos arcos de unos 4 mil años con las cuerdas anudadas y 20 flechas en perfectas condiciones. También se hallaron menús de ofrendas, de banquetes funerarios o tablas con tipos de vinos.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...