Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Destacado de la cartelera porteña

Alan Fitzpatrick: “La música tecno trata de unirnos para crear una atmósfera hedonista y escapar de la realidad”

El DJ inglés vuelve a Argentina, un país que “guarda un lugar especial” en su corazón por su “energía única y poderosa”

Alan Fitzpatrick: “La música tecno trata de unirnos para crear una atmósfera hedonista y escapar de la realidad”

En diálogo con el día, Alan Fitzpatrick, uno de los dj’s ingleses más populares de la música electrónica actual, se refirió a su amor por el país, antes de su show en buenos aires / fb

La carrera de Alan Fitzpatrick tuvo varios puntos altos. En 2008, el joven DJ británico saltó al estrellato gracias a los temas que publicó en su propio sello, 8 Sided Dice Recordings; producto de aquel éxito, grabó varios EPs con distintos sellos discográficos, y el proceso culminó en la publicación de un álbum, en 2010. Pero él asegura que entre esos momentos cumbre está su primera visita a Argentina.

“Mis sentimientos más notorios cuando pienso en regresar a Argentina son emoción y anticipación”, dice en diálogo con EL DÍA en la víspera de su show en Crobar, el mítico boliche porteño. “Su país guarda un lugar muy especial en mi corazón por todas las experiencias especiales que he tenido mientras tocaba en Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Mendoza. No tengo la oportunidad de venir más de una vez al año debido a mis compromisos en Europa pero cada vez que he estado en Argentina, desde la primera vez en 2013, he tenido uno de los momentos más memorables de mi carrera”.

Y todo, claro, gracias al calor del público, una constante destacada por todo DJ que pasa por Sudamérica: “Los fans son la entera razón por la que me enamoré de Argentina”, explica, y cuenta que “hay una energía única y poderosa sobre las personas que me impresiona. Una emoción llena de diversión, positiva, alegre, que es imposible no sentirse seducido cuando experimentas las vibra. Realmente es algo muy especial que puedo decir de todo mis recorridos durante los últimos diez años, es único en Argentina, y parece que siempre se pone mejor y mejor cada vez que vuelvo. Es muy evidente para mí que mis fans argentinos tienen un entusiasmo increíble por mi música y por esta razón siento una conexión única con ellos”.

Fitzpatrick pinchará mañana en el que define como “uno de mis lugares de encuentro favoritos para tocar en cualquier lugar del mundo”. “La atmósfera dentro de Crobar es eléctrica y usualmente tiendo a tocar un set largo de 4 ó 5 horas, el cuál me da la oportunidad de ser más creativo y tomar mi tiempo para contar una historia. Esto es emocionante para mí dado que sé que la multitud de Crobar son de mentes abiertas y me seguirán a lo largo del viaje musical”, dice sobre el show y agrega que “voy a estar haciendo un extra esfuerzo para preparar una actuación especial para todas aquellas personas”.

La gira que lo trae a Buenos lo llevará luego a Santiago, que también lo pone ansioso porque recuerda cuando su música desató una “fiesta salvaje en un jueves normal, sin feriado al día siguiente. ¡Una locura!”. Y después, Montevideo, antes de emprender el regreso a Europa, donde además de pinchar realizará diversos lanzamientos en diversos sellos, incluido el propio, We are the brave (“somos los valientes”).

Siempre, en ese estilo a medio camino entre el tecno y el house, que lo convierte en un artista pinchado por muchos de los DJs más conocidos del planeta. “Siempre he intentado de hacer música tecno que tenga un sabor y un estilo distintivo. Tengo un gusto amplio por la música y disfruto del desafío de empujarme a mí mismo para hacer música que sorprenda a las personas. Esto es lo que me inspira y excita”, dice sobre su estilo, y define su música como “una fusión de estilos, a veces de combinaciones que son inusuales pero que de alguna manera funcionan para ponerlas juntas”.

Un claro ejemplo de su arte, dice, “sería un pista llamada ‘Always Something for Nothing’: una pista tecno muy poderosa con un beat muy fuerte pero con un ‘estilo de diva’ vocálico que es más típico de una pista de house. Este tipo de combinación fue un shock para las personas en aquel entonces, pero ahora es muy común”. Fitzpatrick, sin embargo, encuentra sus principales inspiraciones lejos del tecno: se reconoce escucha de Motown y la música soul gracias a sus padres, de la música de los 80s y Oasis, y dice que “siempre he sido un gran fan de David Bowie y Prince”.

“Tengo una gran admiración cómo ambos crearon un increíble cuerpo de trabajo que siempre se sintió como si estuvieran rompiendo nuevas barreras y empujando cosas hacia adelante”. Esa herencia rupturista es lo que heredó el británico de aquellas influencias tempranas aunque, explica, no mucho más, porque a la hora de escribir la inspiración llega de manera más abstracta, menos directa: “Encuentro inspiración con más frecuencia en las experiencias que tengo y los sentimientos y emociones que ellas evocan. Podría ser algo común como un libro que he leído o una película que he mirado. Es una sorpresa constante de dónde la inspiración viene pero esa es una gran parte de lo que hace el proceso de creatividad tan divertido”.

LA MÚSICA HOY

El artista, dedicado a los EPs desde hace ocho años, lanzó su último álbum en 2010, y asegura que aunque “en algún momento” grabará un nuevo long play, “no ha sido mi foco”.

“Pienso que la manera en la que la música se consume en la era moderna digital no encaja necesariamente en publicar música en ese formato, con diez o más pistas para contar una historia en el transcurso del comienzo, del medio y el final. Tengo la sensación que la mayoría de los fans están mucho más interesados en la música que es más inmediata y todo lo que cree un alto impacto, momentos instantáneos. Esta es simplemente la forma en que las cosas son, no estoy decepcionado pero me vuelve realista sobre la situación completa con los álbumes”, analiza.

Y no es lo único que ha cambiado en la música, dice, en la década que marcó su ascenso. La música electrónica es hoy parte del “mainstream” musical, “particularmente el tecno”, acepta, y “esto significa que la escena ha persona algo del espíritu under que la hacía revolucionaria 20 años atrás”.

“Pero”, lanza, y este es un “pero” bueno, “aún veo la música tecno como música para que las personas pueden perderse dentro de ella y festejar como si no tuvieran preocupaciones. Así es como la música mantienen su pico revolucionario. Trata de unirnos como si fuéramos uno, a pesar de nuestras diferencias, para crear y experimentar una atmósfera hedonista y escapar de la realidad”.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...