Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Mujeres y disidentes sexuales le cambiaron el pulso a la Ciudad

Más de 200 mil manifestantes, según calculan los organizadores, se movilizaron desde 1 y 60 hasta el Estadio Único en reclamo del aborto legal y un freno a los feminicidios

14 de Octubre de 2019 | 02:56
Edición impresa

Una columna de mujeres, trans, travestis y lesbianas que llegó a tener más de dos kilómetros de largo, marchó ayer por la Ciudad en el cierre del 34º Encuentro Nacional de Mujeres haciendo oír dos reclamos que estuvieron presentes durante todo el fin de semana: medidas contra los femicidios y una ley de Aborto Legal.

La marcha, que arrancó alrededor de las 18.30 en la esquina de 1 y 60 (cerca de la estación de servicio donde fue vista por última vez Johana Ramallo, víctima de trata y femicidio) reunió a cientos de organizaciones feministas que, cada una con sus pancartas identificatorias, se encolumnaron hacia el Estadio Único concentrándose durante más de una hora alrededor de la Plaza San Martín.

“No queremos más femicidio, ni trata ni explotación” y “aborto legal, en el hospital” fueron los cantos más oídos a lo largo de la movilización que se desplazó en una columna compacta hasta la plaza Italia.

Entre las pancartas identificatorias de las diversas agrupaciones feministas que sumaron a la histórica movilización podían verse algunas que hacían referencia a sus lugares de origen (Bariloche, Neuquén, Río Negro, Chubut, Jujuy...) partidos políticos, asociaciones sindicales, centros estudiantiles y hasta clubes de fútbol.

Bajo una bandera que decía “Fútbol Feminista”, decenas de mujeres cantaban “desde pendeja yo quiero jugar y me persigue el patriarcado, no se dan cuenta, ya van a entender, la pelota no tiene heteronorma, somos hermanas, jugamos en manada”.

En ese sector de la marchas, Paula Aberastegui, abogada feminista y responsable de la subsecretaría de Género y Diversidad del Club Estudiantes de La Plata, aportaba el estandarte albirrojo y contaba que “este encuentro lo vivimos distinto, siendo anfitrionas, y pudimos compartir con compañeras de todo el país, y ver que a todas nos pasa más o menos lo mismo y desde ahí consolidar nuestros espacios”.

Salvo un incidente menor frente a la Catedral, la marcha se desarrolló sin desbordes

 

La extensa columna, escoltada a ambos lados por un cordón de seguridad compuesto por las propias manifestantes, se mantuvo unida hasta la Plaza Italia, donde se partió en dos grandes grupos. Mientras que las agrupaciones que estaban a la cabeza continuaron por la avenida 7 hasta las 32, las que estaban más atrás tomaron la diagonal 74 en dirección a la Catedral.

De este último grupo, que se concentró alrededor de las 21 frente al templo mayor de la Ciudad generando situaciones de tensión con la guardia policial que custodiaba el edificio, surgieron las consignas más virulentas contra la Iglesia Católica y en reclamo de su separación del Estado.

“Si no hay aborto legal, qué quilombo que se va a armar”, cantaban al ritmo del carnavalito algunas de las mujeres, mientras que otras danzaban alrededor de una fogata improvisada frente al vallado policial puesto para proteger la Catedral.

Salvo un enfrentamiento menor con la guardia policial que custodiaba el templo mayor y que se atribuyó a una pequeña facción de activistas más radicalizadas, la marcha se desarrolló sin que se registraran desbordes pese a su histórica masividad.

 

Si bien a lo largo del recorrido hubo negocios que cerraron sus persianas por precaución, muchos otros, como kioscos, cervecerías y bares, permanecieron abiertos aprovechando la posibilidad de sacar alguna ganancia de la multitud.

La misma actitud se pudo observar entre los frentistas: así como algunos observaban con temor y recelo el paso de la marcha desde atrás de las ventanas de sus casas, otros se asomaban a balcones y zaguanes para solidarizarse con sus reclamos y sentirse parte de un acontecimiento por completo excepcional.

Esta marea verde ya no la puede parar nadie, el aborto será ley, me conmueve ver todo lo que se logró y ver a chicas tan jovencitas y a la vez tan seguras de que el aborto debe ser legal, seguro y gratuito”, expresó por su parte Elena (56) que, sin pertenecer a agrupación alguna se sumó a la marcha cuando ésta pasó cerca de la entrada a su edificio.

También estuvieron presentes familiares de víctimas de femicidio, entre ellas Marta Montero, madre de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años violada y asesinada hace dos años en Mar del Plata, quien expresó, mientras sostenía una foto de su hija: “queremos a nuestras hijas vivas y plenas”.

“Queremos que ni una mujer más sea víctima de la prostitución, no estamos en contra de las personas en prostitución, consideramos que son nuestras compañeras que están sufriendo una doble y triple discriminación por ser pobres y por el patriarcado, explicó Nora Pulido (67), integrante de la campaña abolicionista.

“Mirá todas las jóvenes que nos acompañan, porque jóvenes y adolescentes están hartas de la cosificación, la pornografía y del uso violento del cuerpo por los machos. La prostitución es el pilar del patriarcado. Queremos un mundo sin opresores, sin explotados y sin mujeres oprimidas por la prostitución, ese es el mundo del futuro”, afirmó.

Cata (16) oía con admiración a la mujer que hablaba así y asentía ante cada palabra para luego contar que “lo mejor que me pasó en la vida es participar de este Encuentro, conocer chicas de todo el país, ver que nos pasa lo mismo, me da más fuerza para luchar por el aborto y para que no nos sigan matando”.

Tania (45), que marchaba con la columna de ATE, afirmó con emoción que esta marcha “muestra el empoderamiento femenino y los logros que estamos obteniendo”.

Mariela (44), quien viajó desde Chubut para participar en el Encuentro, destacó que “del encuentro me llevo mucha fuerza, energía, y la esperanza de que las mujeres vamos a lograr lo que nos proponemos”.

La marcha de anoche finalizó en el playón del Estadio Único, donde se realizó la tradicional Peña del Encuentro: Tal como está previsto, hoy a las 9 se realizará ahí mismo el acto de cierre formal, donde se leerán las conclusiones de los talleres y se designará la próxima sede del Encuentro.

 

Cruce
Unas 50 activistas se enfrentaron alrededor de las 22 con la guardia policial que custodiaba la Catedral, que amagó con lanzar gases lacrimógenos para dispersarlas, generando una situación de tensión que finalmente no tuvo mayores consecuencias.

Multimedia
+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla