Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
“No se le puede pedir sacrificios a quien tiene hambre, o no llega a fin de mes”

Ante la Asamblea Legislativa se diferenció de su antecesor en el plano económico. Anunció una reforma de la Justicia, la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia y, con Cristina a su lado, cargó contra la “grieta”

“No se le puede pedir sacrificios a quien tiene hambre, o no llega a fin de mes”

Alberto Fernández llegó al Congreso para jurar manejando su automóvil/ap

Mariano Spezzapria

Por: Mariano Spezzapria
@mnspezzapria

11 de Diciembre de 2019 | 02:26
Edición impresa

En su primer discurso como presidente de la Nación, Alberto Fernández trazó un crudo diagnóstico sobre el estado de la economía argentina, advirtió que el Gobierno de Mauricio Macri dejó el país en un “virtual default” de la deuda externa y prometió que su administración no le exigirá “sacrificios a quien tiene hambre o no puede llegar a fin de mes”.

“Debemos salir de esta situación con solidaridad, para que cuando se encienda la economía todos los sectores, sin excepción, puedan verse beneficiados. Pero hasta eliminar el hambre le pediremos mayor esfuerzo solidario a quien tenga más capacidad de darlo. Comenzar por los últimos, para llegar a todos”, remarcó.

Ante la Asamblea Legislativa y con su vicepresidenta Cristina Kirchner a su lado, el mandatario dijo que su objetivo es “ser el Presidente de la escucha, del diálogo y del acuerdo”. En esa línea, citó a Raúl Alfonsín, a Néstor Kirchner y a Arturo Frondizi. “Hemos aprendido que las debilidades de la democracia sólo se resuelven con más democracia”, reafirmó.

Pero el eje del discurso inaugural de su mandato fue la economía. Y en ese plano, especificó que la administración Macri “ha dejado al país en una situación de virtual default”, anunció que va a “encarar el problema de la deuda externa” y advirtió: “no hay pagos que se puedan sostener si el país no crece; tan simple como esto: para poder pagar, hay que crecer”.

“Buscaremos una relación constructiva y cooperativa con el FMI y con nuestros acreedores. Resolver el problema de una deuda insostenible que hoy tiene Argentina no es una cuestión de ganarle una disputa a nadie. El país tiene la voluntad de pagar, pero carece de capacidad para hacerlo”, agregó.

Sostuvo el Gobierno presentará un plan económico. “La consistencia integral de lo que proponemos en materia de todas las variables del plan -precios, salarios, tarifas, tipo de cambio, aspectos monetarios, fiscales y sociales-, serán explicitadas en los próximos días, convocando a todos los sectores involucrados”, dijo y apeló a “la responsabilidad y el patriotismo”.

Plan contra el hambre

“Más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en un país que es uno de los mayores productores de alimentos del mundo. Necesitamos que toda la Argentina unida le ponga un freno a esta catástrofe social. Uno de cada dos niñas y niños es pobre en nuestro país. Sin pan la vida solo se padece. Sin pan no hay democracia ni libertad”, advirtió. Por eso, anunció que “la primera reunión oficial de nuestro gobierno consistirá en un encuentro de trabajo sobre esta prioridad, el Plan Integral Argentina Contra el Hambre”, en el que “todo nuestro gabinete y las personalidades de la sociedad civil que se han sumado a nuestro llamado, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso”.

Entre los anuncios que hizo en este pasaje del discurso, anticipó la implementación de “un sistema masivo de créditos no bancarios que brinde préstamos a tasas bajas”, bajo la premisa de que “la economía popular y sus movimientos organizados, el cooperativismo y la agricultura familiar serán actores centrales de las políticas públicas”.

A mediano y largo plazo, proyectó la creación de un Consejo Económico y Social para el Desarrollo. “En los próximos días estaremos enviando al Parlamento las bases legislativas para institucionalizar el órgano permanente para diseñar, consensuar y consagrar un conjunto de políticas de Estado para la próxima década”, aseguró.

“Le daremos rango legislativo y propondremos que sus máximas autoridades sean elegidas con acuerdo parlamentario, por un período de gestión que trascienda nuestro mandato”, agregó. Aunque no lo mencionó, se sabe que busca convencer a Roberto Lavagna para que presida ese Consejo. En el plano económico, confirmó que no impulsará “el tratamiento parlamentario al Presupuesto Nacional proyectado por el gobierno saliente para el ejercicio 2020”, dado que “sus números no reflejan ni la realidad macroeconómica, ni las realidades sociales, ni los compromisos de deuda que realmente han sido asumidos”.

La grieta y la Justicia

Otro de los ejes del discurso de Fernández fue la prédica contra la “grieta”.

“Tenemos que superar el muro del rencor y del odio”, señaló el nuevo mandatario y afirmó: “lo expreso desde el alma, tanto a quienes me votaron como a quienes no lo hicieron: no cuenten conmigo para transitar el camino del desencuentro”.

Enlazado a ese concepto anunció una “reforma integral” del Poder Judicial, para que que no haya “nunca más una Justicia contaminada por servicios de inteligencia, por los operadores, que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno”. El Presidente advirtió que “una democracia sin justicia realmente independiente no es democracia”.

En este contexto, anunció la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y la derogación “del decreto 656 del 2016, que fue una de las primeras y penosas medidas que la anterior administración promovió y que significó consagrar el secreto para el empleo de los fondos reservados por parte de los agentes de inteligencia del Estado”.

“Lo digo y reitero con la firmeza de una convicción profunda. Nunca más al Estado secreto. Nunca más a la oscuridad que quiebra la confianza. Nunca más a los sótanos de la democracia. Nunca más es nunca más”, enfatizó ante el aplauso de diputados y senadores del Frente de Todos..

Uno de los pasajes más aplaudidos de su intervención fue el referido a la salud. “Vamos a atender la salud de los argentinos a través del Ministerio que alguna vez degradaron”, aseguró. Y en la misma línea afirmó: “de aquí en más, arbitraremos las medidas para que nuestros hijos sean vacunados en tiempo y forma”.

Alberto F. citó por otra parte la encíclica Laudato Si” del Papa Francisco para prometer apoyo a una “carta magna ética y ecológica a nivel universal”. A las mujeres, en tanto, les prometió que “Ni una Menos debe ser una bandera de toda la sociedad y de todos los poderes de la República. El Estado debe reducir drásticamente la violencia contra las mujeres hasta su erradicación”.

Sobre la política exterior, dijo que la Cancillería estará “concentrada en conquistar nuevos mercados” y a “robustecer el Mercosur”, ya que pese a las diferencias con Brasil, la Argentina tiene con el país vecino “una agenda ambiciosa e innovadora” que vaya “más allá de cualquier diferencia personal de quienes gobiernan la coyuntura”.

“Más de 15 millones de personas sufren de inseguridad alimentaria en el país”

“Macri dejó un país en un virtual default de la deuda externa”

“Tenemos que superar el muro del rencor y el odio”

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Alberto Fernández llegó al Congreso para jurar manejando su automóvil/ap

El abrazo entre Cristina y Alberto tras los juramentos de rigor ante la Asamblea/afp

la indiferencia de Cristina Kirchner al saludo de Mauricio Macri. Grieta abierta/ap

Rumbo al sillón de Rivadavia. El regreso a ese despacho pero como presidente/Télam

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla