Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
La Ciudad |RECORRIDA POR LA MÉDULA ESPINAL DEL COMERCIO ILEGAL EN LA CIUDAD: LA QUE MÁS CRECIÓ EN EL PAÍS EN ESE “RUBRO” DESDE OCTUBRE HASTA HOY
En apenas trece cuadras del Centro se concentra el 50% de la venta ambulante

La comercialización callejera se adueñó del microcentro. Tras un impasse en julio y agosto de 2019, la actividad se expandió con mayor fuerza que antes, si se tiene en cuenta que aún es tiempo de vacaciones. ¿Controles? Cero

En apenas trece cuadras del Centro se concentra el 50% de la venta ambulante

Las Crocs, se venden a 400 pesos para los adultos y 300 pesos para los niños y niñas en diagonal 80. En avenida 7 y en calle 8 el valor aumenta a 450 y 350 pesos. Las originales, en un comercio, cuestan $2.700 y $1.990, respectivamente.

15 de Febrero de 2020 | 03:17
Edición impresa

Con precios imposibles de igualar a causa de que no deben afrontar pagos de alquiler, tasas, impuestos, servicios, salarios y aportes de empleados, entre muchos otros, los vendedores ilegales callejeros han vuelto a ganar, por goleada, el centro de la Ciudad. El informe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) del último trimestre de 2019, que dio cuenta de que La Plata fue la ciudad del país que más creció en ese rubro (116 por ciento respecto del tercer trimestre), se ve claramente reflejado en 7, 8, 12 y adyacencias.

Mediante una amplia recorrida, este diario comprobó que casi el 60 por ciento de los puestos detectados por aquella entidad empresaria se concentran en sólo trece cuadras.

Hay mucho para describir. Cuestiones que sorprenden, como que la venta ambulante “segmenta el mercado”, pues un mismo producto está más caro en avenida 7 o en calle 8 que en, por ejemplo, diagonal 80. La “mala atención” de algunos, generalmente aquellos que están a cargo de más de un puesto o manta, y la “atención amable” de los que tienen su propia parada. La “estratégica” colocación de muchos sitios de venta callejera cerca -o exactamente en la puerta- de los locales legales que comercian productos de igual rubro. La aparición de mercancía de temporada, como pintores para el jardín de infantes y delantales para la escuela. Y la ausencia total de controles por parte de quienes deben llevarlos a cabo.

Como se informó en ediciones anteriores, los lugares que más cantidad de puestos y mantas tienen son el sector de la estación de trenes y Plaza Italia.

En ese sentido, vale recordar que en enero, luego de muchísimo tiempo durante el cual la estación estuvo al tope de los sitios con más ambulantes, la plaza de 7 y 44 recobró el primer lugar -tal como ocurrió hasta principios de este siglo- merced al crecimiento exponencial de la venta de ropa usada, que hasta junio de 2019 copaba Plaza San Martín.

Ahora bien, los dos puntos más afectados por la venta ilegal callejera (1 y 44 y 7 y 44) reúnen un 41 por ciento de puestos y mantas.

En tanto, como se indicó -y se comprobó a través de una amplia recorrida-, más de un 49 por ciento de los ambulantes de la Ciudad, una de las mecas del país en esa actividad, están ubicados en trece cuadras: avenida 7 entre 45 y 53; calle 47 entre 6 y 8; calle 8 entre 47 y 48 y entre 49 y 50, y calle 12 Nº 1100 y Nº 1200.

En la zona de la Legislatura hay mucha ropa usada y más vendedores oriundos de la Ciudad

 

El resto se encuentra disperso en otras cuadras de esas mismas calles y en perpendiculares a la avenida 7, como 48, 49, 50 y 51, así como a lo largo de la diagonal 80.

EN EL MICROCENTRO, MÁS CARO

Al igual que ocurre con el comercio tradicional, el sector ambulante segmenta el mercado.

A propósito de la diagonal 80, a la altura de su intersección con diagonal 77 se pueden conseguir las sandalias conocidas por la marca más popular, Crocs, a 400 pesos para adultos y a 300 pesos para niños y niñas.

Ya en avenida 7 esos valores suben a 450 y 350, respectivamente. Mientras que en calle 8 la diversidad de precios aumenta: 450, 350 y 300 los números más pequeños.

A ello hay que agregarle que en la calle está a la orden del día el regateo. Siempre es posible negociar un menor precio. Más aún si se adquieren dos o más unidades del producto que sea.

Si bien el rubro predominante es, por lejos, el de indumentaria y calzado -a lo que habría que sumarle accesorios-, aparecen puestos de frutas y verduras, de artesanías, de productos típicos de las santerías, bolsos y mochilas, electrónica, bijouterie, anteojos -de sol y graduados-, relojes y mucho más.

Las que brillan por su ausencia son las zapatillas, aunque se pudo observar que se concretan ventas “en coordinación” con pequeñísimos locales a la calle.

Antes de describir la manzana de la Legislatura provincial, que tiene características diferenciadas al promedio, vale seguir repasando precios.

Continuando con las Crocs, hay que decir que la competencia desleal llega a tal punto que, en calle 8, había dos manteros que las comercializaban a 450 pesos -un número 37 o 38- en la puerta de un negocio tradicional de esa arteria. Allí, las originales tenían un valor de $2.700 para adultos y de $1.990 para niños y niñas.

En el par de verdulerías al aire libre que ayer estaban instaladas en avenida 7 se conseguían 2 kilos de tomates a $50, es decir, a la mitad de precio que en una verdulería de barrio. O menos.

El kilo de manzanas costaba $50: veinte o treinta pesos menos que en un conocido supermercado.

Está claro que al comprar en la calle no hay lugar a reclamo por motivo alguno. Así como el origen y la calidad de la mercadería son un gran misterio que no se logra (¿o no se quiere?) descifrar.

Se vienen las clases. La gente pregunta y pregunta. Camina. También busca precios entre los puestos ambulantes. Hay mochilas de reconocidas marcas (o al menos llevan sus logos) a $700. En tanto, en un amplio bazar los precios variaban desde $1.800 a $5000, de acuerdo al tamaño, al motivo impreso y, sobre todo, a si poseían manija y rueditas o no.

En este caso también, los vendedores callejeros de mochilas a veces están en la puerta de los locales que abarcan ese producto.

En fundas para celulares, la distancia entre la calle y el comercio legal va de 200 a 300 pesos promedio.

Una interesante conversación se dio con una mujer de mediana edad que preguntó el valor de los shorts de jean que hoy están de moda entre las adolescentes y jóvenes, en un puesto ubicado en 7 y 47. “¿Barato?”, se le preguntó, tras escuchar al vendedor que le dijo que costaba 500 pesos. “Baratísimo”, respondió, y aseveró que “los de marca están de 1.500 para arriba”. “Lástima que los comercios pierden”, se le hizo notar. “Sí, es cierto. Me encantaría comprar ahí. Pero no me da el cuero. No hay plata”, apuntó.

La venta ambulante segmenta el mercado: un mismo producto está más caro en 7 que en diagonal 80

 

Pese a que el fenómeno de la venta ambulante existió en tiempos de vacas no tan flacas -y existe en las ciudades de países desarrollados-, es real que aumenta con las crisis. Y ni hablar si no hay un contralor por parte de las autoridades. Sobre ese punto, como ya se mencionó, durante toda la recorrida no se vio siquiera un pequeño movimiento en ese sentido.

DE TODO UN POCO

Los alrededores de la Legislatura bonaerense se han convertido en un gran mercado al aire libre. Allí prevalece otro tipo de vendedor o vendedora. Casi todos los consultados dijeron ser platenses. Su mercadería difiere de la de otros sectores del microcentro, y la mayoría de los puestos y mantas son “atendidos por sus dueños”.

Sobre calle 51 entre 7 y 8 se comercializa ropa usada. Como la que se vendía en Plaza San Martín hasta su desalojo en junio de 2019, o ahora en Plaza Italia. Y en 7 entre 51 y 53 hay comida, pintores y delantales, artesanías y algo de electrónica.

 

50
Por ciento de los puestos y mantas relevados en toda La Plata por la Cámara de Comercio se concentran en apenas trece cuadras del microcentro. Avenida 7 entre 45 y 53 está a la cabeza de ese sector (33,5% del total Ciudad), seguida muy de cerca por las calles 8, 47 y 12, entre las principales.
41
Por ciento de los puestos y mantas se hallan en dos sitios: la zona de la estación de trenes y Plaza Italia. Este espacio volvió a la cabeza de la venta ambulante en enero, luego de casi 20 años.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Las Crocs, se venden a 400 pesos para los adultos y 300 pesos para los niños y niñas en diagonal 80. En avenida 7 y en calle 8 el valor aumenta a 450 y 350 pesos. Las originales, en un comercio, cuestan $2.700 y $1.990, respectivamente.

Mochilas, de reconocidas marcas (o al menos que llevan sus logos) están a $700 en la calle. En tanto, en un amplio bazar los precios varían desde $1.800 a $5000 de acuerdo al tamaño, al motivo impreso y a si poseen manija y rueditas o no.

Frutas y verduras, tienen valores inferiores a los de las verdulerías o incluso supermercados, aunque nadie puede asegurar su calidad. Dos kilos de tomates por 50 pesos venden en calle 7 frente a 100 o 120 pesos en los comercios legales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla