Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $109,79
Dólar Ahorro/Turista $181.15
Dólar Blue $219,00
Euro $122,73
Riesgo País 1916
Deportes |“Los partidos eran duros, pero no había mala intención”, dice el Bocha Ponce; “Había buenos futbolistas y gran actitud”, asegura Gabi Pedrazzi
Pedrazzi y Ponce: los recuerdos de los clásicos jugados en la década del ‘80

Ambos fueron protagonistas de recordados partidos jugados con dientes apretados en la cancha, pero afuera, la mayoría eran amigos en aquellos planteles. Hoy, muchos mantienen aquella amistad que nació en el fútbol

Pedrazzi y Ponce: los recuerdos de los clásicos jugados en la década del ‘80

Gabriel Pierino Pedrazzi y José Daniel Ponce, visitaron nuestra redacción y recordaron enfrentamientos del Pincha y el Lobo en los `80 / roberto acosta

Walter Epíscopo

Por: Walter Epíscopo
wepiscopo@eldia.com

1 de Diciembre de 2021 | 03:42
Edición impresa

A mediados de la década del `80 la ciudad volvió a disfrutar del clásico. Tras 5 años en Primera “B”, Gimnasia volvió a Primera División y por esto La Plata en 1985 disfrutó de este tradicional partido, en un número que jamás se olvidó, el 100 y fue para el Pincha. Tan solo unos meses después llegó el 101 que fue para el Lobo. (ver cuadro aparte).

José Daniel Ponce y Gabriel Pierino Pedrazzi fueron los dueños de aquellos clásicos anotando los goles para el triunfo de Estudiantes y Gimnasia, respectivamente. A partir de ahí, protagonizaron más partidos tanto en 60 y 118 como en 57 y 1 en esa misma década.

Pedrazzi llega primero y muestra con orgullo la camiseta que usó en aquel clásico 101. Minutos después llega Ponce. Desde lejos empiezan a cargarse y se funden en un abrazo. Enseguida arrancan las anécdotas, prácticamente todas ocurrieron afuera de la cancha.

Pero vayamos por parte. El clásico 100 lo ganó el Pincha 1-0 de local y el Bocha comienza diciendo, “a la gente le quedó mucho aquel gol, tal vez por el número del clásico que era, por que se volvía a jugar un clásico después de varios años. Era muy esperado por todos. El campo no estaba bien porque había mucho barro, viento, una tormenta impresionante y no permitía jugar muy bien. Pero bueno, embocamos ese clásico que por el número se recuerda”.

“El del gol que hago en el clásico 100 fue el peor tiro libre que ejecuté en mi vida, pero el más importante”

José Daniel Ponce Ex jugador de Estudiantes

A su lado Pedrazzi sonríe y el Bocha vuelve a tomar la posta. Aquel gol al Lobo fue de tiro libre en lo que era una especialidad para el mendocino que sorprende: “Ese fue el peor tiro libre que ejecuté en mi vida, pero el más importante (sonrisas). Lo que pasa es que tenía al Negro Agüero que me decía, ´dejamela a mí, dejamela a mí´. Yo me reía y le decía, ´no pateaste nunca y querés patear ahora´. Entonces me apuré a patear y quise pegarle fuerte, abajo, para que picara por la lluvia, pero roza en uno y agarra una comba rara y se mete al otro palo. Mis goles de tiro libre eran los que entraban al ángulo, hacían la comba, y no ese... Igual, prefiero haber hecho ese gol así eh...”.

Es el turno de Gabriel, que tuvo “su” momento en el clásico siguiente. “A mí me pasó con el gol en el clásico siguiente, el 101. El clásico 100 no lo había podido jugar, por una lesión fui al banco pero no entré por como estaba la cacha. Pero el 101 lo jugué, fue un clásico cerrado. Ellos tenían buenos jugadores, venían de jugar copa, nosotros lo que teníamos era un equipo con mucha personalidad. Un grupo de hombres como Ingrao, el loco Russo, Lúquez, Andrada, Kuzemka, y teníamos mucho fútbol con Charly Carrió”.

“La gente se sigue acordando del gol que hice en el 101. Quedó marcado. Era el primero de local después de tantos años”

Gabriel Pierino Pedrazzi Ex jugador de Gimnasia

Pedrazzi se mete en el clásico 101 donde hizo delirar al Triperío. “La gente se sigue acordando también de ese gol. Quedó muy marcado. Habíamos estado cinco años en la ´B´, veníamos de muchos golpes, de no pasarla bien y era el primer clásico de local después de tantos años y quedó muy marcado por eso. Además el arquero era Islas que era un monstruo”.

El Bocha Ponce y Gabi Pedrazzi, protagonistas de los clásicos platenses en la década del `80

Los recuerdos se agolpan, se mezclan, nombres, partidos, resultados. El Bocha Ponce afirma, “en los ´80 los clásicos eran duros, había un par de jugadores que vos sabías que iban muy firmes y fuerte, pero solo eso, quedaba ahí. No había mala intención”. Por su parte, Pedrazzi recuerda, “creo que ahora hay más dinamismo, jugadores más ágiles, más rápidos. Por el lado de ellos tenías al Negro Agüero, Trossero, Abel Herrera que era un perro de presa, Julián Camino que era durísimo, Russo... Pero de los dos lados había fútbol también. En un momento nosotros teníamos a Charly Carrió, a Merlini, ellos tenían a Sabella y Trobbiani, en una época a Gottardi arriba. Había jugadores desequilibrantes, pero también había una agresividad, una actitud muy buena de ambas partes. Te enfrentabas con un rival de alta jerarquía, no te podías descuidar”.

Por aquel entonces, ambos estadios con tablones de madera albergaban a una verdadera multitud, y con las dos parcialidades.

“Me acuerdo que siempre se jugaba a cancha llena y aparte se jugaban con las dos hinchadas, ahora con suerte se juega con una. Pero la verdad que los recuerdos son los mejores, muy lindos todos. Era hermoso jugar un clásico”, expresa Ponce, y Pedrazzi habla de su gente: “Jugar con tu gente en un clásico es lo más lindo que hay. Si no te moviliza eso no te moviliza nada. A mi de la gente de Gimnasia no me sorprende nada, simplemente me sensibiliza porque hoy en día me pasa en la cancha. Yo sabía que no tenía que parar de correr, de luchar y entregar el máximo. Si vos dejás todo, la gente de Gimnasia no deja de alentarte”.

Se nota que hay afecto. El recuerdo de momentos compartidos, de amistades en común y reuniones juntos. Allí no había clásico, eso quedaba en la cancha. “Entre los planteles no había problema, al contrario. Al menos yo nunca tuve problemas con ninguno, fuera de la cancha con los pibes bárbaro. Nosotros éramos profesionales, cada uno defendía lo suyo, hoy somos compañeros de profesión y siempre hubo un respeto. A mí me respetan y yo también he respetado. Con algunos tuve más confianza que con otros, pero siempre hubo un respeto y muy buena relación”, dice Ponce.

Pedrazzi asiente con la cabeza y agrega, “yo por ejemplo tengo muy buena relación con Julián (Camino), el otro día hablé con el Negro Agüero, con Claudito Gugnali, con el mismo Bocha. Siempre pido que esto te divida los 95 minutos que dure el partido, y después que sea una fiesta. Puede haber una cargada normal, pero que no pase de ahí. Hoy nos seguimos tratando, la relación era muy buena, y debía ser así. No es tu enemigo, no lo querés matar, era un colega al que debés respetar “.

Hay cargadas y chistes al aire durante las fotos. Se chicanean, “dale, ponete la camiseta”, se dicen, sabiendo que hoy no es posible. Se abrazan, siguen hablando de lo que eran esos clásicos que siguieron, por ejemplo el del helicóptero cuando bajó en la cancha de Gimnasia para secar el campo de juego...

Se van juntos, y lejos de prometer encontrarse, la seguirán en un café. Como amigos y ex rivales también, pero sobre todo, como amigos que les dejó el fútbol.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla