Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La pulseada que se viene en la oposición bonaerense

En el peronismo, el acuerdo de unidad no evitará que haya interna en varios distritos

Incluso en municipios propios, se avecinan enfrentamientos en las primarias. Cuáles son los intendentes “desafiados”

En el peronismo, el acuerdo de unidad no evitará que haya interna en varios distritos

algunos de los intendentes con competencia interna/archivo

José Maldonado

jmaldonado@eldia.com

“No hay que tenerle miedo a la interna. Si queremos unidad, la interna es lo mejor”. La frase pertenece al presidente del PJ bonaerense, Fernando Gray. Se la dijo a un grupo de intendentes y dirigentes del Conurbano y el interior hace algunas semanas atrás en un encuentro en La Plata. Y refleja la idea que gana consenso en el peronismo de la Provincia: que la tan mentada unidad que buscan para derrotar a María Eugenia Vidal en las urnas tiene que llegar de la mano de la habilitación de peleas internas en los municipios, incluso en los que hoy son gobierno.

Después de la foto de unidad del sábado pasado en Avellaneda, que mostró juntos a los precandidatos a gobernador, en el peronismo se entusiasman con la posibilidad de poder armar internas “ordenadas y pacíficas” en los distritos para contener a todos los sectores y que todos aporten votos hacia arriba.

La interna no sólo es una idea rechazada por muchos de los intendentes peronistas a los que no les hace gracia tener competencia en las PASO. También es un escenario temido por los que tienen fresco el recuerdo del virulento enfrentamiento entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez en la Primaria de 2015 que, entienden, dejó servido el triunfo de Cambiemos en la Provincia. Aunque todo dependen de cómo evolucione el escenario nacional y qué decisiones se tomen antes del cierre de listas del 22 de junio, la idea es evaluar caso por caso encuestas en mano. Si los sondeos no son determinantes, se habilitarán listas opositoras.

Uno de los casos emblemáticos es Lomas de Zamora, distrito de uno de los precandidatos a gobernador, Martín Insaurralde. Corra o no corra la carrera para pelearle la gobernación a Vidal, obviamente buscará retener él o un candidato propio el distrito. Pero en Lomas hay otros actores del peronismo con ambiciones. Uno es Pablo Paladino, ex coordinador del programa “Fútbol para Todos”, quien viene siendo impulsado por su referente político, Gabriel Mariotto. Paladino ya fue precandidato a intendente de Lomas en 2015, pero finalmente bajó su postulación.

Muchos ven como descabellada la idea de que Lomas pueda haber luz verde para una interna a Insaurralde, hoy uno de los intendentes de más afinidad con Máximo Kirchner. Pero por ahora todos los escenarios son posibles.

competencia interna

Moreno es otro de los distritos propios donde el peronismo podría terminar yendo a una interna en las Primarias de agosto. La figura del intendente Walter Festa no genera consenso y en los últimos tiempos comenzaron a aparecer oponentes internos que reclaman enfrentarlo en las urnas para dirimir las candidaturas. Una de ellas es una ex funcionaria del jefe comunal, Mariel Fernández, quien lanzó su precandidatura. Hace algunos días, la dirigente estuvo recorriendo el distrito con Máximo Kirchner, cuyo desembarco fue leído como una suerte de “bendición” del Instituto Patria para que enfrenten a Festa. Además, también asoma en el horizonte el diputado nacional Walter Correa, titular del gremio de curtidores.

Hay otro municipio de fuerte identidad peronista con interna abierta: Florencio Varela. Intendente del distrito desde hace 24 años, Julio Pereyra se alejó del cargo en 2017, cuando fue electo diputado provincial y dejó al frente a Andrés Watson. A Pereyra le surgió ahora competencia: la ex secretaria de Producción del distrito, Sandra Rey, blanqueó sus aspiraciones, renunció al cargo y volvió al ruedo como concejal. En Varela, donde Cristina obtuvo los porcentajes más elevados de votos de todo el Conurbano bonaerense, podría también haber varias listas del peronismo.

Merlo es otro de los distritos donde pese a los esfuerzos para muchos será difícil evitar la interna. Al intendente Gustavo Menéndez, que después de su paso por el PJ bonaerense decidió bajar el perfil, le surgió competencia interna en la figura del ex presidente del bloque de concejales de Unidad Ciudadana Pablo Arias. Además, también comenzó a pegar carteles Florencia Lizarazo, concejal y ex funcionaria de Menéndez, que pide pista.

En San Martín, el intendente Gabriel Katopodis es otro de los que seguramente tendrá competencia interna. El dirigente kirchnerista Hernán Letcher quiere competir en las PASO contra el intendente, si es que decide ir por la reelección. Algunos hablan de una posible salida de Katopodis hacia una candidatura a diputado nacional.

La situación también se da en distritos donde el peronismo no gobierna desde 2015, cuando perdió en manos de Cambiemos. En varios municipios hay más de un candidato anotado con padrinazgos políticos de distinta naturaleza.

Uno de los casos de mayor peso es el del Quilmes, donde el peronismo se entusiasma con la posibilidad de desbancar a Martiniano Molina, que no levanta en las encuestas. En carrera está lanzada Mayra Mendoza, diputada nacional e integrante de la mesa de conducción de La Cámpora. Dicen que su candidatura fue pedida expresamente por Máximo Kirchner en el marco de las conversaciones con los intendentes del Conurbano. Pero allí también quiere competir por la intendencia Evangelina Ramírez, la esposa de Francisco “Barba” Gutiérrez, el ex intendente del distrito.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla