Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Los aranceles de Trump impactan fuerte ahora en Argentina y Brasil

El gobierno de EE UU argumenta que ambos países “han estado llevando adelante una devaluación masiva de sus monedas”, lo cual, señala, afecta a sus agricultores y productores locales

Los aranceles de Trump impactan fuerte ahora en Argentina y Brasil

Una planta metalúrgica de la provincia de Buenos Aires / Archivo AP

3 de Diciembre de 2019 | 02:16
Edición impresa

WASHINGTON

El presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció ayer la imposición de aranceles al acero y aluminio de Argentina y Brasil en una decisión que sorprendió al mandatario brasileño Jair Bolsonaro; uno de sus principales aliados, como también a la Argentina, donde la medida fue calificada de “inesperada” y la Cámara del Acero ya advirtió sobre el impacto adverso que tendrá en el sector.

“Brasil y Argentina han devaluado fuertemente sus monedas, lo que no es bueno para nuestros agricultores”, tuiteó el mandatario norteamericano. Y agregó: “Por lo tanto, con vigencia inmediata, restableceré las tarifas de todo el acero y aluminio que se envíe a Estados Unidos desde esos países”.

A principios de 2018, Trump decidió aplicar aranceles globales de 25 por ciento a las importaciones de acero y del 10 por ciento a las de aluminio, pero en marzo de ese año aprobó exenciones para algunos países, incluidos Argentina y Brasil, que acordaron cuotas. Pero ahora revertirá esas concesiones.

“Les di una gran pausa en relación a los aranceles. Ahora estoy quitando esa pausa. Es muy injusto para nuestros fabricantes y muy injusto para nuestros agricultores. Nuestras empresas siderúrgicas estarán muy felices y nuestros agricultores estarán muy felices”, declaró Trump a periodistas en la Casa Blanca.

El anuncio es una mala noticia para Brasil, que es el segundo proveedor de acero de Estados Unidos, y también para Argentina que exporta a ese país la mayor parte de su producción de aluminio y acero.

En Argentina la medida se consideró “inesperada” y el sector privado evalúa las consecuencias

Bolsonaro asegura tener un “canal abierto” con Trump y se dijo “casi convencido” de que su aliado tomará en cuenta su reclamo. “Si fuera el caso, voy a llamar al presidente Trump”, dijo en la radio Radio Itatiaia. “No veo eso como una represalia”, expresó. “Voy a hablar con él para que no nos penalice con unos aranceles al acero y al aluminio”, explicó.

SORPRESA EN ARGENTINA

En tanto, el gobierno saliente de Argentina empezó a trabajar para iniciar un diálogo con el gobierno de EE UU tras el anuncio de Trump. El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, se reunió con el canciller Jorge Faurie -ambos funcionarios del Ejecutivo de Mauricio Macri, que el próximo 10 de diciembre cederá el poder al peronista Alberto Fernández- para tratar una decisión que desde su cartera calificaron de “inesperada” y que, afirmaron, se tomó sin “ninguna señal” a los gobiernos argentino y brasileño ni al sector privado.

Los altos funcionarios se comunicaron con la embajada estadounidense en Buenos Aires para hacerles llegar sus peticiones: una conversación con el secretario de Comercio de EE UU, Wilbur Ross, que tendría a Sica como interlocutor, y con el vicesecretario del Departamento de Estado, John Sullivan, con quien hablaría Faurie.

El embajador argentino en Washington, Fernando Oris de Roa, también se comunicó con la Secretaría de Comercio de EE UU para “entender la magnitud de esta declaración y cómo cambian los acuerdos” comerciales ente los dos países.

Asimismo Sica contactó a representantes del sector privado para “evaluar el impacto sobre sus niveles de producción y exportación, y activar sus contactos internacionales con las cámaras representativas”.

Por otra parte, el Ministerio de Producción y Trabajo informó que está gestionando con el gobierno brasileño para definir “una posición y acciones conjuntas”.

En tanto, la Cámara Argentina del Acero advirtió sobre el impacto adverso que tendrá en el sector la decisión anunciada por Trump y solicitó al Estado argentino que “arbitre los medios necesarios para revertir la medida anunciada, la cual perjudicaría la producción siderúrgica argentina y al empleo local”.

La medida de Trump también causó conmoción en Brasil, que representa alrededor del 14 por ciento de todas las importaciones de acero de Estados Unidos y es su segundo proveedor detrás de Canadá.

El Instituto Aço Brasil, que representa a las siderúrgicas de ese país, expresó su “perplejidad” y aseguró que no hay “ninguna iniciativa del gobierno en el sentido de desvalorizar artificialmente al real”.

La moneda brasileña se depreció un 5 por ciento desde inicios de noviembre frente al dólar, batiendo sucesivos mínimos históricos. La semana pasada, superó por primera vez los 4,27 reales por dólar, frente a 4,01 a inicios de noviembre.

Analistas atribuyen la depreciación a las incertidumbres generadas por la guerra comercial entre China y Estados Unidos y a las dudas de los inversores sobre las reformas económicas planeadas por Bolsonaro.

En 2018, Estados Unidos importó más de 3,98 millones de toneladas de acero de Brasil, por un valor de casi 2.500 millones de dólares, según datos del Departamento de Comercio de Estados Unidos.

Cabe señalar que Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de acero y aluminio argentinas, lo que representa un mercado de 700 millones de dólares, según datos oficiales.

El año pasado, Estados Unidos importó 168.922 toneladas de acero de Argentina, lo que representa 220,25 millones de dólares, según datos suministrados por el gobierno estadounidense.

RECLAMO A LA RESERVA FEDERAL

En sus tuits, Trump también instó a la Fed (Reserva Federal), el emisor estadounidense, a tomar medidas para que otras naciones “ya no se aprovechen” de la fortaleza del dólar.

“La Reserva Federal también debería actuar para que los países, que son muchos, ya no se aprovechen de nuestro dólar fuerte al devaluar aún más sus monedas. Esto hace que sea muy difícil para nuestros fabricantes y agricultores exportar sus productos de manera justa. ¡Bajar las tasas y aflojar, Fed!”.

La Fed ha reducido las tasas de interés de referencia tres veces este año, en medio de una desaceleración de la economía global y el impacto de la amplia ofensiva comercial de Trump, principalmente dirigida contra China. Pero ha señalado que es improbable un nuevo cambio pronto.

A pesar de que muchos economistas lamentan la imposición de aranceles punitivos estadounidenses a cientos de miles de millones de dólares en importaciones, y los agricultores se quejan de ser objetivo de las medidas de represalia, Trump volvió a defender esta estrategia, señalando que Washington cobró “enormes sumas de dinero” gracias a ellos. (AFP , AP y EFE)

700
millones de dólares anuales. Se estima que es el mercado anual de exportaciones de acero y aluminio argentinos a EE UU, principal destino de esos productos. De ambos sectores, la mayor exportación de Argentina es en aluminio, donde la principal empresa exportadora es Aluar. En tanto las exportadoras de acero son Acindar y el Grupo Techint con sus compañías Tenaris y Ternium.
2.500
millones de dólares. Es el valor de las más de 3,98 millones de toneladas de acero de Brasil que Estados Unidos importó en 2018.
Devaluación
Brasil estuvo al borde de la recesión este año y Argentina va rumbo a su 2º año de contracción económica, lo cual llevó al debilitamiento de las monedas de ambos países frente al dólar. Desde marzo de 2018, el real se depreció 22,99% frente al billete verde, y el peso, 67,23%.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla