Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El rebrote de las tomas ilegales de terrenos sacude a la periferia platense

De la usurpación a la venta de lotes en las redes: cómo lucran con la urgencia habitacional

Con logística cada vez más aceitada crece la oferta de tierras intrusadas. Este año hubo una decena de casos de magnitud. En Olmos denuncian que ya utilizan “inteligencia previa” con información catastral. Punteros, impunidad y actitudes mafiosas. Piden medidas

en el retiro la usurpación lleva más de un año. las tierras iban a ser destinadas a un plan de viviendas, pero las ocuparon / C. santoro

Las usurpaciones en la periferia platense tienen un capítulo nuevo casi todas las semanas. Propietarios de terrenos y desarrolladores piden medidas de prevención para evitarlas. Y los vecinos que las padecen al llegar a las inmediaciones de sus viviendas, se lamentan y claman por una rápida respuesta judicial y policial para desactivarlas. En el medio, el negocio ilegal crece y arma un modus operandi en el que hasta se ofrecen tierras tomadas en las redes sociales.

En las últimas horas, vecinos de Olmos plantearon que a todo lo conocido se le ha sumado un condimento más: “Inteligencia previa con observación del terreno y consultas a vecinos sobre el estado del terreno, planos y datos catastrales muy precisos”. Al menos es lo que creen que ha ocurrido con un terreno de cerca de tres hectáreas en la zona de 506 entre 196 y 202, donde hay tierras bajas e inundables. El dueño, incluso, trató de hacer la denuncia para prevenir.

Distintos sectores consultados por este diario remarcan que hay una figura excluyente: el “puntero político” que en muchos casos cuenta con una base de datos de cada zona en la que desarrolla su actividad y es el eslabón inicial de potenciales tomas de tierras.

Se presume que se habría armado una especie de “protocolo” de los usurpadores: merodean, se meten, lotean y proponen la venta de esos espacios ocupados a precios que para el mercado oficial pueden resultar irrisorios, ya que representarían un 10 por ciento del valor real, aproximadamente.

Un terreno usurpado de 10 metros por 30 metros se puede vender en hasta 200.000 pesos. En el mercado legal, con servicios, papeleo y gestiones administrativas, un terreno similar puede trepar a casi 2.000.000 de pesos, según integrantes de la Cámara de Desarrolladores urbanos local -ver aparte-.

El avance de las usurpaciones (ver gráfico), llegó también a las redes sociales, fundamentalmente Facebook, donde hay grupos que ofrecen tierras en valores que van desde los 50 mil pesos a los 150 mil pesos, en distintos barrios de la periferia local.

El caso de Olmos, que esta semana se transformó en disparador de otra ola de preocupación, está comprendido por un predio de 15 hectáreas. Doce están en pleno desarrollo productivo agrícola, a través de alquileres a medieros. Las otras tres que habrían sido “monitoreadas”, por los presuntos impulsores de una posible intrusión no serían aptas para la producción. Bajas e inundables, fuera de la zonificación para construir, se transformaron en un imán de posibles usurpadores, según cuentan vecinos de la zona.

En esta oportunidad apareció un grupo de personas que se habrían presentado como “punteros políticos”, con planos y datos catastrales muy precisos. Esta situación despertó la reacción vecinal y como contrapartida realizan “patrullajes” para evitar que se tomen las tierras.

Las sospechas crecieron en el barrio, porque a los presuntos punteros políticos se los vio realizando mediciones y consultas a los vecinos de la zona que apuntaban a saber si las tierras, apartadas de la zona productiva, podrían estar abandonadas.

Asesores legales del propietario de las tierras en cuestión, informaron a este diario que “se intentó hacer la denuncia en la comisaría de Olmos y le respondieron que no podían tomarla porque es una tentativa. Al parecer tiene que esperar a que se tomen los lotes. Una vez que ocurra eso, se puede hacer la denuncia con el título de propiedad en mano”.

CON LA TENTATIVA NO ALCANZA

Fuentes de la seccional policial de Olmos explicaron a este diario que “no existe el delito o la tipificación de una tentativa de usurpación. ¿A quién se imputa por estos casos?. Si al llegar al lugar no se encuentra nada, ni a nadie, no hay forma de avanzar en la investigación. Lo que se puede hacer es tomar el tema como punto de recorrida para hacer rondines preventivos”.

Desde una de las fiscalías penales se apuntó que “el procedimiento policial en ese caso está bien. Ahora, si estamos hablando de un camión que estaciona en la zona, que empiezan a lotear, que hacen el trabajo de ocupación, ahí surgen elementos para tomar la denuncia y actuar en consecuencia”. También indicaron que “varias tomas prosperan porque no hay una reacción policial y judicial lo necesariamente activa para abortarlas”.

En Olmos quinteros hacen “patrullajes” para evitar que se tomen las tierras de 506 y 196

Por su parte, una abogada que tiene experiencia en casos de representación de propietarios de terrenos usurpados, y prefirió no dar su nombre por temor a represalias, dijo a este diario que “el nuevo Código Civil promueve realizar medidas preventivas. Parece que para estos casos no se aplica. Además, ocurre que muchos jueces penales se inhiben de seguir en las causas, y la resolución de las denuncias terminan resolviéndose en el fuero civil y comercial, en un proceso que es costoso en tiempo y dinero, y termina haciéndose cargo de los gastos el propietario que trata de recuperar su predio, porque el que lo está ocupando no tiene recursos para pagarlo”.

En los años electorales, coinciden distintas fuentes consultadas, suele producirse la mayor cantidad de tomas de terrenos o intentos. Desde el colegio de Martilleros local, informaron que “desde el año pasado estamos alertando que en un año electoral iba a recrudecer la cantidad de intentos de tomas de tierras, y ante esa situación se debía generar un plan preventivo. A su vez, entendemos que es motivo de investigación la filtración de datos, planos y elementos que permiten iniciar algunas usurpaciones”.

“SE APROVECHAN DE LA GENTE”

Los desarrolladores inmobiliarios apuntan que “hay una mafia que lucra con la necesidad de la gente que necesita resolver el problema de la vivienda. Tenemos casos todas las semanas y ya hemos hablado con autoridades municipales para que se haga algo al respecto y se combata esta práctica que hace mucho daño a diferentes sectores. Muchas veces, el que usurpa un terreno no se queda en él, trata de comercializarlo”.

Las redes sociales, como por ejemplo Facebook, pasaron a ser una plataforma de “oferta” de terrenos ofrecidos para la venta tras haber sido tomados. Según se dio a conocer en los últimos días, se conoció un caso en el que una persona compró en 50.000 pesos una pequeña parcela en la zona oeste del Gran La Plata, sin avales formales para certificar la operación que se hizo en efectivo: terminó desalojado y perdió el dinero que pagó en su momento.

Porque trabajan en negro, o no reúnen los requisitos para acceder a un crédito bancario, no son pocos los que se vuelcan a realizar esta clase de operaciones en la clandestinidad absoluta, según contaron distintas s vinculados a la actividad.

¿entrega de datos?

A diferencia de lo que opinan en la Cámara de Desarrolladores urbanos de la Ciudad, donde creen que hay una estructura mafiosa que se aprovecha de distintos sectores, para funcionarios judiciales la Ciudad no padece tal situación y se trataría de casos puntuales.

Para la justicia penal, la flagrancia (encontrar el hecho en pleno desarrollo) es vital para el avance de cualquier procedimiento. “No se puede avanzar sobre presunciones que no están basadas en elementos concretos, de lo contrario hay que cuidar todos los lotes ante la amenaza permanente de que pueda ser tomado”, dijo uno de los fiscales penales consultado por este medio.

Otro tema que preocupa a las inmobiliarias y a propietarios de casas y departamentos en el casco urbano es que en los últimos meses apareció gente que se dedica a ver datos, sucesiones vacantes, posesiones de inmuebles o boletos de compra sin respaldo y tratan de meterse para usurpar los inmuebles. Los martilleros locales apuntan que “urge hacer actividades preventivas, entre organismos oficiales, profesionales y sectores que tienen vínculo con la actividad para desarrollar actividades preventivas”.

“Puntero”
En noviembre de 2015 un “puntero” estuvo detenido y procesados sospechado de promover una toma de tierras de 154 y 415. Además se lo investigó por “amenazas” e “incitación a la violencia”. Fue uno de los pocos casos en la Región en los que se avanzó judicialmente sobre los “instigadores”
Impuestos
Los propietarios de tierras usurpadas suelen plantear que deben seguir pagando los impuestos por esos terrenos, pese a no tener posesión. Un jubilado, dueño de un lote en 90, 20 y 21, acumulaba ya una deuda de $8.000, sólo de impuesto municipal, por un terreno que lleva 4 años usurpado.
Censo
Desde Tierras y Vivienda de la Municipalidad aseguraron recientemente que está en marcha un plan que se va a encargar de censar los asentamientos que tienen muchos años de formación, aunque no contempla las tomas recientes. Afirman que buscarán “regularizar” la situación de unos 200 predios.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla