Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $102,00
Dólar Ahorro/Turista $168.30
Dólar Blue $180,00
Euro $119,79
Riesgo País 1601
Información General |Coronavirus
Experiencias platenses en países que le empiezan a decir adiós a la pandemia

En los últimos días varios estados del hemisferio norte eliminaron restricciones. Un avance a la normalidad condicionado por la inquietud ante las nuevas variantes. Cómo lo viven algunos radicados en esas naciones

Experiencias platenses en países que le empiezan a decir adiós a la pandemia

reapuertura de disneyland parís, la última semana. En Francia desde hoy se dejará de lado el toque de queda después de siete meses/ap

20 de Junio de 2021 | 03:21
Edición impresa

El de hoy no será un domingo cualquiera en Francia y Laura Caraballo, una historiadora del arte platense que trabaja en la Universidad Clermont Auvergne, en la ciudad de Clermont Ferrant (región París), lo esperó en los últimos días con un entusiasmo cauto. Es el día en que, después de siete meses de vigencia, dejará de regir el toque de queda dispuesto por la crisis sanitaria desatada por el coronavirus. Y este avance hacia la normalidad sucede a pocos días de que dejará de ser obligatorio el uso barbijos al aire libre.

“No hay una sensación de que la pandemia se terminó, pero sí la esperanza de que podamos volver a cierta normalidad”, dice Laura para describir el ánimo social que reina frente a la caída de varias restricciones, un ánimo que coexiste con la preocupación por la llegada de la variante Delta, más contagiosa y agresiva, la misma que hizo dar marcha atrás a Inglaterra en la toma de medidas similares.

Para Laura el fin de estas y otras restricciones abre la posibilidad de hacer un viaje a Barcelona para visitar a su hermana, postergado por la pandemia, y acerca las chances de volver a la vida académica presencial y llevar adelante los proyectos vinculados al estudio de la historieta que lleva adelante y que incluyen una exposición que la crisis sanitaria obligó a postergar.

Como Francia, fueron varios los países del hemisferio norte que eliminaron restricciones para prevenir el coronavirus en los últimos días. El que hizo punta fue Noruega país que dio “por finalizada la pandemia” a principios de la semana través del jefe médico del Instituto de Salud Pública, Preben Aavitsland, quien sin embargo, también dejó espacio para un llamado a la cautela: “El fuego en el bosque acabó y la gente y las viviendas ya no corren peligro, pero quedan rescoldos que pueden encenderse un poco aquí y allá, por lo que hay permanecer vigilantes”, sostuvo.

También estados de Estados Unidos como California o Nueva York coincidieron en dar por concluida la pandemia e incluso en la última ciudad hubo fuegos artificiales el último miércoles para celebrarlo.

Entre los países en los que el avance de la vacunación, la caída del número de casos y la inminencia de los días cálidos llevaron a bajar las restricciones se cuenta también Italia, donde a partir del lunes todas las regiones del país (excepto la de Aosta) se consideran de color “blanco”, vale decir, sin restricciones salvo el uso de mascarilla.

En los Países Bajos el Gobierno aceleró el viernes último la desescalada, relajando la mayoría de las restricciones incluido el uso de mascarillas y el teletrabajo. con lo que a partir del 26 de junio prácticamente toda la vida social volverá a ser permitida siempre que sea posible “mantener la distancia interpersonal, no darse la mano y permanecer en casa si se presentan síntomas”.

La mayoría de estos anuncios se hicieron en el curso de la última semana en la que otros hechos reforzaron al idea de una mayor apertura en el mundo frente al coronavirus a partir del avance de la vacunas.

Uno de los más conmovedores se conoció el martes último cuando se difundió un video en el que se ve el momento una maestra informa a sus alumnos en una escuela de Israel que ya no es obligatorio utilizar barbijos en espacios cerrados. Los chicos responden con un eufórico festejo. En ese país, el uso de barbijos en espacios públicos ya no era obligatorio desde abril.

En este contexto, este diario consultó a platenses que viven en Israel, Italia y Francia, tres de los países que eliminaron restricciones a partir del avance de la vacunación y la caída de los contagios.

“No hay una sensación de que la pandemia terminó. Preocupan las nuevas variantes”

Platenses como la mencionada Laura Caraballo, quien destaca que el entusiasmo por una mayor normalidad coexiste por la preocupación por las nuevas variantes. Es por eso, dice, que va a sentir “extraño” el andar sin barbijo por la calle aunque ya no sea obligatorio.

Lo que sí celebra es que el final del toque de queda a partir de hoy se va a traducir en mayores libertades y comodidad para la vida cotidiana.

“Cuando todo cerraba a las 18 la vida se ponía muy difícil: había que ordenar el día para hacer las compras antes de esa hora y a veces se complicaba”, dice la egresada de la facultad platense de Bellas Artes.

“Ya nos olvidamos del corona”

Gabriela Mindlin es platense y junto a su marido, el israelí Cobi Abeksis, viven en Mazkeret Batya, a unos 25 kilómetros de Tel-Aviv, en Israel, un país que en la actualidad tiene alrededor del 70% de su población vacunada y donde los signos de la pandemia “ya no se ven en las calles”.

“Si vas caminando por las calles no vas a percibir la alarma por el corona. Ya nos olvidamos del corona”, dice Cobi, quien agrega que “los barbijos, que desde abril ya no eran obligatorios al aire libre, dejaron de serlo también en espacios cerrados en los últimos días”.

“El domingo pasado fue el primero en que, por ejemplo, no se usaron barbijos para presenciar deportes en espacios cerrados, como el básquet”, relata.

Cobi, quien dice haber viajado numerosas veces a La Plata antes de que se declare la pandemia, agrega que las restricciones fueron cayendo paulatinamente después de una campaña de vacunación agresiva desarrollada entre enero y abril que permitió que el país, habitado por 9 millones de personas, alcanzara la inmunidad de rebaño, con entre el 65 y 70% de su población vacunada.

Es por eso que opina que lo fundamental en la lucha contra el coronavirus es “vacunar, vacunar y vacunar”.

“Yo participé de la campaña de vacunación y tuvimos algunas ventajas, como que toda la población tiene seguro social, a través del cual se podía acceder a la información clínica. Así llegó un momento en que se salía a vacunar con una tablet, donde a partir del número de documento y el nombre se obtenían todos los datos necesarios y se vacunaba”, cuenta Cobi, quien indica que “vacunar en pandemia es como empujar una piedra hacia arriba en la ladera de una montaña. Representa un gran esfuerzo, pero cuando se llega al pico, la piedra cae sola por la otra ladera. Lo importante es vacunar”.

No obstante la caída de las restricciones en la mayor parte de las actividades cotidianas, existen puntos sensibles donde persisten, relata Cobi.

Entre ellos se cuentan los aeropuertos, los hospitales y las residencias de adultos mayores, sitios en los que la prevención es prioridad como en los días más difíciles de la pandemia.

“En la calle ya nos olvidamos del virus. Pero hay medidas en hospitales y aeropuertos”

Los aeropuertos son puntos espacialmente controlados para evitar lo más temido: la propagación de las nuevas variantes, sobre todo la Delta, surgida en la India, más agresiva y contagiosa y que hoy amenaza con convertirse en la predominante en todo el mundo.

Para Cobi, que trabaja en el sector turístico, una de los primeros efectos del retroceso de la pandemia fue la recuperación de la economía.

“A medida que las restricciones fueron cayendo todos los sectores pudieron volver al trabajo y el país volvió a respirar”, cuenta.

Con todo, en su propio sector, el regreso a la plena actividad fue con cambios: “si antes me dedicaba sobre todo al turismo receptivo, ahora lo hago al turismo interno, porque uno de los aspectos negativos que siguen vigentes es que Israel todavía no se ha abierto al mundo y no estamos recibiendo turismo masivo del exterior”.

Además del impacto económico, otro fenómeno que se observa es un interés reforzado de la gente por las actividades al aire libre.

“El israelí disfruta de este tipo de actividad, pero desde que cayeron las restricciones hubo una explosión de salidas. Los fines de semana se hace muy difícil conseguir hotel en centros turísticos internos o lugar en las playas. Es como que toda la gente quiere estar afuera, disfrutando de la naturaleza y el aire libre”, cuenta Cobi.

Lejos de allí, en Milán, la platense Natalia Segura dice que en esa ciudad del norte de Italia “prácticamente todo está volviendo a la normalidad: el toque de queda desde esta semana no existe más, se puede comer en el interior de un restaurante y hasta ir al cine o al teatro”.

Con todo, asegura que ese regreso a la vida sin restricciones “es un regreso con conciencia”.

“La población sabe que hay nuevas variedades del virus que representan una amenaza y es consciente de la necesidad de prevenir. Todos sabemos que se puede volver atrás con las medidas si alguna de estas variedades contagiosas se transforma en un problema”, dice Natalia.

La platense, que trabaja como encargada de una zapatería en Milán, dice que en su caso particular el regreso a cierta normalidad va acompañado de mucha cautela”.

Tuve Covid y siete meses después todavía no estoy del todo recuperada, así que sé que es algo muy serio. Por eso me entusiasma volver a una vida más normal, pero con mucha conciencia de que el peligro no terminó.”

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Cobi Abeksis y Gabriela Mindlin, viven en Israel “Si vas caminando por las calles no vas a percibir la alarma por el coronavirus. Ya nos olvidamos del coronavirus. El barbijo sólo se usa en los centros de salud y hogares de ancianos y ya no es obligatorio en otros ámbitos. La clave es vacunar, vacunar y vacunar”.

Laura Caraballo, vive en París “No hay una sensación de que la pandemia se terminó, pero sí la esperanza de que podamos volver a cierta normalidad. Desde el último jueves el barbijo ya no es obligatorio en espacios abiertos y desde el domingo (por hoy) ya no hay más toque de queda”.

Natalia Segura, vive en Milán “Prácticamente todo está volviendo a la normalidad: el toque de queda no existe más, se puede comer en el interior de un restaurante o ir al cine”. Pero la gente es consciente: sabe que hay nuevas variedades del virus y que se puede volver atrás con las medidas”.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla