Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,89
Dólar Ahorro/Turista $138.42
Dólar Blue $169,00
Euro $96,04
Merval 0,00%
Riesgo País 1481
Espectáculos |PARA NO ABURRIRSE
Recomendados para la cuarentena: el maravilloso mundo animado para adultos

“BoJack Horseman” lidera el camino: los dibujitos ya no son cosa de chicos y las plataformas on demand lo saben

Recomendados para la cuarentena: el maravilloso mundo animado para adultos

“BoJack Horseman”, un caballo parlanchín alcohólico, estrella en desgracia de la TV, es el comodín de Netflix

25 de Marzo de 2020 | 04:43
Edición impresa

En los inicios, la animación (la animación de la industria estadounidense, es decir) era para adultos: pequeños cortos se emitían antes de las películas con escenas algo subidas de tono, viñetas picarescas que el código Hays censuraría para siempre, dando lugar al monopolio de Disney sobre el cine animado. Contando la historia mediante trazos gruesos, los cereales haría el resto: el dibujo animado del sábado por la mañana, para acompañar un nutritivo desayuno auspiciante, se volvió la norma cuando las tevés invadieron las casas.

Claro que si se toma un poco de distancia, esto de adjudicar una franja etárea a un medio para narrar historias como cualquier otro es arbitrario: pero así nos condicionó a pensar la industria norteamericana durante décadas de películas animadas para las vacaciones de los más chicos y canales dedicados a los dibujitos infantiles, un prejuicio tan difícil de romper que durante años muchos seguidores de la forma miraron animación a escondidas, avergonzados.

Pero todo cambia: MTV sembró la semilla para otras animaciones con series orientadas a los jóvenes como “The Maxx”, “Beavis y Butthead” y “Daria”, y de esa semilla nacieron los animadores que distorsionaron lo límite entre lo “familiar” y lo adulto en Nickelodeon y Cartoon Network, y también Adult Swim, segmento dedicado solamente a la animación para adultos que mostró golazos como “Robot Chicken” y “Aqua Teen Hunger Force”.

Todo, mientras “Los Simpson” se revelaba como muchísimo más que una caricatura para los chicos: desde los márgenes, la versión adulta del medio comenzó a moverse hacia el centro, un giro que impulsó aún más Netflix, cuando sus algoritmos le señalaron que había un público criado en base a las mencionadas series, ávido de novedades.

El caballito de batalla de Netflix, en este sentido, es sin dudas “BoJack Horseman”: la serie sobre un caballo parlanchín alcohólico, estrella en desgracia de la industria televisiva, comenzó como una parodia disparatada y evolucionó rápido hacia una oscura y dolorosa comedia que atravesó temas como la depresión, la adicción, el abuso sexual y la toxicidad masculina, con un final, recientemente estrenado, estremecedor.

El éxito de “BoJack” impulsó a la creación de otras series originales para adultos en Netflix, con pocos aciertos, pero también algunas genialidades como “Big Mouth”, la serie sobre la pubertad de un grupo de niños de 12 años y su convivencia con su “monstruo hormonal”, que algunos padres eligen ver con sus chicos para ahorrarse explicaciones complicadas sobre la sexualidad.

El servicio on demand también invirtió en producciones ajenas para engordar su oferta de animación para adultas, y en su grilla se pueden encontrar varias joyas más, como “Archer”, “Rick y Morty” y “Final Space”. Y de hecho, las caricaturas para adultos se han transformado en un producto a invertir para las plataformas: Prime Video lanzó recientemente “Undone”, una serie lisérgica (y algo menor) del creador de “BoJack Horseman”, Raphael Bob-Waksberg, animada mediante la técnica de la rotoscopia; y Disney + promociona como parte central de su catálogo (que algún día aterrizará en Argentina) las temporadas completas de “Los Simpsons” y “Futurama” (pueden verse por Flow, al igual que otro clásico, “South Park”).

Hay, claro, mucho más si se escapa al sistema industrial estadounidense. Dentro del mismo país, Don Hertzfeldt producía rarísimas y conmovedoras animaciones de forma totalmente independiente, y si viajamos a Europa y Asia, la oferta es infinita. Algunos destacados: Netflix tiene a la nominada al Oscar “Perdí mi cuerpo”, y también el catálogo de Ghibli, otro que diluye las fronteras adulto/infantil, con cintas oscuras y atrapantes como “La Princesa Mononoke” y “El viaje de Chihiro”.

Porque, después de todo, es tan arbitrario pensar al medio animado como un medio para chicos, como imaginar que una película es “solo” para chicos o para adultos: los mismos estudios ya se han dado cuenta de eso, ofreciendo cintas “para toda la familia” con una batería de temas y guiños “para los papis”. A veces sale bien, como en “Lego: la película” y “Teen Titans” (ambas, por Flow).

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla