Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,60
Dólar Ahorro/Turista $175.89
Dólar Blue $200,50
Euro $120,68
Riesgo País 1827
Deportes |GIMNASIA VOLVIÓ A PERDER: 2-0 ANTE LANÚS COMO VISITANTE
Un equipo que parece ser de cristal que se hace añicos

Estaba jugando de igual a igual contra el ahora puntero del torneo. Pero se durmió en una pelota parada y sufrió una expulsión. No tuvo retorno. La dupla tendrá un partido más

Martín Cabrera

Por: Martín Cabrera
mcabrera@eldia.com

26 de Agosto de 2021 | 04:59
Edición impresa

Lo de Gimnasia ya es motivo de análisis y debate. No tiene paz, y tampoco resultados que le den confianza ni tranquilidad. Quedó afuera de la Copa Argentina, su gran objetivo del semestre y ayer volvió a perder por el torneo, donde registra tres partidos sin ganar y apenas dos triunfos en 9 jornadas.

Lanús le ganó 2-0 en la Fortaleza, resultado que tiene poco para discutirse, pese a la entrega de los jugadores y la sensación de que algo mejor se está gestando. Al menos en comparación con lo mostrado hace una semana en la cancha de Banfield, en el fatídico compromiso ante Argentinos, el que desató una tormenta que no figuraba en el pronóstico.

Gimnasia salió a jugar de otra manera, pese a que enfrente tenía a un rival muy complicado que suele hacerse fuerte en su cancha. Poco le importó que estuviese a tiro de la punta, la que alcanzó gracias a los tres puntos de ayer.

En el concepto inicial el equipo de la dupla Martini-Messera salió mejor. Con Brahian Alemán como estratega, con el Pulga Rodríguez movedizo y buscando siempre la pelota dentro del área, con las corridas de Eric Ramírez por la derecha y la inquietante presencia de Johan Carbonero por la izquierda. Pero...

A los 30 segundos el colombiano pisó el área chica y, en el momento de su remate, se dejó caer ante una sujeción. Primer aviso. El segundo fue un cabezazo de Luis Rodríguez muy parecido al del domingo contra River que atajó el arquero. Iban 8 minutos y parecía que podría haber batacazo en el Sur y que la racha adversa de los 10 partidos sin ganar de visitante estaba por romperse.

Pero no. Otra vez el equipo mostró que no tiene fortaleza. Y los rivales no le perdonan ni el más mínimo error. A los 14 minutos, un preciso centro desde la izquierda de Esquivel cayó al corazón del área, para que José López saltara entre los centrales para clavar el gol de cabeza.

Y cuando el Lobo intentaba empatar, con un planteo más ofensivo que últimamente, el partido se complicó del todo a los 27 minutos. La expulsión de Carbonero tras un manotazo sobre Belmonte (50% irresponsable y 50% infantil) dejó al equipo en desventaja en todo sentido. Y si bien mantuvo la intensidad y la vocación ofensiva, nunca más pudo agarrar las cuerdas del partido.

En los últimos cuatro partidos sufrió cuatro expulsiones. Demasiada ventaja

 

El golpe final lo dio Ángel González, quien tras un mal centro de Alemán con todo el equipo jugado en ataque, quedó mano a mano en una larga corrida que terminó con una buena definición ante la salida de Rodrigo Rey. Fue el 2-0 a los 35 minutos que empezó a bajarle el telón a otra función con final no deseado para los albiazules. El reproche al equipo tras esa jugada es que todavía quedaba mucho por delante para jugarse y no había necesidad de descuidarse de esa manera.

De todos modos Gimnasia siguió buscando el gol. Con la idea del comienzo y mucha vergüenza fue para adelante. Y casi tiene premio a los 2 minutos del complemento, cuando un rechazo de Belmonte pegó en Germán Guiffrey y la parábola sorprendió al arquero local.

Pese a sus ganas el equipo fue perdiendo fuerza. Ese rebote y un remate desde afuera del área de Alemán fueron las únicas jugadas de riesgo. Por eso al segundo tiempo le sobraron 25 minutos. El Lobo se empezó a quedar sin recursos futbolísticos ni físicos. Para colmo desde cada banco de suplentes llegaron soluciones diferentes y evidenciaron todavía más la desigualdad entre un equipo y otro.

Entraron Matías Miranda, Nicolás Colazzo, Alexis Domínguez y Lautaro Chávez. Ninguno pudo subirle la vara a un equipo que no puede ganar ni siquiera cuando hace méritos como para “llevarse algo”.

El Granate siguió esperando en su campo para apostar a alguna contra rápida y en superioridad numérica. Tuvo chances, con las corridas de González por derecha y algunas del pibe López. Y el juego del seleccionado Pedro De la Vega. Pero no fue efectivo como en el primer tiempo. También hizo alguna de más. Por eso -y sólo por eso- el partido siguió 2-0 para que la llama de la ilusión no se apagase por completo. Pero el partido parecía sentenciado desde ese fatídico minuto 27. Nueva derrota para Gimnasia y otra vez los nubarrones, que a esta altura son un tormenta que no se quiere ir.

La dupla seguirá un partido más. Una chance más para romper una racha que además de molestar preocupa de cara al futuro. Una racha que hizo recalcular los objetivos para un semestre que había empezado lleno de ilusión por la llegada del Pulga. Pero Gimnasia parece ser un equipo de cristal que se hace añicos ante la primera adversidad. Y en los últimos partidos tuvo demasiadas complicaciones.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Rodrigo Holgado volvió a ser titular en Gimnasia. El delantero todavía no convence / Fotobaires

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla