Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Continúan los ataques de menores contra edificios: esta vez forzaron una puerta en 48 y 10
16 de Noviembre de 2019 | 14:38

Un nuevo ataque contra un edificio perpetrado por jóvenes, presuntamente menores de edad, tuvo lugar en las últimas horas en un sector céntrico de nuestra ciudad. 

El intento de ingreso tuvo lugar alrededor de las 2.30 de la mañana en el frente de un edificio ubicado en calle 48, entre 9 y 10, cuando dos jóvenes forcejearon la puerta de ingreso de esta estructura de altura.  

Pese a la fuerza que aplicaron entre los dos, la puerta resistió y los jóvenes no pudieron cumplir con su cometido. El material fílmico fue aportado por un vecino que expresó su preocupación por lo sucedido. 

Se trata de un hecho que se suma a otros similares que vienen teniendo lugar en las últimas semanas en los que se repite la misma modalidad: vulnerar el ingreso de un edificio para tomar algún objeto de valor que esté a mano y darse a la fuga.

Es que un calco de esta mecánica tuvo lugar el pasado martes, alrededor de las 4 de la madrugada cuando seis adolescentes en motos intentaron vulnerar el ingreso de un edificio ubicado en 27 entre 66 y 67.

Como viene informando informando EL DIA, estas acciones terminan a veces sólo en un intento, como en esta oportunidad, aunque se han reportado casos en los que los ladrones logran cumplir su cometido y se llevan una bici o una moto. 

De todas maneras, pese al desenlace lo que siempre se repite es la operatoria. Como si se siguiera una receta, los golpes suelen comenzar con dos sujetos por lo general encapuchados a bordo de una moto que hacen una inspección ocular en las inmediaciones de los garaje. 

Luego se estudia la estructura de los portones hasta encontrar un punto vulnerable y más tarde se los violenta para poder ingresar. Toda esta secuencia suele ocurrir en horas de la noche o la madrugada, aprovechando el poco movimiento y la escasa luz.

El fin ulterior de estos procedimientos es tomar lo que esté a manos (bicicletas, motocicletas) y darse a la fuga. 

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla