Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $98,64
Dólar Ahorro/Turista $162.76
Dólar Blue $145,00
Euro $115,29
Riesgo País 1594
Revista Domingo |SOBREPESO, MALTRATOS Y ACOSO
Tendencias: adolescentes y el cuerpo del otro, desaprobaciones que generan daño

Cuatro de cada diez jóvenes en etapa escolar dice haber sido ofendido por comentarios sobre su físico, y en especial sobre su peso, en tiempos en que la obesidad afecta a casi la mitad de los chicos de entre 5 y 17 años

Tendencias: adolescentes y el cuerpo del otro, desaprobaciones que generan daño
14 de Marzo de 2021 | 07:07
Edición impresa

Cuatro de cada diez estudiantes de escuelas secundarias argentinas reconoce haber recibido en el ámbito escolar un chiste o comentario que lo ofendió o generó incomodidad, y ocho de cada diez de esos comentarios estaban vinculados al aspecto físico, talla, peso, o vestimenta. Y de todos esos “aspectos”, las mayores burlas apuntaban a los más “gorditos”, sin que la mayoría de los agresores cayera en la cuenta que el de la obesidad infantil es un tema que excede a la voluntad de quien la padece, más aun cuando en nuestro país el exceso de peso en menores de 5 años tiene una prevalencia del 13,6%, mientras que en el grupo de entre 5 a 17 años, la cifra alcanza al 41,1% de esa población.

Las cifras de los chicos que dijeron sentirse desaprobados por su aspecto físico, surgieron de la primera encuesta nacional sobre Diversidad y Discriminación en la Escuela realizada por la Fundación “Encontrarse en la Diversidad”, que fue dirigida a estudiantes de nivel medio durante los meses de agosto y septiembre de 2020 en contexto de cuarentena como medida preventiva del coronavirus COVID-19, y las consultas tuvieron como eje la diversidad y discriminación en la escuela.

Del total del público encuestado, el 43% respondió haber recibido en la escuela un chiste o comentario que lo/la ofendió o generó incomodidad, y de esas respuestas, el 86% señaló que los sobrenombres o aproximaciones incómodas referidas a su cuerpo estuvieron vinculadas. Además, 9 de cada 10 adolescentes respondieron haber presenciado una situación de maltrato, burla o acoso, y 4 de cada 10 manifestaron no haber intervenido.

Florencia Casabella, psicóloga especialista en adolescencia y niñez, señala que “el maltrato, o lo que se conoce como bullying o acoso en la escuela, puede impactar en el corto plazo en el adolescente víctima generando sentimientos de vergüenza, tristeza o incomodidad, de los cuales podrá reponerse rápidamente en tanto el efecto del maltrato ceda. Pero lo verdaderamente preocupante es el impacto psicológico que puede generar la burla o la discriminación sistemática. En esos casos es muy frecuente el desarrollo de una depresión o consumos problemáticos asociados, y frente a la búsqueda de la reproducción de estereotipos de belleza pueden desarrollarse trastornos en la alimentación”.

En ese sentido, agregó que “lo más complejo del acoso en la escuela es que va desarrollando en la víctima un sentimiento de humillación que anula su capacidad de hablar y su autoconfianza, profundizando la soledad y el aislamiento. Frente a la vivencia de burla repetida y sistemática, será fundamental el tratamiento psicológico; y en términos de prevención, es de suma importancia la intervención temprana desde el nivel inicial que aborde e incluya la tolerancia a la diferencias; no solo entre los niños y adolescentes, sino también entre los adultos”.

La encuesta mostró también que las mujeres son las que más reciben un apodo referido a su cuerpo que no les agrada, en un 65,22% de los casos.

El 68% de las mujeres declaró haberse sentido incomodadas por chistes o comentarios ofensivos ante situaciones donde presencian la incomodidad de otros/as estudiantes, y el 70% de las mujeres reaccionó ante estas situaciones.

Para la realización de la encuesta, se analizaron 28 variables entre datos generales como lo son edad, nivel educativo, género, y otras preguntas vinculadas a la percepción de los/las jóvenes.

“Las preferencias alimentarias se aprenden en la infancia y persisten en la vida adulta”

Andrés Riviere,
médico

EL EXCESO DE PESO

Las burlas o agresiones por el aspecto físico del otro, se dan en un marco en el que, como quedó dicho, casi la mitad de la población de entre 5 y 17 años padece exceso de peso en nuestro país, dando lugar a una cadena de retroalimentación, ya que mientras esas agresiones generan un daño psicológico que puede dar lugar a trastornos en la alimentación, estos a su vez son generadores de sobrepeso.

“El problema más grave de malnutrición en los niños, niñas y adolescentes en nuestro país – explica la nutricionista Leila Guarnieri, de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC Argentina) - es el exceso de peso, donde incluimos al sobrepeso y a la obesidad. Esto resulta verdaderamente preocupante si consideramos las consecuencias negativas que tiene el exceso de peso en la salud, ya que está relacionado con el desarrollo de las enfermedades crónicas no transmisibles, como, por ejemplo, la diabetes, que hoy estamos viendo que se presentan cada vez más a temprana edad, cuando antes eran consideradas enfermedades de adultos”.

“Esta situación se da a partir de un cambio en el patrón de consumo que se viene dando en los últimos tiempos -añade la nutricionista - con un aumento de productos ultraprocesados, con elevados contenidos de nutrientes críticos como azúcares, grasas saturadas y sodio, en detrimento de alimentos recomendados como frutas y verduras, y este patrón de consumo es peor entre los niñas, niños y adolescentes que en la población adulta”.

“La obesidad es una enfermedad crónica multicausal. Se busca que las personas tomen conciencia sobre el terrible daño que genera al alterar el equilibrio metabólico, inmuno y psicosocial”

Paula Marcotegui,
médica especialista en obesidad

Dentro de estos consumos no saludables, por su parte, las gaseosas, jugos, aguas saborizadas y otras bebidas azucaradas, son responsables del 10% de los casos de sobrepeso, y del 27% de los casos de obesidad en niños y adolescentes de 0 a 17 años, según una investigación del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS).

“Estas cifras merecen especial atención – señala la cardióloga Andrea Alcaraz - porque, de acuerdo con la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud, Argentina tiene una prevalencia de obesidad infantil del 33%, una de las mayores en América Latina, como que entre los 5 y 17 años el 20,7 % tiene sobrepeso y el 20,4 tiene obesidad”.

Los “kilos de más” en niños y adolescentes derivan, como destacan los especialistas, en distintas problemáticas para su desarrollo. El de los aspectos sociales como el “bullying” provocado por muchos de sus pares por un lado, pero también en serios problemas de salud, ya que también incrementan el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, problemas osteomusculares, accidentes cerebrovasculares, asma, cáncer y otras enfermedades.

“Las preferencias alimentarias se aprenden en la infancia y persisten en la vida adulta – señala el médico Andrés Riviere, director ejecutivo del IECS – por lo que limitar el consumo de este tipo de bebidas y otros productos no saludables en chicos y chicas es especialmente importante, siendo que por el consumo de estas bebidas anualmente en Argentina 774 mil niñas, niños y adolescentes sufren obesidad o sobrepeso, y es también una de las causas asociadas a 517.000 casos de sobrepeso y obesidad en hombres y mujeres mayores de 18 años, así como con el 23% de los casos de diabetes diagnosticados en adultos”.

“Es muy frecuente el desarrollo de una depresión o consumos problemáticos asociados, y frente a la búsqueda de la reproducción de estereotipos de belleza pueden desarrollarse trastornos en la alimentación”

Florencia Casabella,
psicóloga especialista en adolescencia y niñez

LAS BURLAS DIFÍCILES DE REMOVER

Cuando un adolescente que no padece los trastornos del sobrepeso se burla o hace comentarios descalificadores sobre el aspecto físico de otro que sí los sufre, seguramente desconoce el origen de lo que critica, así como también el daño que puede provocar. Porque el sobrepeso y la obesidad en los chicos obedece a múltiples factores.

“Al recordar que la obesidad es una enfermedad crónica multicausal, lo que se busca es que las personas tomen conciencia sobre el terrible daño que genera al alterar el equilibrio metabólico, inmuno y psicosocial”, destaca la doctora Paula Marcotegui, médica especialista en obesidad, quien explica que “si bien se acepta que la causa de la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías que se consumen y las calorías que se gastan a través del ejercicio y de las actividades de la vida cotidiana, debemos tener presente que la obesidad es una enfermedad crónica multifactorial. Estudios epidemiológicos han detectado en la población una serie de factores asociados con la obesidad como edad, sexo, raza, alimentación poco saludable, sedentarismo, factores socioculturales, ambientales genéricos y farmacológicos”.

“Aprender que la obesidad no es falta de voluntad y que es una enfermedad ayudará a que no se estigmatice al que la padece -sostiene por su parte la doctora María de los Ángeles Sánchez Calvin, especialista en nutrición y obesidad – y responsabilizarnos y actuar ante el avance de esta epidemia que en nuestro país afecta a niños, jóvenes y adultos. Según FIC Argentina y Unicef, el sobrepeso en adolescentes aumentó de 17,9% a 27,8%, y se vio que los adolescentes de nivel socioeconómico más bajo tienen un 31% más de probabilidades de sobrepeso respecto a los adolescentes del nivel socioeconómico más alto”.

“El problema más grave de malnutrición en los niños, niñas y adolescentes de nuestro país es el exceso de peso, donde incluimos al sobrepeso y a la obesidad”

Leila Guarmieri,
nutricionista de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC Argentina)

“Los tratamientos para quienes la padecen – añade- lleva tiempo, ya que es una enfermedad crónica generada por múltiples causas. Actualmente no podemos vincularla solo a lo que comemos y nos movemos, sino que las emociones relacionadas a la comida son fundamentales, podríamos decir que es un desequilibrio psiconeuroinmunoendocrinometabolico, difícil de pronunciar como difícil de tratar, pero no imposible, si su abordaje se hace de forma multidisciplinaria y se nutre el cambio del paciente empoderándolo con herramientas y estrategias para que recorrer el camino al cambio de hábitos sea posible, y que permitan alejar al paciente de enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, imposibilidades de movimiento, cáncer, hígado graso, aislamiento social, etc.”.

“Por su complejidad -dice finalmente la doctora Juliana Mociulsky, especialista en obesidad y diabetes - la obesidad es una enfermedad tan individual como social, combinando componentes genéticos, biológicos y emocionales. En este sentido, el trabajo colectivo del grupo familiar, compañeros y allegados, puede resultar en un beneficio para emprender juntos el camino de una alimentación saludable. Por el contrario, los gestos de desaprobación o comentarios acusatorios, pueden profundizar los problemas y generar barreras emocionales difíciles de remover”.

 

43%
DE LOS ENCUESTADOS recibió en la escuela un chiste o comentario que lo/la ofendió o generó incomodidad.
86%
DE ESOS CHICOS señaló que los sobrenombres y aproximaciones incómodas referidas a su cuerpo estuvieron vinculadas.
9 de cada 10
ADOLESCENTES respondieron haber presenciado una situación de maltrato, burla o acoso, y 4 de cada 10 manifestaron no haber intervenido.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla