Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Con pocas horas de diferencia

Enero caliente: tiros y puñaladas en otros dos asaltos brutales en la Ciudad

Un menor entró en una casa de diagonal 73, 2 y 3, apuñaló al dueño y éste se resistió, hiriéndolo. En 134 y 42, una banda interceptó a tiros el auto de empleados de una concesionaria. Se llevaron bolsos con plata

La casa de diagonal 73 entre 2 y 3, donde el adolescente se coló durante la madrugada/roberto acosta

la esquina de 134 y 42, donde el auto de los ladrones cruzó al de los empleados de simone/roberto acosta

Alejandra Muriña Vecina de 134 y 42 “ Las víctimas estuvieron varios minutos antes de bajar del auto. Por eso pensamos que uno podía estar herido, pero por suerte no fue así. Cuando se les pasó el susto hablaron con la policía. La pasaron mal”

El ritmo aletargado de esta última quincena de enero se hace sentir en la Ciudad, aunque el fenómeno no aplique del todo para el delito: por estas horas un hombre recibió tres puñaladas e hirió en el forcejeo a un menor que se metió en su casa y amenazó a su familia, horas antes de que dos empleados de una concesionaria fueran atacados a tiros por una banda que los interceptó cuando trasladaban dos bolsos con plata.

En este último hecho, la suerte quiso que todo no pasara de un robo. Ellos terminaron ilesos, aunque aterrorizados.

puñaladas en el mondongo

El primero de los episodios sucedió cerca de las 4 de la mañana de ayer en una casa de diagonal 73 entre 2 y 3, en donde se coló un adolescente de 15 años.

Según declaró más tarde a la Policía el dueño de la propiedad, el menor “ingresó en el domicilio con un cuchillo, con el que le hizo tres puntazos en el torso”, por lo que la víctima reaccionó y se trenzó en lucha con el intruso hasta sacarle el arma blanca y empujarlo a la calle, explicó una fuente que trabajó en el caso.

El chico demorado y el dueño de la casa que quiso robar fueron trasladados a distintos hospitales

En ese forcejeo el chico terminó herido y reducido en la vereda por el damnificado, con la ayuda de un vecino que pasó por el lugar y lo ayudó a retenerlo hasta que llegó la Policía.

Tras el llamado al 911 acudieron móviles del Comando de Patrullas y la Local, cuyo personal se encontró con la víctima y el chico demorado, ambos ensangrentados.

Al primero lo trasladaron al hospital San Martín, en tanto que el menor fue llevado al hospital Rossi, donde fueron asistidos.

La escena del hecho fue preservada hasta que se presentaron los peritos de Policía Científica. Y la causa que se abrió en la comisaría Novena por “tentativa de robo y lesiones” se remitió a la fiscalía del fuero de Responsabilidad Penal Juvenil a cargo de Juan Benavídez, quien pidió un informe de la evolución del estado de salud del menor y de la víctima.

tiros en gambier

El otro caso sucedió al mediodía, cuando una banda de ladrones asaltó al auto en que se desplazaban dos empleados de una concesionaria de 44 y 135 (agente oficial de la empresa automotriz Ford) y consiguió despojarlos de un par de bolsos con dinero y cheques.

Según fuentes policiales y vecinos, los empleados de Simone iban en un vehículo Peugeot blanco, cuando al llegar a 134 y 42 fueron emboscados por quienes se desplazaban en un Peugeot 206 azul, con vidrios polarizados. Para intimidar a las víctimas los ladrones hicieron al menos dos disparos, uno de los cuales impactó en su coche, sin herirlas. El robo estaba en marcha.

Una vecina del lugar, Alejandra Muriña (61), contó que estaba en su casa cuando se estremeció “al escuchar disparos” y calculó que el asalto “habrá durado cinco minutos. Algunos vecinos salimos a la calle para ver qué había pasado y vimos a dos hombres dentro de un auto. Recién una vez que se les pasó un poco el susto hablaron con los policías”, comentó.

A pocos metros de su vivienda, otra vecina refirió que algunos testigos aseguran haber visto a “tres delincuentes en el 206” y recordó que estos “se bajaron del coche, apuntaron al que iba al volante del otro, agarraron los bolsos y se volvieron rápido para el coche azul”, que arrancó rápido.

Tanto, “que uno (de los ladrones) ni llegó a cerrar la puerta”.

Fuentes policiales dijeron a este diario que la banda escapó con “alrededor de 200 mil pesos y cheques”, según declararon los damnificados en la denuncia.

El coche fue sometido a peritajes balísticos, mientras que se buscan cámaras de seguridad de la zona para tratar de conseguir datos del auto de los asaltantes y pistas para identificarlos. “Como estamos viviendo, somos los ciudadanos de bien los que tenemos que estar encerrada como presos ante tantos robos”, reflexionó un vecino que almorzaba cuando pasó todo y confundió los tiros con los “cortes” de alguna moto.

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...