Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $101,09
Dólar Ahorro/Turista $166.80
Dólar Blue $168,00
Euro $118,81
Riesgo País 1536
Opinión |PANORAMA NACIONAL
La crisis económica ya condiciona acuerdos políticos dentro del oficialismo

La escalada inflacionaria y las presiones sociales ya no sólo despiertan quejas del kirchnerismo dentro de la coalición oficialista. El reclamo de los movimientos sociales. Los gremios piensan en renegociar paritarias y piden mayores controles al Ejecutivo

La crisis económica ya condiciona acuerdos políticos dentro del oficialismo

Alberto Fernández se sintió fortalecido por su gira europea / AFP

Por: EMILIANO RUSSO

16 de Mayo de 2021 | 02:07
Edición impresa

“Con el 57 por ciento de los chicos pobres, necesitamos una medida de shock para llegar directo con esa plata a las familias”, justificó un alto funcionario la ampliación de la Tarjeta Alimentar, que generó en la semana una rebelión en los dirigentes sociales aliados del Gobierno y, de esa forma, echó por tierra el reclamo para usar esos $300 mil millones anuales en proyectos productivos, que no podrán administrar las “organizaciones sociales”.

La persistente crisis económica, con una inflación hoy anualizada en el orden del 46 por ciento y la premura por cerrar acuerdos tipo “puente” con los organismos de crédito que ordenen las variables macro, sigue marcando el devenir del oficialismo pese al complejo panorama que expone la pandemia de coronavirus en el país, con más de 70.000 fallecidos y una meseta alta de contagios que tensa al sistema de salud.

GESTOS POSITIVOS

El presidente Alberto Fernández se sintió fortalecido por su gira europea donde cosechó gestos positivos en pos de un acuerdo con el FMI que, al mismo tiempo, facilite una prórroga de los pagos por 2.500 millones de dólares que vencen a fines de mayo con el Club de París.

El viernes último en Casa Rosada funcionarios de peso intentaron empoderar al ministro de Economía, Martín Guzmán, cuya figura quedó resentida por el enfrentamiento con La Cámpora, y deslizaron que en el corto plazo el economista platense podría hacer anuncios sobre un principio de entendimiento. “Lo que buscamos sería algo así como la firma de un boleto 08 como cuando comprás un auto usado”, graficó una optimista fuente gubernamental consultada.

Con todo, la inestabilidad política que rodea al oficialismo aún genera dudas en la cúpula del Fondo. En el Gobierno admiten que el proyecto de declaración que logró aprobar el senador ultracristinista Oscar Parrilli para que sólo se usen para gasto social los recursos por “derechos especiales” que enviaría el organismo crediticio, “busca condicionar” las negociaciones.

Si se habla usando metáforas automovilísticas, dirigentes aliados como Juan Grabois o Emilio Pérsico, actual secretario de Economía Social, lanzaron cuestionamientos a lo que consideran una continuidad del “asistencialismo” vía la Tarjeta Alimentar y reclamaron que esos recursos deberían inyectarse en el Potenciar Trabajo para que no quede como “un auto sin nafta”. Los referentes sociales buscan que las cooperativas no sólo puedan tener mejor financiamiento sino involucrarse en proyectos de obra pública con las importantes partidas que se destinan con ese objetivo.

El secretario de estado con despacho en Casa Rosada y, al mismo tiempo, uno de los líderes del Movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro sostuvo que “está bien duplicar la cantidad de beneficiarios de la Tarjeta Alimentar y hacer frente a lo más urgente que es el hambre. Pero no todo se soluciona con una Tarjeta y hay que diseñar programas productivos que den trabajo”. Fundamentó que proyectos “sin recursos o capital de trabajo” no garantizan a mediano plazo “la inclusión con empleo” de los casi 900 mil inscriptos al mega plan que administra Desarrollo Social.

LUCHA POLÍTICA INTERNA

Detrás de esas diferencias hay una lucha política interna por el manejo de los fondos para la asistencia social. Pero también una preocupación por lo que sucede dentro de las barriadas de los 40 municipios del Conurbano, bastión electoral del Frente de Todos. Pese al refuerzo en el envío de alimentos, hay situaciones desesperantes. El reporte del Indec que ubicó la inflación de abril en el 4,1 por ciento y 17,6 por ciento en el primer cuatrimestre, significa un nuevo aumento en la pobreza.

Con la mira en ese indicador y en las elecciones de medio término, el Gobierno pareció sepultar los acuerdos de precios y salarios impulsados a principios de año con la convocatoria conjunta a empresarios y sindicalistas. En la semana comenzará a desandar anuncios para “congelar” los precios de alimentos, bebidas y productos de limpieza que, junto a los textiles, encabezan los rankings del Indec.

Se trata de una medida de urgencia que intentará contener los valores por 6 meses con los riesgos que este tipo de “corset” depara hacia futuro. También expone las limitaciones de las mesas sectoriales realizadas con ejecutivos para minimizar el impacto local en alimentos y empaquetado que, aseguran en Balcarce 50, ha impulsado el alza en la cotización internacional de las materias primas, mientras los titulares de las grandes empresas señalan que el incremento de los precios tiene que ver con el aumento de los costos.

La Secretaria de Comercio en breve detallará el listado de unos 120 productos que mantendrán su valor, al menos, hasta noviembre próximo. “Ahora tendrán una impresión en el paquete con su valor así podremos identificarlos y hacerlos llegar a los comercios de cercanía”, indicó el alto funcionario consultado. Una política de este calibre siempre dispara riesgos de desabastecimiento. “A los vivos les aplicamos la Ley de Abastecimiento”, desafío.

INERCIA INFLACIONARIA

La mayoría de las consultoras económicas advierten que estos planes de estabilización podrán disminuir los indicadores parcialmente pero de ninguna manera eliminar la inercia inflacionaria y que congelar los precios por periodos prolongados -pisando el dólar- ya se ha demostrado que termina en un problema. Lo que sí queda claro es que esta dinámica hizo añicos la pauta oficial del 29 por ciento que guía el Presupuesto diseñado por el ministro Guzmán. Otro flanco que hoy es aprovechado por parte del kirchnerismo para esmerilar su figura.

Lo cierto es que la suba de precios despertó a los gremios que pactaron paritarias del 32 o 35 por ciento siguiendo la recomendación gubernamental. Ya a viva voz reconocen que intentarán compensar las pérdidas en las reuniones “de revisión” previstas entre octubre y diciembre próximo. Pero dudan, en privado, que se cumpla la manda oficial de que este año los “salarios le ganen a la inflación” para intentar llegar a la reactivación vía una aceleración del consumo interno.

Sí el cotitular cegetista y amigo presidencial, Héctor Daer, rememoró en las últimas horas la frase de Juan Domingo Perón, de “los precios suben por el ascensor y los salarios, por la escalera”, o el textil Hugo Benítez, quien negociará paritarias a partir de la próxima semana, remarcó que “el Gobierno no la puede controlar (la inflación) y vamos detrás de la zanahoria”, hoy todas las miradas están puestas en qué hará Hugo Moyano cuando en junio deba renegociar el convenio colectivo de Camioneros.

La inestabilidad política que rodea al oficialismo aún genera dudas en la cúpula del Fondo

 

Pese a las críticas de la oposición por la estrategia sanitaria, en el Gobierno apuestan a incrementar el ritmo de vacunación: aseguran que al igual que el mes pasado, en mayo llegarán al país unas 4 millones de dosis. Y que después de julio el laboratorio Richmond ya tendrá la primera partida de Sputnik Vida manufacturada en el país. De que se cumplan estas previsiones, dependerá el calendario electoral que hoy discute el Congreso con una primera parada, las PASO, el 12 de septiembre.

El próximo viernes el Ejecutivo deberá, a falta de una ley que aún hoy es debatida en Diputados, renovar el decreto que impone las restricciones a la circulación para mitigar los contagios. El impacto político que tuvo la estrategia de Horacio Rodríguez Larreta de defender las clases presenciales parecería haber tenido eco en las usinas oficiales: hoy no se descarta un regreso “intermitente” de la presencialidad en las escuelas del Conurbano, que cada vez más padres exigen.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla