Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,89
Dólar Ahorro/Turista $166.47
Dólar Blue $166,00
Euro $118,81
Riesgo País 1534
Opinión |PANORAMA BONAERENSE
Tensiones políticas en medio de las malas noticias que sigue arrimando la pandemia

José Picón

Por: José Picón
jpicon@eldia.com

16 de Mayo de 2021 | 02:06
Edición impresa

Los datos de contagios del viernes volvieron a encender las alarmas. También, pusieron entre algodones la idea que se venía amasando en la Provincia de avanzar con la flexibilización de algunas actividades frenadas por las restricciones y el retorno a la presencialidad en las escuelas de los distritos donde reina la virtualidad.

En el gobierno de Axel Kicillof reconocen que existe, y va en aumento, una fuerte presión social para que la actividad escolar se normalice lo antes posible. Pero también admiten que si la tendencia del último día hábil de la semana se mantiene, aquella idea quedará archivada, al menos, por tres semanas más.

Los números que pegaron en la línea de flotación de la proyectada reapertura gradual aparecieron, como se dijo, el viernes. El aumento de casos de ese día rompió una tendencia a la estabilización alta, pero estabilización al fin, de los contagios. Fueron 11.294 contra los 9.793 del mismo día de la semana anterior. Superiores, incluso, a los 10.470 registrados en primera semana de mayo, cuando comenzaba un leve descenso de los altísimos registros de finales de abril.

“Se cortó la caída”, graficaban en la Gobernación para trazar un escenario distinto al que se proyectaba, a escasos cinco días de que el presidente Alberto Fernández tenga que decidir cómo sigue la nueva etapa de restricciones.

Funcionarios y epidemiólogos coinciden en que los números de contagios de martes y miércoles serán determinantes para establecer si Kicillof irá a la carga para que Nación autorice algunas flexibilización en el Conurbano. Pero las expectativas cambiaron en relación a las proyecciones de la semana pasada. Ese panorama incluso se robustecía con los datos de ayer: 8.390 contagios contra los 7.443 del sábado anterior.

La escalada hace presagiar que muy difícilmente aparezcan flexibilizaciones en lo inmediato. Acaso como un anticipo de lo que podría venir, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, no descartó suspender las vacaciones de invierno como forma de recuperar contenidos.

“Máximo Kirchner acaba de concretar un gesto político a varios distritos del interior bonaerense refractarios a votar por el peronismo”

 

Existe otro dato que abona a la posibilidad de que las restricciones sigan como están: la desocupación de camas en las terapias intensivas también comenzó a experimentar un freno brusco. Es previsible, además, que si se realizaran más testeos, como sugieren los epidemiólogos, las cifras de contagios aumentarían en mayor grado.

Solapada en parte por la omnipresencia de la pandemia y sus trágicos efectos, la política comenzó a acelerar para ingresar a la etapa de definiciones. En esa línea hay que anotar para leer en clave electoral, el proyecto que acaba de presentar Máximo Kirchner en el Congreso para incluir a 50 comunas del interior bonaerense en los alcances de la denominada “zona fría”, para de esa forma beneficiarse con reducciones de entre el 30 y el 50 por ciento en la tarifa de gas, tal como rige en provincias de la Patagonia y La Pampa.

La iniciativa del diputado nacional y virtual titular del PJ bonaerense -resultó electo pero recién podrá asumir en diciembre por algunas resistencias internas-, deja entrever al menos dos cuestiones. La primera, cuál sería la línea que a criterio del kirchnerismo debería seguir el gobierno nacional en busca de sortear la cita electoral: más plata en el bolsillo de la gente y tarifas pisadas, en abierto desafío al ministro de Economía, Martín Guzmán. La otra tiene que ver con hacerle un gesto a distritos de la Provincia que en su mayoría se muestran refractarios a otorgarle favores al actual oficialismo. En esa lista aparecen, por ejemplo, Mar del Plata, Bahía Blanca, Olavarría, Tandil y Pinamar, gobernados por la oposición.

Juntos por el Cambio transita sus propios dilemas, transformados en pulseadas de fondo entre Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri. Y parte de esas tensiones se dirimen en relación a la figura de María Eugenia Vidal. El ex presidente quiere que Vidal encabece la lista de diputados nacionales por la Provincia. El alcalde porteño prefiere que ese lugar quede para su vice, Diego Santilli, y que Vidal compita por Capital Federal.

Se trata de una pelea que excede la coyuntura: ambos dirigentes están disputando el liderazgo del PRO y el armado para las presidenciales de 2023 donde Larreta está anotado.

Macri no descarta impulsar un dirigente propio para entonces, por eso quiere que Patricia Bullrich sea candidata en Capital como plataforma de lanzamiento para esa carrera futura. Incluso, amaga con tensar la cuerda e ir a las Primarias en territorio porteño contra Vidal avalando a su ex ministra de Seguridad. Y hacer jugar a su primo Jorge Macri en la Provincia contra Santilli.

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla