Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Francisco Lago de cruzando el charco

“Quiero llevar las canciones la mayor cantidad de kilómetros posible”

La banda local cierra un año de éxito y giras con la invitación de NTVG para calentar el escenario mañana en el Estadio

“Quiero llevar las canciones la mayor cantidad de kilómetros posible”

francisco lago en la redacción de el día, donde charló del momento de cruzando el charco

Cruzando el Charco es parte de una emergente movida local que surge en una usina platense siempre en estado de ebullición, una faceta diferente para una ciudad que emergió desde principios de siglo como la cuna del nuevo sonido del rock indie: “Nosotros somos rock libre, rock popular, más latino, menos británico”, explica Francisco Lago, que junto con la banda platense son parte del resurgimiento del barrio en el rock y la música luego de que tras la separación de Los Piojos y Cromañón muchos lo dieran por muerto.

Pero Lago, se revelará a lo largo del diálogo con EL DIA, no es un divo rockero de los de antaño: no se anima a hacer sociología del fenómeno y tampoco quiere antagonizar con las otras movidas locales y nacionales. “Hay muchos estilos vigentes, no es uno u otro”, dice mansa la voz de Cruzando el Charco, que cerrará el año esta noche en La Trastienda pero ofrecerá un bis mañana por la noche, cuando se presenten como invitados al show que No Te Va Gustar realizará en el playón del Estadio Único.

Será el cierre de una temporada movidita para la banda que inició el 2017 con disco nuevo bajo el brazo: “A mil” mostró, dice Lago, la misma esencia de la banda, marcada por los ritmos latinos, la invitación al baile a través de la cumbia, el ska, el candombe, pero, a cinco años de la fundación de la banda, también reveló un costado “más profesional”. El trabajo fue presentado en Atenas con lleno total, antes de que la banda emprendiera una gira por todo el país.

“Me gusta estar de gira, conociendo nuevos lugares, paisajes, personas, pero también es un poco agotador estar lejos de la familia...”, afirma Lago, y aunque acepta que “es la vida que elegí” vuelve a tomar distancia de la actitud díscola del rock y explica que “en un camarín que compartí con La Renga, me decían que el rock ya no es reviente: es amor, respeto, familia. Hay que educar al público, si el show es las nueve de la noche, no es a las once, y no deja de ser rock por respetar este tipo de cuestiones. Después, la noche siempre está en la música: está en uno llevarlo de una manera tranquila, que no sea todo reviente”.

CRECIMIENTO

“A mil” ratificó el enorme crecimiento que logró la banda desde el lanzamiento de su anterior trabajo, y Lago dice que mucho tienen que ver las redes sociales: el frontman de la banda tiene casi 200 mil seguidores en Instagram, diez veces más que los que la banda ostenta, por ejemplo, en Twitter y Facebook, gracias a los videos interpretando temas propios y clásicos que sube religiosamente a la red social.

Pero, lejos de un gesto calculado de marketing, fue pura casualidad: “Cuando arranque con Instagram lo utilizaba para subir fotos mías, de mi hijo... pero vi que estaba la posibilidad de grabar un video de 15 segundos, y me grabé cantando porque es lo que me gusta”, explica. El videíto fue un éxito y el resto es historia: Lago empuja a la banda desde allí a tal punto que “hasta nos hemos ahorrado de pegar afiches por todos lados”, mostrando además otros caminos posibles para los artistas desprovistos del aparato publicitario de las grandes compañías. “Es una herramienta de publicidad masiva: te llega a tu bolsillo, lo podés ver cuantas veces quieras”, opina, y recuerda que “yo fui bastante criticado, no era muy rockero. Muchos que decían ‘uh, subes videitos a Instagram’, hoy hacen videos”.

EL ACÚSTICO

Inquieto, Lago también se encarga de “llevar las canciones la mayor cantidad de kilómetros posibles” a través de su show acústico, una versión menos costosa del show con banda completa que paseó este año por Europa y Sudamérica. “A mi siempre me gustó mostrar las canciones más desnudas”, dice sobre el formato que realiza con tres músicos. “Es totalmente diferente cantar sentado en el piano, a la banda, donde salto, corro, hay once músicos en escena, es un show mucho más guionado”.

El objetivo: “Ir a sembrar la semilla para luego volver con la banda completa”, como hizo este año en Uruguay, donde tras tres shows acústicos llegó con banda completa. El formato lo llevó también por Barcelona, París y Madrid, y también, invitado por Los Auténticos Decadentes, por México y Costa Rica. Lago fue invitado también por Axel a su escenario, y ahora llevará a la banda completa para hacer de locales en la previa de NTVG.

“Cuando te subís a cantar para 70.000 personas ves eso y pensás: ‘ojalá algún día’”, se ilusiona quien tiene entre sus referentes a Bersuit y Jaime Roos, buscando escribir poesía sobre “cosas que le pueden pasar a cualquiera”, y que generan esa comunión entre banda y público. “Se sienten identificados, se tatúan frases nuestras”, cuenta contento Lago, que revela que “escribo desde el dolor, el dolor de los que ya no están: no sólo mujeres, sino familiares, amigos...” pero que como “admiro a Rodrigo”, su lírica “tiene una manera de escribir desde el dolor pero con música alegre”.

Esa es, después de todo, parte de la esencia latina que defiende Cruzando el Charco: el canto aunque se esté triste, la música como un exorcismo casi tribal. “Rodrigo canta algo re doloroso, canta “cómo olvidarla”, pero la gente está feliz bailando”, explica. Y ese es su objetivo: hacer a la gente feliz por tres minutos.

“Escribo desde el dolor de los que ya no están”, dice Lago, pero “con música alegre”

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...