Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Fragancias que engañan

Cuidado con los perfumes que son falsos

El contacto directo de éstos con la piel puede producir hongos, infecciones, despigmentación o alergias

¿Quién no ha sentido la tentación alguna vez de comprar un perfume falsificado? “Si es idéntico al original”, es una de las frases más escuchadas cuando nos encontramos frente a un perfume “trucho”. Lo que no se tiene en cuenta son los perjuicios para la salud que pueden provocar estos productos.

Este es uno de los argumentos olvidados en la compra de perfumes falsos.

Detrás de un perfume no solo hay una delicada mezcla de aromas, también hay mucha tecnología y ciencia en su composición, en la que intervienen científicos, dermatólogos y toxicólogos para evitar que se produzcan problemas en la piel, que son más comunes de lo que pensamos al utilizar productos falsos.

Los riesgos sobre la piel y la salud se traducen en alergias, despigmentación, manchas, infecciones u hongos provocados por la falta de salubridad en la fabricación y por mezclas inadecuadas. “No sabemos cuál es el contenido real, pero sí que no son iguales a los originales”, advierte Val Díez, doctora en Farmacia.

Lo cierto es que los perfumes son uno de los regalos más habituales, pero obsequiar un perfume “trucho” es regalar un riesgo envuelto en papel muy caro.

No hay que olvidar que en este tipo de compra “se rompe la cadena de alerta sobre un mal producto, puesto que nadie reclama, tampoco tiene dónde”, comentan los especialistas, que destacan la necesidad de acercar al consumidor a un consumo responsable. “Cuando se adquiere algo falso se renuncia al derecho a una garantía y al derecho a la salud y la seguridad”, explican.

Laura Urquizu, CEO de Red Points, empresa que detecta el riesgo del fraude en el medio digital, revela que el 50% de las falsificaciones “on line” tienen que ver con los perfumes y la cosmética.

“Se traslada lo físico a lo digital, aunque lo cierto es que un 50% de los consumidores no quieren comprar falso, pero se encuentran cuando compran por Internet, que a casa les llega este tipo de productos”, señala Urquizu, que plantea los problemas que tiene sobre la reputación de la marca original.

Esta especialista en delitos advierte que han detectado cinco millones de infracciones “online”, “que han sido eliminadas. Pero el número va creciendo” y prevé que en 2019 aumenten a 10 millones.

“En ‘online’ se intensifican estos delitos porque supone un acceso inmediato y global”, un espacio donde los algoritmos de búsqueda y la inteligencia artificial ayudan a detectar el fraude. (EFE)

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...