Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $102,00
Dólar Ahorro/Turista $168.30
Dólar Blue $180,00
Euro $119,79
Riesgo País 1601
Toda la semana |UNA “NUBE” INDIVIDUAL
Exposoma: el aura personal que la ciencia ya comprobó

Cada uno de nosotros tiene un complejo espacio formado por microorganismos que nos rodea y que interactúan con el de los demás y con el medio ambiente

Exposoma: el aura personal que la ciencia ya comprobó

El exposoma es único en cada persona y puede determinar varias cuestiones de nuestra salud

20 de Junio de 2021 | 05:52
Edición impresa

En los campos esotéricos y místicos es común escuchar hablar del aura, un campo energético multicolor que emana nuestro cuerpo, y que es invisible para la gran mayoría de los seres humanos. Por supuesto, no existe evidencia directa de la existencia del aura, pero eso no evita que muchos crean en su energía.

Pues luego de muchos años y especulaciones, la ciencia se ha puesto de acuerdo y también ha demostrado que las personas estamos rodeadas por un aura, que ha sido bautizada como exposoma humano, y aunque parezca confirmar todas estas creencias, realmente no tiene nada que ver con las energías corporales o espíritus.

El término se usa para describir la nube personal de microorganismos, elementos químicos y otros compuestos que en efecto rodea nuestros cuerpos y va siempre con nosotros.

El exposoma es el centro de un estudio realizado desde hace ocho años por un grupo de científicos de la Universidad de Stanford, California, Estados Unidos. El estudio demuestra que se pueden medir los niveles individuales de los elementos del ambiente a los que está expuesta cada persona.

De esta manera, si las investigaciones avanzan, se podrían estudiar y prevenir padecimientos como el asma y las alergias, según Michael Snyder, director del estudio. El experimento se basó en la aplicación de un pequeño dispositivo en el brazo de 15 voluntarios expuestos cada uno a diferentes localizaciones mientras el dispositivo absorbía muestras de sus “órbitas” personales, como el ambiente que los rodea.

Los elementos que recogió el dispositivo, tanto hongos como virus y bacterias arrojaron secuencias de ADN y ARN que conformaron un perfil genético único para cada individuo. El estudio dio miles de lecturas, provocando que los científicos acumularan una gran base de datos.

Snyder, quien también utilizó un dispositivo, encontró en el suyo compuestos como el polen de eucalipto, probable causa de una alergia sufrida anteriormente. ¿Será que en futuro analizarán nuestros exposomas para hallar la causa de algunas enfermedades o condiciones?

La importancia del estudio radica en la potencia del exposoma individual, ya que hasta ahora solo se habían realizado experimentos a escala colectiva. Esto evidencia que cada persona tiene su propia “nube” personal, cuya composición se ve influenciada por las nubes de los demás y del ambiente que los rodea.

Si bien esto puede parecer una especie de “falsa alarma” para las personas que creen en las energías individuales, es un gran paso adelante que puede llevar a avances médicos.

Los voluntarios se movieron por distintas zonas de la Bahía de San Francisco y se demostró que, incluso cuando estaban en el mismo sitio, sus exposomas eran diferentes.

Esto confirma que cada individuo está rodeado por su propia nube microbiana, que recoge y expulsa continuamente a su alrededor.

Los autores del estudio coinciden en que el mayor aporte de esta nueva información será en el campo de la salud humana, la cual no solo está determinada por factores genéticos, sino también ambientales.

“Se han estudiado muchos los factores genéticos, pero no se conoce tanto sobre cómo la exposición ambiental afecta la salud de las personas”, aseguró Jiang.

El exposoma se ha vuelto también un concepto central en el campo de la dermocosmética

 

El científico piensa que esta nueva profundización en el conocimiento del exposoma humano será clave para entender e incluso prevenir padecimientos como el cáncer, el asma, las alergias y algunas enfermedades cardíacas y respiratorias.

De hecho, uno de los hallazgos más relevantes de la exhaustiva investigación fue que se encontró partículas de repelentes contra insectos en todas las muestras recolectadas.

“Las personas podrían estar aspirando este compuesto -que no se conoce cuan tóxico es para la salud- así como el dietilenglicol, que sí es altamente cancerígeno y fue hallado en todas partes”, dijo Snyder.

Él, Jiang y sus demás compañeros no han terminado de estudiar el “aura viviente” que nos rodea.

“Queremos hacer un dispositivo más barato, para que cualquiera pueda mapear sus exposiciones individuales al ambiente”, dijo Jiang.

“Padecimientos como el asma y las alergias podrán controlarse mucho mejor cuando seamos capaces de entender a qué están reaccionando esos pacientes”, explicó.

Cada persona tiene su propia “nube” que se ve influenciada por las nubes de los demás

 

A mediano plazo, el equipo también planea implementar esta tecnología en aquellos lugares donde las personas son más vulnerables a contagios ambientales, como los hospitales y las guarderías.

El concepto de exposoma implica un cambio de perspectiva en la investigación de cómo los riesgos ambientales afectan a la salud humana.

En lugar de mirar las consecuencias que cada exposición podría tener en nuestro organismo, se plantea el estudio de todas las exposiciones a las que una persona está sujeta desde la concepción hasta la muerte. El exposoma tiene en cuenta todos los elementos a los que estamos expuestos a través de nuestra dieta, estilo de vida y el entorno en el que vivimos y trabajamos, así como factores biológicos internos como el metabolismo, la microflora intestinal, la inflamación y el estrés oxidativo.

Además, el exposoma se ha vuelto también un concepto central en dermocosmética ya que permite trabajan mucho en la prevención de afecciones, maltratos y envejecimientos prematuros.

El estudio del genoma explica, aproximadamente, el 25% de las enfermedades crónicas, el otro 75% se explica gracias al exposoma que es el conjunto de factores a los que está expuesto una persona desde el momento de su concepción hasta que muere. Es decir, la suma de estos factores externos actúa sobre el genoma a lo largo de la vida.

Se han definido siete factores del exposoma modificables que afectan al envejecimiento de la piel. Estas están determinadas por la exposición a radiación solar, la contaminación ambiental, el tabaco, el clima, la nutrición, el estrés y la falta de sueño. Eso es muy importante para prevenir distintas patologías cutáneas.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla