Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Hizo lo que debía

Gimnasia mejoró en el juego y le ganó a Patronato en Paraná, marcándole las diferencias lógicas a nivel individual y colectivo. Nombres propios, más fùtbol, el cambio de sistema y solidez como equipo, claves en la victoria.

Hizo lo que debía

Ganó. Se sacó un peso de encima. Mejoró en relación a los partidos anteriores. La metió Santiago Silva. Ganó fuera del Bosque tras casi un año. Todo, absolutamente todo, le dio a Gimnasia una ecuación positiva que se sustentó en el buen primer tiempo del equipo. El complemento, especialmente los primeros diez minutos, son un toque de atención: al Lobo no le sobra nada como para relajarse. Pero la excursión a Paraná fue altamente valiosa, potenciada por una fecha en la cual a los rivales de la "tabla de bajo" no les fue bien.

Gimnasia salió a ganar en el Presbítero Bartolomé Grella. Rinaudo fue el patrón del medio, la defensa achicó hacia adelante -parada bien lejos de Martín Arias-, Gómez lastimó con su velocidad y el doble nueve sirvió para que siempre la zaga local estuviese preocupada, aún cuando Silva salía a jugar. El Tanque fue vital: jugó e hizo jugar y definió en gran forma. Golazo el primero, picándola ante la salida de Bértoli tras una gran conducción del Monito Gómez en la contra. Y muy buen cabezazo el segundo, "todo parietal" contra el caño derecho del arquero. Tanque lleno. Ese primer tiempo le alcanzó a Silva para ser la figura de la mañana paranaense.

¿Pedro Troglio encontró el equipo? Seguramente no. Seguirá buscando su fisonomía, los nombres que brinden mayor seguridad, buscando la recuperación de Víctor Ayala. Sin embargo, no hay dudas de que plantar un equipo fácil y lógico hizo que Gimnasia ganase un partido de modo fácil y lógico. Dos líneas de cuatro, un volante de manejo al lado del 5 dueño del círculo, dos externos que corran para adelante y para atrás y dos tanques adelante para preocupar y ocupar. El Lobo no ganó por el cambio de sistema, pero Silva tuvo compañía y -visiblemente- fue mejor asistido que en las fechas anteriores.

"Te soy sincero, no miro la tabla de promedios", dijo el "Tanque" Silva tras el partido. Elige mirar la evolución del equipo. Para quienes miramos las dos tablas, la fecha fue buena. Y la seguidilla que se viene, brava: Rosario Central en el Bosque, Boca en Córdoba por la Copa Argentina, Unión en Santa Fe, Godoy Cruz en el Bosque. Salir bien parado implicará futbolísticamente y anímicamente la chance de mirar el futuro de otra manera. De a poquito, parece ir aclarando. Gracias, simplemente, a una victoria.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...