Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
EN VIVO

EN VIVO.- El festival en la Plaza de Mayo tras la asunción de Alberto Fernández

Ampliar
“The Crown”: los secretos de la realeza inglesa vuelven a copar la pantalla

La tercera temporada de la serie se estrena hoy en Netflix y tiene a los royals en vilo por una escandalosa versión

“The Crown”: los secretos de la realeza inglesa vuelven a copar la pantalla

Más madura, seria y estricta, así se verá la reina de Olivia Colman

17 de Noviembre de 2019 | 07:11
Edición impresa

La tercera temporada de “The Crown”, serie de drama histórico que sigue la historia de la reina Isabel II del Reino Unido y de la siempre polémica familia real británica, estará a disposición en la plataforma de Netflix desde hoy con la novedad de la talentosa Olivia Colman en el papel principal.

Acreedora de dos premios Globo de Oro y ocho Emmys de la Academia de Televisión estadounidense, la serie atravesó desde su segunda temporada y de cara a la nueva entrega una renovación casi total de su reparto.

Olivia Colman reemplaza a Claire Foy en esta nueva tanda de episodios como la Reina

 

Es que con el objetivo de representar el envejecimiento de los personajes sin recurrir a complicadas técnicas de maquillaje, el creador, guionista y productor de la serie, Peter Morgan, decidió cambiar al elenco cada dos temporadas.

Colman, ganadora este año del Oscar a mejor actriz principal por “La favorita” -en la que ya se ponía en la piel de otra reina británica-, tiene entonces la misión de reemplazar a la muy elogiada Claire Foy.

Su participación en la tercera temporada cuaja a la perfección, no sólo porque Colman ha dado sobradas pruebas de su nivel, sino también por una cuestión del orden del “physique du rôle”.

A diferencia de los rasgos delicados, casi infantiles, de Foy, los gestos pesados de Colman, su semblante duro, contribuyen a significar las marcas que dejan el peso de la corona luego de más de una década en el trono.

“Hay muchas diferencias, pero así son las cosas, la edad rara vez es amable con alguien. No se puede hacer nada, excepto aceptarlo”, dice el personaje en la escena inicial de la temporada, mientras debe autorizar con disgusto la actualización de su fotografía en los sellos postales británicos.

La Isabel II de la tercera temporada ya no es la jovencita inmadura e insegura que debió asumir sus funciones por la muerte prematura de su padre, el rey Jorge VI, en 1952.

Cerca de cumplir 40 años, es la monarca de una Gran Bretaña que cambia rápidamente y líder de una familia a la que le cuesta adaptarse.

Con un elenco de figuras entre los que se encuentran Helena Bonham Carter como la princesa Margarita, Tobias Menzies como el Duque de Edimburgo y Príncipe Consorte y Charles Dance como Lord Mountbatten, entre otros, los diez episodios de la nueva temporada ingresan de lleno en la convulsionada década de los 60.

La muerte del ex Primer Ministro Winston Churchill, la paranoia anticomunista, el triunfo del Partido Laborista y la llegada del hombre a la Luna, dan cuenta del cambio de una época para la que la oxidada realeza no estaba preparada.

La frialdad inicial de Isabel II ante la tragedia de la localidad galesa de Aberfan, en la que murieron 144 personas (la mayoría niños), o la ridícula entrevista televisiva en la que su marido se quejaba de que a la familia real “no le alcanzaba” el dinero, demostraron como nunca antes lo lejos que el Palacio de Buckingham estaba del pueblo.

Con una minuciosa reconstrucción de la época que elevó el presupuesto por capítulo hasta el top 3 de las series más caras de la industria, “The Crown” ofrece una mirada acerca de los Windsor que oscila entre la fascinación, la crítica y la disculpa.

Allí aparecen como ilustrados, pero “snobs” e ignorantes de la vida real fuera de los muros de sus numerosos palacios, protocolares, pero dueños de altas dosis de altanería, influyentes en un momento y decorativos al siguiente.

El príncipe Carlos siente que no encaja, la Reina sufre el peso de la responsabilidad, el duque de Edimburgo pasa por la crisis de la mediana edad y la princesa Margarita ahoga en alcohol sus frustraciones.

“The Crown” se encarga de satisfacer aquella pulsión voyeurista que alimentan los tabloides y muestra a los integrantes de la Realeza en su pompa y grandeza, así como también en su vulnerabilidad, sus fallas y agobios; en síntesis, en toda su dolorosa e ineludible humanidad.

“DESAGRADABLE E INFUNDADO”

Esta tercera temporada llega en medio de una polémica por la que el ex secretario de prensa de la reina Isabel, Dickie Arbiter, salió a defender a la Reina.

El ex funcionario no dudó en criticar a “The Crown” por sugerir, según él, un “infundado” romance entre la monarca y su administrador de cuadra.

“Es algo desagradable y totalmente infundado”, afirma Arbiter en un artículo publicado en The Sunday Times.

“La reina es la última persona en el mundo que habría siquiera considerado mirar a otro hombre”, sentencia.

La reina, hoy de 93 años, se enamoró y se casó con el príncipe Felipe en 1947. Entonces tenía 21 años, y ello ocurrió cinco años antes de acceder al trono.

El polémico episodio se podrá ver hoy.

En esta temporada se sugiere que la Reina tuvo un affaire con su amigo “Porchie”

 

En él, según el Sunday Times, la monarca visita unas cuadras en Estados Unidos y Australia con Lord Porchester, el administrador de su cuadra, que ella llamaba “Porchie”.

Ello genera las suspicacias del príncipe Felipe.

“Si tienes algo que decirme, dímelo ahora”, le dice la reina al principio del episodio. “Y si no, si me permites, estoy muy ocupada”, añade, sin dejar margen para reclamos.

El marido de la reina aparentemente decide dejar las cosas tal cual, y no dice nada.

Según The Sunday Times la reina “siguió siendo cercana a Porchie hasta la muerte de éste en 2001”.

Pero también destaca que nada prueba que fueran algo más que amigos.

“‘The Crown’ es ficción” afirma el ex secretario de prensa de la soberana. “Nadie conoce las conversaciones entre miembros de la familia real, la gente se cuenta las historias que quiere y les da un toque se sensacionalismo”, agrega.

El palacio de Buckingham no hizo comentarios sobre el caso.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Más madura, seria y estricta, así se verá la reina de Olivia Colman

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla