Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Avisos Clasificados
Buscar
Dólar Oficial $83,85
Dólar Ahorro/Turista $138.35
Dólar Blue $195,00
Euro $96,37
Merval 0,00%
Riesgo País 1425
Deco |CON NOMBRE PROPIO
Un ícono de la luz

El diseñador holandés Marcel Wanders, que materializa en el diseño sus sueños, consigue con la cerámica hacer volar la imaginación hacia la luz y todas las posibilidades que ofrece en el hogar.

Un ícono de la luz

Imagen de una de las lámparas “Nightbloom”, del diseñador Marcel Wanders

2 de Enero de 2020 | 08:15
Edición impresa

Treinta años de profesión avalan una trayectoria que ha llevado a Marcel Wanders a aceptar proyectos en Panamá, Ecuador, Nueva York, Omán o Taipei.

El mundo no tiene límites para este creador que es capaz de diseñar una figura homenaje a Mickey Mouse, una “chaise-longe” para la colección “Viajeros” de Louis Vuitton o una línea de accesorios para la firma Puma.

UN PROYECTO, UNA FAMILIA

Reconoce que trata cada proyecto como si fuera un hijo: “yo soy la madre”, indica divertido, mientras que la empresa que lo contrata sería “el padre”.

“Todos tenemos que pensar en el resultado de la colaboración, porque nos ha salido un ‘hijo’ guapo e inteligente”, explica con esta metáfora que todos se tienen que sentir satisfechos con el resultado.

Esa sintonía es la que ha mantenido con la firma de cerámica Lladró, una colaboración de la que nace “Nightbloom”, una colección de lámparas de porcelana blanca inspirada en la forma en que los pétalos de una flor se “mecen suavemente con la brisa”.

Uno de sus últimos proyectos ha sido con la firma Lladró con la que ha desarrollado “un diseño modernista de una lámpara contemporánea, pero conectada a la historia y la artesanía de la firma”, dice el diseñador

 

Piezas artesanales esculpidas a mano que “pensé que nunca llegarían a salir por la dificultad que entraña su elaboración”, y añade que, para ello, se han combinado “la tradición y el trabajo de los artesanos de la firma con un diseño contemporáneo, que se adapta a cualquier ambiente”.

Lladró, sin perder su espíritu y su esencia, ha iniciado un proceso de renovación, de actualización a los nuevos gustos del consumidor.

“Eso no nos llevó a querer desarrollar un diseño modernista, queríamos crear una lámpara contemporánea, pero conectada a la historia y la artesanía de la firma”, indica.

Algo que le resultó relativamente fácil en una empresa de la que dice: “posee un legado muy importante”. El resultado es haber creado “un “movimiento y ligereza que siempre trato de transmitir en mis piezas”.

ESTILO Y ARTESANÍA

“Mi objetivo no era solo crear una pieza bella, con estilo, sino que cumpliera su función, la de iluminar”, señala el creador holandés.

Para ello diseñaron una pieza que reflejara, según indica, el brillo de la luz, una vez encendida, de forma que los haces de luz lograran un ambiente cálido.

“Es una pieza que necesita mucho trabajo y el resultado final es gracias a los artesanos que han formado parte del proyecto, que conocen a fondo el material con el que trabajan y han sabido adaptarlo a la idea final”, explica Wanders.

Una colaboración a la que no se pudo negar. “A pesar de conocernos desde hace tiempo, llegar al fondo de su forma de trabajo hizo que nos entendiéramos a la primera”, confiesa.

Asegura también que el minimalismo, un concepto tan ligado en el diseño a su país y al norte de Europa, nunca ha entrado en su vida. “Es un concepto para vagos”, sentencia sin dudarlo.

IDEAS SIN PARAR

A pesar de su dilatada carrera no siente el temor a enfrentarse a la falta de ideas y asevera: “Me surgen a cada instante, cualquier detalle me sirve de fuente de inspiración”.

Tampoco acepta un proyecto que no vaya a ganar, la “falta de ideas no es un problema”, indica el holandés

 

Pero también asegura que nunca se hace cargo de un proyecto del que dude del que intuya “que no va a ganar, que no va a ser el mejor”, y añade que tiene una idea “romántica” del trabajo.

“Las ideas me brotan constantemente de manera voluntaria y no tengo prisa por llevarlas a cabo, pero sí por conseguir el resultado que me he marcado”, incide el creador. Una razón por la que puede tardar en acabar un proyecto has 18 años, porque lo esencial, indica, “es que salga como yo pretendo”.

Sus piezas han formado parte de una exposición en el museo Stedelijk de Amsterdam, para celebrar sus veinticinco años de carrera, un acontecimiento que no duda en admitir que fue una “auténtica satisfacción”, aunque reconoce que disfruta más cuando alguien es capaz de gozar de uno de sus diseños en la intimidad de su hogar y hacer de su uso algo cotidiano.

 

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Multimedia

Imagen de una de las lámparas “Nightbloom”, del diseñador Marcel Wanders

El minimalismo, un concepto tan ligado en el diseño a su país y al norte de Europa, nunca ha entrado en su vida

Tres lámparas de Marcel Wanders, fruto de su colaboración con la firma Lladró

El diseñador holandés Marcel Wanders

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $265.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla