Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
ANÁLISIS

El Gobierno se la juega a todo o nada

Por AMÍLCAR COLLANTE (*)

Tras el pésimo dato del costo de vida de marzo, con una inflación interanual de 54,7% (y 64% de alimentos” en los últimos 12 meses), y con los números de las encuestadoras que marcan un deterioro muy importante en la imagen pública del Presidente, el

gobierno nacional tuvo que acelerar la presentación de un conjunto de medidas para controlar la inflación y reactivar el consumo.

Por un lado, el Banco Central anunció que “congela” las bandas cambiarias entre $39,75 y $51,45 pesos hasta fin de año. Sandleris afirmó que continuará con el ajuste monetario y sobrecumpliendo las metas de agregados monetarios. A esto se adicionan medidas heterodoxas con el relanzamiento del programa “precios cuidados” para bienes de la canasta básica, lo que implicará un “congelamiento” hasta octubre en los precios. También se anunció la suspensión de tarifazos de luz, transporte y peajes. Más un aplanamiento de tarifa de gas.

El set de medidas se complementa con créditos blandos para jubilados y beneficiarios de Asignación Universal por Hijo y el relanzamiento de préstamos hipotecarios Pro.Cre.ar para reactivar la economía real. También incluye un plan de pagos de AFIP.

La jugada es a todo o nada para el Gobierno. Lo que se desprende del anuncio es que los tiempos electorales mandan y el Gobierno avanzó con medidas muy corto placistas (paliativos o parches). Similares a las impulsadas por el kirchnerismo en los últimos años de gestión, que eran fuertemente criticadas desde la oposición en ese momento.

La necesidad de retomar la iniciativa en la agenda política en la previa a las elecciones, es evidente. Y están dispuestos a utilizar todas las herramientas.

El Ejecutivo avanzó con medidas similares a las impulsadas por el kirchnerismo

 

Hay algunos interrogantes respecto a las medidas. Especialmente los anuncios que implican incrementos de los subsidios (por suspensión de tarifazos) . Este aumento de las partidas de “subsidios económicos” deberá ser compensado por un baja en otras partidas para cumplir con el déficit fiscal cero que fue acordado con el FMI. ¿De dónde saldrán los fondos? En la última revisión del FMI , se conoció que los datos de recaudación crecían por debajo de lo esperado y ya había un agujero de 80.000 millones de pesos. Si a esto le sumamos ese nuevo costo, sin dudas que habrá recortes en otras áreas.

En cuanto al régimen cambiario, el intento es mantener el dólar lo más controlado posible y evitar nuevos saltos que puedan retroalimentar a la inflación. Este es el verdadero “precio cuidado” , ya que pese a que se fijó un techo de 51,5 pesos en la banda nadie quiere, ni por asomo, que pegue ese salto en tiempos electorales.

La urgencia política hace que las medidas de fondo o el mediano plazo queden relegadas. Ahora se buscan resultados y efectividad electoral. El partido se juega hasta octubre. La clave es si el Gobierno recupera algo de confianza y credibilidad. La cual fue socavada por sus propios errores y por sus promesas incumplidas. Sin esa contraparte (de confianza) es muy difícil que las medidas tengan un efecto en la economía real.

 

(*) Economista UNLP

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...