Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Una situación que suele plantear un dramático dilema
16 de Julio de 2019 | 02:41
Edición impresa

La gestación de siameses, consecuencia de la separación incompleta de los dos gametos procedentes de un sólo óvulo durante las primeras semanas de la fase embrionaria, es un fenómeno que se da en uno de cada cerca de 200 mil nacimientos por causas que la ciencia no termina de explicar.

En la mayoría de los casos (cerca de un 75%) los siameses se encuentran unidos por el pecho, pero también se da que nazcan unidos por la espalda, la pelvis o el cráneo. Su chance de supervivencia está relacionada con la forma en que están unidos y los órganos que comparten, así como de otras deformaciones en su cuerpo, producto del escaso espacio que tienen para desarrollarse en el útero.

La separación de siameses, que suele realizarse entre los cinco meses y el año de vida, plantea en general un dramatico conflicto ético cuando hay algún órgano compartido y es preciso decidir qué bebé tiene más posibilidades de sobrevivir.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla