Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
FUERON DADOS DE ALTA A UN MES DE LA OPERACIÓN

Separaron a siameses unidos por la pelvis, por primera vez en el país

Gianluca y Santino habían nacido con los genitales, el sistema urinario y el aparato digestivo compartidos. La operación, que duró 9 horas e involucró a 44 profesionales, tuvo lugar en la Fundación Hospitalaria de Núñez

Separaron a siameses unidos por la pelvis, por primera vez en el país

Gianluca y santino Figueroa, junto a sus padres, Evelyn y Jonatan, al conocerse ayer la noticia a un mes de su operación / captura de tV

Tras más de seis meses de planificación, nueve horas de quirófano y la participación de 44 profesionales de distintas especialidades, un equipo médico argentino logró separar con éxito a siameses unidos por la pelvis en lo que constituye la primera operación de este tipo en nuestro país. La intervención, que tuvo lugar el mes pasado en la Fundación Hospitalaria de Núñez, se conoció ayer al ser dados de alta ambos bebés.

La historia comenzó a mediados del año pasado cuando Evelyn y Jonatan Figueroa, una joven pareja de Villa Fiorito, se enteraron a los tres meses del embarazo, y que no solo esperaban dos bebés sino que éstos se hallaban unidos, según reveló la primera ecografía de control. “Fue muy shockeante porque lo primero que pensamos fue que estaban unidos por la cabeza”, cuenta Jonatan, que es pastelero.

Dado que se trataba de un embarazo de alto riesgo, la obra social recomendó a la pareja atenderse en la Fundación Hospitalaria de Núñez, donde poco después se descubrió que el cuello uterino de Evelyn se había acortado y había riesgo de un parto prematuro en una etapa incompatible con la vida, por lo que tuvieron que someterla ya a las 22 semanas a una intervención.

Gianluca y Santino nacieron el 20 de septiembre de 2018, por cesárea, pesando unos 1,8 kilos cada uno. Tenían buen estado general y la madurez suficiente para respirar por sí mismos, pero compartían los aparatos digestivos y urinarios.

Apenas nacieron, los médicos intervinieron a los bebés practicando una abertura que permitió derivar el contenido intestinal y evitar futuras complicaciones en la operación que los separaría.

“Ya sabíamos desde el primer trimestre que venían siameses y se preparó todo, incluso con psicólogos. Nacieron y se esperó hasta los seis meses para hacer la separación”, explicó la doctora Carolina Millán, una de las integrantes de un equipo del que participaron cirujanos, plásticos, urólogos, cardiólogos, anestesistas, hematólogos, terapistas, instrumentadoras, laboratoristas, enfermeros y hasta médicos legistas.

Los bebés estaban unidos por la parte genital, urinaria e intestinal, por eso se hizo una planificación durante varios meses de la cirugía que tenía más de veinte etapas y que contó con el asesoramiento de una clínica especializada de Barcelona.

Antes de la cirugía, los médicos confeccionaron dos muñecos especiales que imitaban las condiciones a las que los profesionales se tendrían que enfrentar al realizar la operación.

“Se planificó todo porque el día de la cirugía íbamos a ser muchos en el quirófano, entonces había que saber quién entraba y qué hacia”, contó Millán.

“La división fue exitosa. Los dos compartían la ultima parte del intestino, entonces se les reconstruyó el recto y el ano a cada uno, y se comenzó la reconstrucción de los genitales y del pene”, precisó la médica.

“Estábamos muy nerviosos primero, pero siempre fuimos positivos. Eso nos ayudó a salir adelante además de la muy buena atención de los médicos”, dijo ayer el papá ante las cámaras, con Gianluca en brazos. “Ahora tienen más movilidad y ya van rotando más”, comentó la mamá.

“Los chicos podrán tener una vida completamente normal, juegan y todo. Faltan más cirugías porque cada nene es diferente. Se va a buscar en 6 meses reconstruir la uretra y el día de mañana poder cerrar la colostomía que tienen”, explicó Millán.

“La familia de los nenes es súper contenedora, vienen a todos los controles. Si no fuera por ellos esto no habría sido posible”, destacó la médica.

Si bien en Argentina no hay registros de separaciones de siameses, profesionales que intervinieron en este caso aseguran que habría habido al menos otros dos en los últimos 20 años, uno en el Hospital Posadas y otro en el Garrahan.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla