Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $142,41
Dólar Turista $249,22
Dólar Blue $291,00
Euro $143,32
Riesgo País 2371
Información General |UN NUEVO CASO QUE REINSTALA EL DEBATE
Censura y polémica: apartan a un profesor por leer un cuento de Hernán Casciari

Lo suspendieron luego de que un grupo de padres lo denunciara por haber leído un texto en clase que en su versión original contiene las palabras “poronga”, “culo” y “tetas”

Censura y polémica: apartan a un profesor por leer un cuento de Hernán Casciari
29 de Junio de 2022 | 03:04
Edición impresa

Podría ser el argumento de uno de sus cuentos pero responde a la más insólita realidad: en San Juan, un profesor de secundaria fue suspendido por haber leído una versión acortada de “Canelones”, un cuento de Hernán Casciari, a partir de una denuncia de los padres del colegio, que leyeron otra versión del cuento.

Todo comenzó hace unas semanas cuando el profesor Juan Nicolás Esquibel, de la Normal Superior Sarmiento, leyó en clase una versión “apta para todo público” y corta de una historia que Casciari realizó en diferentes extensiones: para radio, televisión y cine.

“Canelones” surge a raíz de las anécdotas que escribe Casciari sobre una broma telefónica que incluye a dos varones que simulan una conversación con contenido sexual. Es una de las historias más conocidas del autor a tal punto que se está realizando una película autogestiva, a partir de la colaboración de los cientos de suscriptores de Orsai, la revista del autor. El filme cuenta en su elenco con Darío Barassi, Verónica Llinás, Rada Aristaran y César Bordón.

La estrategia del profesor fue exitosa a tal punto que logró que los jóvenes se interesen por nuevas lecturas, ya que los estudiantes buscaron el texto en su versión más extendida en el blog del autor. Tras esto, un grupo de padres, que consideraron que el texto no era apto para los menores al contener las palabras “culo”, “teta” y “poronga”, comenzaron una campaña para destituir al profesor de su puesto.

Primero se compartió una captura del cuento con las palabras criticadas -que no se encontraban en el cuento leído en clase- vía WhatsApp y luego se apeló al online shaming: utilizar las redes sociales para perjudicar el nombre del profesor revelando situaciones pasadas de su vida personal, en específico un video relacionado a sus estudios de dramaturgia, generando así una relación entre las palabras no leídas y el contenido del video.

Los padres accionaron una denuncia pública por “escenas pornográficas” y “material indebido”, lo que produjo la intervención de diferentes estamentos de la educación sanjuanina, como María Buttazzoni, directora de Educación Secundaria del Ministerio de Educación, quien aseguró: “Según nos informaron, el profesor entregó un texto con contenido sexual y sobre homosexualidad a sus alumnos. A su vez, los habría invitado a los chicos a ver un video en una cuenta personal en la que presenta un monólogo en el que habla de contenido inapropiado para ellos”.

El tema siguió creciendo y el propio autor se comunicó telefónicamente con el profesor, la rectora de la escuela y llegó incluso a la Ministra de Educación de San Juan, charlas que compartió en su blog Orsai.

Casciari destacó que el docente en cuestión no hizo nada punible, sino lo contrario, y que todo el problema surgió por “un papá o una mamá, pelotudos, que leyeron ‘teta’ ‘culo’ y ‘poronga’ en el Internet del chico y sacaron una foto de la pantalla”.

En la charla de Casciari con Esquibel, el profesor comentó: “La semana pasada tenía que dar un ejercicio, y los chicos estaban bastante negados. Yo les comenté que estaba en la producción de “Canelones”, mientras charlábamos de Fontanarrosa. Y les propuse leerles el cuento. A muchos chicos les encantó, lo fueron a buscar… y ahora estoy saliendo en todos los medios”.

Según explicó Casciari, “hay muchas versiones de ese texto y el original, el largo, es muy difícil de leer, dura como 16 minutos, no creo que ningún profesor lo lea. En cambio, las versiones televisivas y radiales, que no contienen el texto completo, seguramente debe ser la que Juan Nicolás leyó”.

Finalmente, Casciari llegó hasta la máxima autoridad educativa provincial, Cecilia Trincado, quien aclaró: “No he tenido los elementos en mi mano. Lo que el ministerio de Educación está realizando es por vía diferente, paralela, a lo que la jueza de menores, que está actuando de oficio, pero no tengo todos los datos...”.

Sorprendido por semejante reacción, el escritor aseguró que si él fuera ministro de educación de San Juan le daría al docente un premio en la plaza mayor, “pero bueno, estamos en situación de querer suspenderlo”. La respuesta de la ministra fue tan contundente como difícil de entender: “No sé si estamos a punto de suspenderlo, se lo ha relegado de la sala de clases para ver la situación en su totalidad, porque desde el ministerio tenemos que también escuchar a los padres”.

El caso de Casciari, hay que decir, no es el único que involucra a padres enojados con lo que sus hijos leen en clase. Hace apenas unos días, una docente de la escuela EES 12 Rafael Obligado, de San Nicolás, fue informada por la inclusión de la novela “Yo fui un hacker gordo y un poco eunuco”, de Gonzalo Santos y publicado en 2017 por el sello Punto de Encuentro. La docente había conocido el libro en la Feria del Libro y lo había incluido para su lectura en el aula.

Cinco de los cuarenta padres elevaron una queja al equipo directivo de la escuela, que a través de una nota en el cuaderno de comunicaciones dijeron: “Señores padres, por medio de la presente el Equipo Directivo de la EES 12 informa que el texto Yo fui un hacker gordo y un poco eunuco, de Gonzalo Santos, no forma parte del corpus de lecturas obligatorias del proyecto de Prácticas del Lenguaje de 3B. Desde esta dirección se desaconseja su lectura por su temática y por vocabulario impropio para este grupo etario”. El propio Santos, que en los últimos días venía relatando en sus redes lo que había ocurrido con su novela, compartió ayer la noticia de su caso y el de Casciari con una frase que recibió varios aplausos virtuales: “analfabetos empoderados”.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $350.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla