Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Para disfrutar en familia o con amigos

“El Destino”, un lugar donde el pescador puede elegir el tamaño del pejerrey

Se pueden obtener piezas de más de 40 centímetros. De fácil acceso para los amantes de la pesca de La Plata y alrededores

“El Destino”, un lugar donde el pescador puede elegir el tamaño del pejerrey

Una de las piezas que se pudo pescar en el parador “EL DESTINO” / EL DIA

El pejerrey tiende a remontar desde el Río de la plata, y en distintas zonas del Salado. En la recorrida de esta semana la pesca se centró en la famosa horqueta, a 1.500 metros del parador “El Destino”. En esta salida nos acompañó Chirola Gómez, Daniel Estévez y Miguel Corrado.

Para los que quieran ir desde nuestra ciudad y alrededores, hay que tomar por la ruta 2 hasta el km 110. En este lugar hay una parada casi obligada para la compra de carnadas. Se llama “El 110”. Para nuestra misión adquirimos 2 porciones de mojarras que hoy tienen un costo de 80 pesos. Las mojarras tienen que ser medianas y chicas, ya que el pejerrey del Salado tiene boca chica, y si hay panzudos grandes mejor, ya que es la carnada mas efectiva. Ya con nuestro vital elemento en manos, hay que retomar la ruta hasta Lezama y justo en la esquina de la estación de servicio hay que doblar a la derecha tomando la Ruta 57 hasta transitar unos 15 km. A mitad de camino entre Lezama y Pila, aparecerá el cartelito indicador del puente El Destino, el que no hay cruzar. A la izquierda esta el parador, donde tenemos una tranquera blanca y carteles indicadores. En el lugar cobran el ingreso. La entrada es de 80 pesos por pescador, y los chicos menores de 10 años no abonan.

Decidimos ir caminando unos 1.500 metros, aproximadamente, hasta la zona de la Horqueta, aguas abajo, un lugar donde el pejerrey y las lisas siempre se quedan acardumados en ese sector, que es muy buscado por los pescadores de costa y liseros. Ahí armamos los equipos con cañas de 4 metros, relees frontales con nailon y multifilamento, líneas de tres boyas, de colores claros, bajadas a 10 cm y anzuelos N° 2.

Comenzamos la pesca primero pegados a la barranca, donde obtuvimos pejerreyes chicos y algunos dientudos, así que cambiamos líneas de boyas chupetonas tipo españolas con bigotera. Ahí lanzamos gracias a que teníamos el viento de espalda, bastante fuerte al centro del Río, y dejando derivar unos 100 metros, teníamos piques de pejerreyes que en su mayoría pasaban los 25 cm. Así fue la pesca durante todo el día. Lo principal, es lanzar lo más lejos posible de la costa, y dejar derivar, siempre acompañando un poco la línea, caminando y sin molestar a los pescadores que tenemos aguas arriba. Después de unas horas de pesca muy buena donde obtuvimos pejerreyes de excelente calidad, regresamos al parador para degustar un rico locro entre los compañeros de la salida. Por la tarde, probamos suerte frente al parador, para ver como sería la pesca adelante del pesquero. Nos acomodamos y comenzamos la pesca, en el centro del Río obtuvimos pejerreyes de mayor tamaño, en su mayoría pasaban los 28 cm y obtuvimos algunos de más de 40 cm, un pejerrey muy combativo a la hora de traerlos a la costa. Llevar boyas medianas chupetonas, con puntero para lanzar al centro y dejar garetear, bajadas que trabajen lastradas entre 30 y 60 cm. Con estos elementos no podrán fallar. Cada pescador de nuestro grupo obtuvo los 25 pejerreyes por persona, todos arriba de los 28 cm, ya que los elegíamos, dada la gran cantidad que tiene hoy el Salado.

Relevamiento: Marcelo Makowiecki.
Pesquero El Destino: 02241-15-505068.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...