Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $104,09
Dólar Ahorro/Turista $171.75
Dólar Blue $184,00
Euro $120,72
Riesgo País 1576
ELDIA |LA CIUDAD
Alumnos de Informática, las estrellas del mercado laboral

La demanda en la industria del software continúa creciendo y por eso estudiantes ya en 2do año consiguen empleo y bien remunerado

27 de Julio de 2014 | 00:00
Edición impresa

Datos de un fenómenoCon 25 años y un trabajo de cuatro horas diarias que le permiten alquilar y vivir solo sin mayores problemas económicos, Francisco Raposeiras navega por las aguas prometedoras y redituables del desarrollo web mientras prepara la tesis final para recibirse de Licenciado en Sistemas. Llegó a La Plata hace ocho años desde Esquel y, ya sea por la comodidad de su sueldo, por el tiempo que se le demoró la carrera al tener que complementarla con trabajos free lance o por la independencia económica de un salario que le permite acomodar sus tiempos y hacer lo que le gusta, Francisco es todo un ejemplo de un fenómeno que, si bien no es del todo nuevo, experimentó en los últimos años una tendencia todavía más marcada y creciente: la que ubica a los estudiantes de carreras informáticas como las estrellas de un mercado que pide más y más tecnología.

SE BUSCAN

Según el Observatorio de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi), nuestro país necesita un mínimo de 7000 nuevos profesionales por año sólo en el sector de software. Los motivos de esta demanda son simples: las empresas se informatizan cada vez más y el área del software y los servicios informáticos crecen a tasas cercanas al 20% anual, según datos de la propia cámara. Y entre los perfiles más solicitados aparecen los de desarrollador Web, analista de sistemas/funcional y desarrollador cliente-servidor.

“Desde la década del ‘90 existe pleno empleo en el mercado laboral que corresponde al sector de la informática -apunta Javier Díaz, decano de la facultad de Informática de la UNLP-. Lo que sucede ahora, además, es que la demanda de informáticos sobrepasa las posibilidades de formación de profesionales en sistema educativo, tanto público como privado. Este estado de cuestión está directamente vinculado al avance de la tecnología y de la informática en particular”.

Lo que explica Díaz es un fenómeno global pero que tiene sus particularidades en nuestra región. “Si bien estas características se presentan en la mayoría de los países desarrollados -sostiene el decano-, en Argentina la falta de oferta de graduados informáticos impacta directamente sobre los estudiantes de estas carreras, quienes son cooptados para el mercado laboral por instituciones y empresas antes de recibirse”.

La falta de interés de los estudiantes por las carreras informáticas, la deserción temprana por la dificultad de las materias que hay que aprobar para alcanzar el diploma universitario, el abandono por la rápida inserción laboral y estrategias de reclutamiento empresariales son algunos de los principales motivos por los que hay escasez de profesionales informáticos. Según datos nacionales, de hecho, la deserción en estas carreras ronda el 40% durante el primer año.

Otro fenómeno, como se mencionó, es el alargamiento de la carrera, porque no es nuevo que muchos estudiantes tarden 8 o 9 años en graduarse, o directamente abandonen los estudios al ver que el título les resulta una utopía casi inalcanzable.

“Por eso se trata de concientizar a los estudiantes, a las instituciones y a las empresas de buscar alternativas que posibiliten a los estudiantes culminar sus estudios -dice Díaz-. El régimen de pasantías es una muy buena posibilidad, dado que los estudiantes tienen una carga horaria restringida que les permite dedicar tiempo a finalizar sus estudios y, a la vez, formarse en la práctica profesional de la carrera bajo la modalidad de supervisión laboral. También se han organizado programas de culminación de carrera para facilitar que los estudiantes que trabajan puedan graduarse. El incremento en el número de egresados de Informática del último año confirma que dichos programas han sido exitosos”.

Emilia Corrons, de 25 años y como la mayoría de quienes deciden inclinarse por las carreras vinculadas con la tecnología informática, no sólo no tiene la menor idea en qué consiste buscar empleo con desesperación, revisar todas las mañanas los avisos clasificados o enviar cientos de currículum vitae sin obtener respuesta, sino que su dilema radica, básicamente, en definir cuál de todas las propuestas laborales que tiene a su alcance es la que más le conviene para seguir manejando sus tiempos, ganas dinero y, luego de casi siete años de carrera, elaborar su tesis final.

Su caso es ejemplo pero también curioso: tras hacer el bachillerato en el Normal Nº2 de La Plata, no tenía muy en claro para dónde debería rumbear su destino vocacional y dudaba entre Letras, Biología e Informática. “Nada que ver una con otra, ¿no? -se pregunta y se responde ella, alegre-. Al principio no entendía nada y no sabía muy bien de qué se trataba. Pero tuve en cuenta que de las tres opciones que había Informática era la que presentaba una mejor salida laborar. Así que me anoté y, ya en el curso de ingreso, quedé súper enganchada”.

ROMPIENDO PREJUICIOS

Si se compara la cantidad de inscriptos a las carreras tradicionales como Medicina, Arquitectura o Derecho, son muy pocos quienes optan por las tecnológicas. En esto, todavía existe cierto prejuicio que indica que las personas que se dedican a esto son nerds que están todo el día encerrados frente a una PC.

“Existe ese prejuicio pero creo que va desapareciendo a poco”, opina Raposeiras, quien no duda en asegurar que las carreras informáticas dejaron de ser patrimonio de cierto grupo de nerds para convertirse “en una opción académica que acaso pueda ser comparada con el conocimiento artístico. Un desarrollador también es un artista”.

Otro de los mitos frecuentes tiene que ver con la dificultad de aprobar materias vinculadas con las matemáticas. Sin embargo, Corrons asegura que, aunque ese era su temor inicial al elegir Informática, sus primeros pasos hacia la licenciatura de Sistemas resultaron más fáciles de lo que podía presumir.

Además, algo en lo que coinciden quienes estudian estas carreras o están egresados de ellas -y que confirma una vez más la tendencia creciente- es que mientras la mayoría de sus compañeros de facultad están todos con trabajo, varios de sus amigos de la vida o de la escuela secundaria, incluso los egresados de otras carreras, están desempleados o se encuentran insatisfechos con su presente profesional.

“Es bueno remarcar que la Informática es una carrera accesible para las jóvenes -apunta Díaz-, puesto que las chicas cuando eligen una carrera universitaria no contemplan, muchas veces por desconocimiento, la posibilidad de ingresar a una carrera informática”. Para el decano, como para muchos, que las chicas empiecen a sumarse a un universo acaparado aún por los varones sería un paso fundamental para que el déficit de informáticos empiece a solucionarse.


Notas relacionadas

Mirando el futuro

“Hay demasiadas opciones laborales para elegir”

“Si querés, ya en segundo año conseguís trabajo”


Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla