Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $106,88
Dólar Ahorro/Turista $176.35
Dólar Blue $198,00
Euro $120,62
Riesgo País 1693
Toda la semana |TIPS PARA OBTENER LOS MEJORES RESULTADOS
Del césped a la pradera de flores: un cambio para el jardín

Para quienes el primero demanda mucha dedicación a fin de verlo espléndido, la segunda opción puede ser una solución. Ellas alegran a las personas y son más fáciles de mantener

Del césped a la pradera de flores: un cambio para el jardín

Una pradera de flores atrae a insectos y aves y lleva menos mantenimiento que una superficie de césped / Kniel Synnatzschke / Westend61 / DPA

6 de Noviembre de 2021 | 08:47
Edición impresa

Tener un césped prolijo requiere de mucho trabajo. Hay que regarlo, colocarle abono y cortarlo regularmente. De lo contrario, se ve rápidamente descuidado, amarronado y manchado.

Entonces, ¿por qué no plantar mejor una pradera de flores? Estas no solo alegran a las personas, sino que también atraen insectos y pájaros. Y son más fáciles de mantener que un césped.

¿Es esto tan simple como esparcir semillas de flores en el pasto? No. “Así no funciona”, dice Sandra von Rekowski, de la Asociación Alemana de Amigos de la Jardinería en Berlín. “Así no pueden imponerse las nuevas plantas, tienen demasiada sombra y competencia por parte del pasto”, añade.

LOS DISTINTOS CAMINOS QUE CONDUCEN A UNA PRADERA

En principio hay tres caminos posibles para obtener una pradera de flores, explica la ONG ambientalista NABU.

Por empezar hay que cortar el césped pocas veces al año, retirar el pasto cortado, no colocar más abono y reducir de esta forma la cantidad de nutrientes del suelo.

Si aparecen plantas típicas de pradera, el césped se convierte con el paso del tiempo en una pradera.

La siembra se realiza idealmente en otoño, pero también es posible en otras épocas

 

La segunda variante es más rápida y consiste en la “inoculación”. Esta consiste en ir quitando puntualmente zonas del césped para plantar plantas de pradera en estas partes.

El tercer camino es algo más trabajoso: escarificar el césped enérgicamente en otoño o a principios de primavera, de manera que solo queden rastrojos del mismo.

Es importante tener en cuenta que el proceso es largo para conseguir un resultado óptimo

 

UNA PRADERA DE PLANTAS PERENNES SIGNIFICA TRABAJO

Se puede optar entre una pradera de plantas que solo duran un año o de plantas perennes. La primera tiene la ventaja de que crece rápidamente.

Sin embargo, debido a la mezcla especial de semillas con flores de verano de uno o dos años, pierde rápidamente su atractivo, según explica Michael Henze, de la Asociación Federal de Jardinería, Paisajismo y Campos de Deportes de Bad Honnef.

Por eso, Henze recomienda una pradera de plantas de varios años o perennes.

Esta necesita, sin embargo, un suelo bien preparado. “Hay que quitar el pasto viejo y colocar tierra nueva”, explica Henze.

Entonces se puede sembrar. “En el primer año, la pradera tendrá pocas flores, ya que la mayoría de las flores de pradera florecen recién en el segundo año”, afirma.

Hay distintas opciones para armar una pradera de flores / Web

EL SUEÑO MINERAL

“A las plantas de pradera les gusta el suelo mineral magro. Si el suelo es demasiado rico en minerales, hay que rellenarlo con arena”, añade Henze.

Antes del invierno, el suelo debe ser arado y labrado. A continuación hay que pasar el rastrillo para remover malezas como la grama, el cardo o el mijo, que son más fuertes que las plantas de pradera y les harían demasiada competencia.

La siembra se realiza idealmente en otoño, pero también es posible al final del invierno o inicio de la primavera. La semilla a usar dependerá en gran medida del estado del suelo.

PROTEGER LA ZONA EN LA FASE INICIAL

Lo mejor es sembrar en un día sin viento para que las semillas caigan donde deben. “Las semillas se colocan a mano”, explica Sandra von Rekowski.

“Luego hay que presionar un poco la tierra y regar”, añade. Es importante regar regularmente. Al cabo de unas cuatro o seis semanas, deberían empezar a aparecer las primeras plantitas.

En una primera etapa, la zona no debe ser pisada. La pradera terminada tampoco es el lugar ideal para colocar la mesa de jardín o jugar al fútbol. Es mejor reservar un trozo de césped para eso. O colocar las flores solo en los bordes del césped.

 

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla