Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Buscar
Dólar Oficial $100,53
Dólar Ahorro/Turista $165.87
Dólar Blue $158,00
Euro $119,57
Riesgo País 1476
Opinión |PUNTO DE VISTA
Malvinas, en medio de la crisis económica europea

Por RUBEN SARLO (*)

Malvinas, en medio de la crisis económica europea

Malvinas, en medio de la crisis económica europea

5 de Enero de 2012 | 00:00

En medio de la enorme crisis económica que azota a Europa Occidental, cuando los acuerdos financieros generados por Alemania y Francia han deteriorado severamente las relaciones de los principales países centroeuropeos con Inglaterra, recientes declaraciones del primer ministro británico David Cameron han puesto al rojo vivo el tema de la ocupación de las Islas Malvinas y el rechazo a la política de diálogo propuesta por la diplomacia argentina, con la presidente Cristina Kirchner a la cabeza.

abre comillasMuchos de los conflictos internacionales solapan la apropiación de recursos naturales no renovables por parte delos más poderosos. Y China lo sabe.cierra comillas

Efectivamente, el funcionario de Down Street dijo días atrás que "las Malvinas no serán negociadas, ésa es una cuestión cerrada", con lo cual los países pertenecientes a la Unasur han ratificado la necesidad de que los ejércitos sudamericanos comiencen a desarrollar estrategias comunes para proteger los recursos naturales de la región como parte de una nueva soberanía de tipo continental. Y en este sentido el ex presidente de Brasil Luis "Lula" Da Silva ya había comenzado a comprar aviones, submarinos y armamento para custodiar los enormes yacimientos de petróleo que se hallaron en su mar territorial, política que continúa su sucesora Dilma Rousseff.

En estos momentos cruciales para las tensas relaciones del Reino Unido con sus vecinos, se producen dos hechos muy interesantes que merecen ser tenidos en cuenta por la Argentina, para presionar a fondo sobre sus intereses en el archipiélago usurpado. Por un lado, y en lo que podemos llamar el frente interno adverso a los ingleses, uno de los diarios más prestigiosos de Londres, The Guardian, salió a cuestionar la política británica sobre las Islas Malvinas, calificando a sus políticos de "ciegos" respecto de una incomprensible actitud de no dialogar con nuestro país ante la comunidad internacional. El columnista Richard Gott dijo que la Argentina pretende sentarse a negociar y que se impone una apertura del gobierno inglés, pues debe prestar atención al importante cambio ocurrido en el clima político de América latina, con el surgimiento de nuevos gobiernos con agenda progresista y de fuerte tono nacionalista. Ello ha generado que los países latinoamericanos se hayan unido en la creencia de que su continente debe organizarse en beneficio de sus propios pueblos sin injerencias externas. Esto es muy interesante.

Y en lo que denomino frente adverso externo, Inglaterra enfrenta la Resolución 31/49 de la Asamblea General las Naciones Unidas, que insta a las dos partes a abstenerse de tomar decisiones unilaterales conflictivas mientras se mantenga dicha controversia.

Se suma la declaración de los presidentes de los países que conforman la Unasur (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Perú, Venezuela, Guyana y Suriname) rechazando de plano cualquier actividad de explotación de recursos naturales no renovables de la plataforma continental argentina, desarrolladas ilegalmente por los ingleses en Malvinas. Los países del continente apoyan la exigencia de la vía de la negociación pacífica para obtener una solución definitiva a esa anacrónica situación colonial en suelo americano. Y dentro de ese contexto, se agrega ahora un componente de peso: las declaraciones del vicepresidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular de China, Jiang Shusheng, otorgando total apoyo a nuestro país en la cuestión. El anuncio se inscribe en una suerte de ida y vuelta diplomático, en el que los chinos ven con agrado nuestra idea de la negociación pacífica y Buenos Aires reconoce públicamente la existencia de una sola China en la vieja disputa que el gigante asiático mantiene con Taiwán.

SUDAMERICA, PETROLEO Y CHINA

Unos pocos días atrás, Cristina alertó ante la Unasur que Sudamérica tiene que trabajar mancomunadamente para defenderse de las superpotencias mundiales que vendrán a tomar a cualquier precio los recursos naturales no renovables, como está sucediendo con la cuestión de Malvinas e Inglaterra. La Unasur conforma un fuerte bloque continental que el mundo no ha de ignorar a la hora de la crisis energética y la desertificación planetaria. Posee un PBI de 773.000 millones de dólares que lo posiciona como la quinta potencia mundial; tiene 361 millones de habitantes, la cuarta población a nivel mundial; ocupa una superficie superior a 17 millones de kilómetros cuadrados; sus exportaciones ascienden a 182 millones de dólares; posee el 27% del agua dulce del planeta; dispone de 8 millones de kilómetros cuadrados de bosques y dos océanos; es la región del mundo que más alimentos produce y exporta; tiene una historia común con valores compartidos y -quizás el dato principal, junto al agua dulce- dispone de reservas de hidrocarburos para los próximos 100 años.

Esta es la realidad del mundo que permite entender la ficha vital que debe jugar la Argentina con el Reino Unido para resolver la usurpación de las Islas Malvinas y recuperar recursos fundamentales como su plataforma continental, su fauna marina y petróleo, mucho petróleo. Y en estos tiempos en que la crisis europea ha puesto en tela de juicio el mismísimo sistema capitalista, es el momento justo para acelerar y volcar la carga a nuestro favor, forzándolos ante la comunidad del planeta a negociar pacíficamente. Cristina lo sabe.

La guerra del petróleo ya comenzó con la primera ocupación norteamericana a Irak en 1990, aunque nadie se atreve a ponerle ese rótulo, pero así son las cosas. Muchos de los conflictos internacionales solapan la administración y apropiación de recursos naturales no renovables por parte de los más poderosos. Y China lo sabe, por eso apuesta al presente comercial con la Argentina y a sus recursos naturales en un futuro que no está tan lejano como muchos creen. No debemos desaprovechar a un aliado tan poderoso.

(*) Fiscal del Departamento Judicial La Plata

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...
Básico promocional
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$30.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $305.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla