Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Recomendaciones prácticas

Cómo preparar el jardín para el otoño

Es la época del año ideal para realizar trasplantes porque la tierra suela tener la humedad ideal. También el momento adecuado para realizar podas, aunque deben concretarse a principios de la nueva estación

El colorido de las plantas de otoño invitan a disfrutar a pleno de estos ambientes únicos/web

Plantas de hojas perennes se lucen espléndidas en otoño/Web

El fin del verano está a la vuelta de la esquina y con él la llegada del otoño, durante el cual las noches se alargan y se hacen más frías. El invierno se acerca.

Por lo tanto es el momento ideal para realizar tareas de mantenimiento básicas que preparen el jardín para el frío invernal.

ÉPOCA DE TRASPLANTE

El otoño es una época muy buena para trasplantar porque la tierra tiene suficiente humedad gracias a las lluvias que indefectiblemente llegarán antes de que termine la estación veraniega, aún en años de intensa sequía como el actual.

La tierra aún está caliente del verano y el otoño, de modo que las plantas tienen todavía tiempo por delante para aclimatarse a su nueva ubicación y formar nuevas raíces.

En otoño también se pueden plantar nuevos ejemplares con la conciencia tranquila. Será la última oportunidad de poner algo de color en el jardín antes del invierno. Para las rosas, por ejemplo, el otoño - antes de la primera helada del suelo - es el momento de plantación ideal.

Los bulbos también se pueden plantar en otoño, para que sus flores germinen de la tierra en el momento justo, en primavera,

Es esencial acertar con la ubicación de los heraldos de la primavera para que puedan prosperar y florecer. A la mayoría de ellos les gusta la tierra fresca y húmeda en primavera, pero en verano, durante su período durmiente, la tierra puede estar seca y porosa. Conviene plantar los bulbos en la tierra a una profundidad de dos o tres veces su altura.

También es el momento ideal para cortar hierbas perennes, arbustos y matas. Cuando los arbustos amarillean, sus troncos se doblan hacia el suelo o empiezan a granar: ha llegado el momento de recortarlos. Esto es así porque las plantas están devolviendo la savia a sus raíces. Si no se recortan, pueden debilitarse. Los arbustos y matas pueden recortarse aproximadamente una cuarta parte de su tamaño.

No obstante, esto puede variar dependiendo del tipo de arbusto o mata. Encontrará más información en las etiquetas de las plantas o en su centro de jardinería local.

PREPARATIVOS

El cambio de estación es el momento perfecto para comenzar a reparar los vestigios del verano y preparar nuestras plantas, jardines y terrenos para los posibles estragos del invierno.

Pero, dependiendo del lugar donde se esté la experiencia con cada época será diferente, igual que las necesidades de cada jardín y los preparativos de otoño.

Es normal que luego del verano muchos terrenos estén secos y áridos. El otoño es la época perfecta para hidratar y devolverle ese balance tan necesario.

Es en esta época cuando los rayos del sol dejan de pegar tan fuerte y las temperaturas se vuelven mucho más frescas.

Por lo tanto, el agua que echemos en el terreno se mantendrá ahí por más tiempo y sin evaporarse.

Lo cual redunda en más tiempo para que las raíces de las plantas puedan absorberla y alimentarse. Pero en terrenos con pobre drenaje y donde se producen charcos de agua, esto puede provocar que se pudran las raíces de algunas plantas y eventualmente mueran.

Así que hay que asegurarse de que el terreno esté en óptimas condiciones antes de proceder a hidratar. Se debe tener mayor cuidado en terrenos arcillosos donde el sustrato tiende a acumular agua.

La poda es muy recomendada en la época de otoño. Pero igual que la hidratación, puede ser un arma de doble filo.

La poda por lo general estimula el nuevo crecimiento de las ramas y hojas. Por lo tanto, si se poda muy tarde en el otoño, los nuevos brotes se verán afectados con los primeros fríos del invierno.

Para evitarlo hay que podar a principios del otoño para dar tiempo a que maduren los nuevos crecimientos antes de que llegue el invierno.

El agua en el terreno se mantendrá por más tiempo y sin evaporarse

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...