Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Se vienen emisión e impuestazo, la dupla “ganadora” que vuelve para condicionar a la economía
Se vienen emisión e impuestazo, la dupla “ganadora” que vuelve para condicionar a la economía

Kicillof quiere salir del pacto fiscal de Macri

Por: OSVALDO GRANADOS
osvaldoperiodista@gmail.com

24 de Noviembre de 2019 | 05:38
Edición impresa

Perón desde España, en marzo de 1973 envía lo que, -según su criterio -, tendrían que ser los ministros de Héctor Cámpora.

Montoneros, en Buenos Aires, reunidos con el presidente electo, descartó algunos nombres y puso los suyos. Perón los expulsa pocos meses después.

Alberto Fernández tenía algunos candidatos. El de economía era Martín Redrado. Incluso lo recomendó Alberto Lavagna , aunque lo nieguen en el Instituto Patria.

Esta semana, Cristina Kirchner lo volvió a censurar. Tiene el poder de veto.

Siempre las reuniones entre Alberto y Cristina se hicieron en el Instituto Patria o en el departamento de la ex Presidenta. Con una pregunta, preparada desde el kirchnerismo, lo obligaron a Alberto a decir públicamente: “Me gustaría que Máximo fuera el próximo presidente”.

Cristina dirigiendo el senado y Máximo diputados se cierra el cerco sobre Alberto Fernández. Los gobernadores lo tienen claro: dependerán del kirchnerismo. Sólo Sergio Massa lo salvará de la “encerrona”.

Alberto tiene poco margen de maniobra. Cada vez menos. Por esa razón sobreactúa sobre Bolivia, Chile, Maduro.

Quiere aparecer como líder regional de América Latina, apoyando movimientos presuntamente revolucionarios y condenando los avances de las derechas.

Es preferible dedicarse a las relaciones externas que lidiar con Cristina y los suyos.

Todo apunta a reactivar el consumo.

Varios economistas señalan que existe margen para conseguir un “Verano mejor”.

Dólar quieto, cepo cambiario, shock de emisión, bajar las tasas del 60 al 40 por ciento anual, bono de fin de año para jubilados y empleados públicos, acuerdo de precios y salarios por 180 días y una industria que tiene alrededor del 50 por ciento de sus maquinas paradas.

La devaluación en Brasil, complicó las fantasías.

En un mes el real perdió 4 por ciento . La misma inflación de todo el año. En doce meses subió 8 por ciento.

Van a sufrir las exportaciones argentinas. Nosotros nos volvimos más competitivos a partir de las sucesivas devaluaciones de los últimos 2 años.

Pero la clave no es solo fabricar billetes, sino recaudar más impuestos.

Habrá un fuerte impuestazo a los patrimonios de los argentinos fuera del país. Axel Kicillof habló con sus colaboradores, pide salir del pacto fiscal de Macri. Habrá un aumento generalizado de ingresos brutos en todo el país. Dos cosas claves: emisión e impuestos. La dupla ganadora.

Si uno habla con los representantes argentinos en el exterior todos dicen lo mismo.

Uno: no les creen

Dos: subrayan , “A lo largo de los últimos 40 años, nos analizaron y no saben qué queremos ni adonde vamos”.

Está claro. El escenario regional está para ser transitado con cuidado. Brasil es el 70 por ciento del producto bruto de Sud América .

Hay advertencias: “La inflación no se va a resolver con un acuerdo y ni siquiera desindexando transitoriamente la economía”. Para los liberales, se debe eliminar la fuente primaria de emisión de pesos. Resumen, terminar con el déficit fiscal. Para ellos es la única forma de estabilizar el tipo de cambio, otra condición para combatir la inflación.

Todo lo contrario de lo que piensan lo equipos que van a desembocar en economía.

Sí, habrá mas pesos en la calle. En diciembre, la emisión será de 250.000 millones de pesos para cubrir las necesidades del Tesoro. Con excedente de billetes hay dos alternativas: suba del dólar e inflación.

Despues viene la deuda en pesos.

Los vencimientos: enero 25.000 millones; febrero 142.000 y marzo 256.000 millones.

Los vencimientos de pesos del Tesoro en 2020 son equivalentes al 80 por ciento de la base monetaria (pesos en circulación más dinero encajado en bancos).

Es decir, algunos están mirando el plano, pero adelante, y no la ven, hay una montaña de pesos.

En el mercado, calculan un dólar comercial para fines de año entre 72 y 77 pesos. El paralelo o libre, es otra historia.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla