Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Terminan las clases: ¿Qué hacemos?

Talleres de verano, colonias, actividades en familia. En los hogares va tomando forma la agenda para entretener a los más chicos

Terminan las clases: ¿Qué hacemos?

La familia Cariani: Catalina, Ulises, Mariano y Dimas

Cecilia Famá

Por: Cecilia Famá
vivirbien@eldia.com

1 de Diciembre de 2019 | 07:05
Edición impresa

Las vacaciones escolares suelen tornarse larguísimas, sobre todo para aquellos padres que tienen apenas un par de semanas para disponer de licencias laborales. En esta época del año, con las clases llegando a su fin, todos empiezan a planear qué hacer cuando la única alternativa es quedarse en casa o concretar programas recreativos al aire libre. Pileta de lona en el patio o fondo, visita a esos abuelos que siempre agasajan con algún regalito, jornada en la quinta de algún amigo, clubes y colonias, talleres, quizás la extensión en las horas diarias “de tecnología” permitidas... la lista sigue interminablemente, y toda sugerencia es bienvenida a la hora de otorgar variedad -y también algo de previsibilidad- a los casi tres meses de ocio, calor y malabares para coordinar el trabajo de los grandes con la presencia full-time de los niños en casa.

A no desesperar. La Ciudad ofrece variadas propuestas para animar esas hojas del calendario. Se sabe: los clubes de barrio y en especial los del Norte del partido abren sus temporadas de pileta a mediados de diciembre, como así también sus colonias de vacaciones. Año tras año, son una de las grandes soluciones para padres que tienen que trabajar: allí los chicos se divierten, comparten con pares, se refrescan, aprenden, disfrutan, en las modalidades de media jornada o jornada completa. Hay variantes para todos los bolsillos, incluyendo aquellos que puedan pagar 8 mil pesos mensuales por hijo. La Universidad Nacional de La Plata también habilita su campo de deportes; situado en el Bosque, es una propuesta amigable con quienes trabajan en el centro, y tiene colonia de vacaciones propia.

Por su parte, la República de los Niños abrirá normalmente todos los días, de 10 a 18, y lo mismo el Museo de Ciencias Naturales -los martes es gratis-. En el Museo, el 14 de diciembre se hará la propuesta “Vacaciones con los dinosaurios”, de una sola jornada. Luego, el programa se retomará en febrero, con días a confirmar.

EN CASA Y NO TANTO

Aunque tengamos pileta en casa, los chicos quieren divertirse también puertas afuera. En centros culturales y espacios de distintas zonas de la ciudad, hay talleres y colonias artísticas, propuestas relajadas, educativas y entretenidas.

“Ruido” es una de ellas. Un “taller de verano” integrado que busca propiciar un ámbito de aprendizaje y recreación colectivo, íntimamente ligado al “hacer”, estimulando el interés de los niños y niñas a partir de juegos y experiencias relacionadas con su cotidianidad, teniendo en cuenta sus saberes previos y particularidades.

“Como herramientas de acceso al conocimiento se utilizan la música, la plástica, el trabajo con el cuerpo, la sensopercepción, el diálogo continuo entre coordinadores y niñez” alega Sara Luna, mentora del proyecto, “y se dará el espacio para que éstos expresen sus necesidades, tiempos y dinámicas. El juego, derecho fundamental, será parte esencial de este proceso. Integramos niñez de todas las edades”.

Luna explica que “nuestro objetivo es acercar el área de las ciencias a los niños y niñas desde el hacer práctico y cotidiano. Los invitamos a explorar distintos materiales realizando mezclas, cambios de temperatura, describiendo las propiedades de los distintos materiales. Se trabaja articuladamente con cocina, jardinería y huerta. Y hacemos experimentos con agua, aprovechando el verano y el calor”. La coordinadora de la movida adelanta que se iniciará en febrero, entre el lunes 3 y el viernes 28, con dos turnos: matutino y vespertino (fb/ruidodemagia).

Hay familias que ven con buenos ojos estas propuestas “más relajadas”. Como Claudia Morales, mamá de Ana (10) y Josefina (6): “prefiero buscarles actividades cortas, no tan rutinarias. Vamos a algún club, pagando la jornada, o salimos a una plaza y miro si hay talleres o algunas alternativas de actividades semanales. Porque trabajo de mañana, y luego tengo toda la tarde para ellas”, señala.

Prisma es un espacio cultural de la zona de Meridiano V que todos los veranos ofrece actividades para los chicos. Hasta el momento, está confirmado el taller de Cocina, que se va a ofrecer los miércoles y los viernes de 18 a 20, a partir de la primera semana de diciembre. La grilla será más amplia, pero se está “terminando de cerrar”, adelanta Julieta Nava, una de las responsables del lugar.

PLAN FAMILIAR

“Los planes del verano, para nosotros, son simples: disfrutar de la mejor estación del año, la que permite hacer muchas cosas fuera de casa. Pensamos que recurrir a una colonia es obligar a los nenes a seguir de alguna manera institucionalizados; ellos necesitan comenzar el año libres de obligaciones, disfrutar de la casa y pasar tiempo de calidad con nosotros. Planeamos vacaciones con un poco de playa, pero también nos gusta hacer campamentos, paseos en bicicleta; este verano vamos a hacer una buena recorrida en bici por el parque Pereyra, y a acampar en alguna zona rural con amigos”, revela Mariano Cariani, papá de Ulises (9) y Dimas (7).

“Es sencillo coordinar el tiempo. Junto a Catalina, elegimos hacer cosas juntos con nuestros hijos. A pesar de que el año en general es de mucho trabajo, con Caty coordinamos nuestros horarios para poder estar con ellos. En el verano es más simple, porque tienen menos actividades extracurriculares, gracias a esto también pueden pasar más tiempo con los abuelos, primos y amigos. Y luego, está en nosotros programar actividades, pueden ser salidas en bici, partidos de fútbol, campamentos, son cosas simples que durante el resto del año no se pueden hacer tan seguido”.

Mariano reconoce también que “son épocas de pantallas, hay que incorporarlas cuidando cómo se usan. Cuando se invitan amigos a casa, hacemos unas pizzas, juegan entre todos un rato a la play y se divierten. Nos parece que está bueno, no así el uso prolongado y solitario. También nos gusta mucho ver películas y series. Hacemos lo mismo con los libros, todos los días hay un rato de lectura de algo que ellos eligen. Siempre hay alternativas, cocinar, dibujar... Parece algo simple, pero en casa empezamos a reciclar y separar la basura orgánica e inorgánica para hacer compost, eso los llevó a interesarse mucho en la tierra, la huerta, la contaminación”.

“Creo que el ocio es fundamental, pero hay que compartirlo con ellos. La infancia es un momento único que hay que aprovechar, porque no se repite y no da otra oportunidad. Ellos eligen divertirse, los adultos tienen que elegir formar parte de esa fiesta que es la infancia”, concluye atinadamente Cariani. Papás presentes, más tiempo con sus hijos, dando valor agregado a las vacaciones. Parece ser el mejor plan para aprovecharlas, y una fórmula infalible para disfrutarlas. Como en todo, habrá buscar el equilibrio. Y encontrarle la vuelta.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

La familia Cariani: Catalina, Ulises, Mariano y Dimas

El taller de cocineritos comienza esta semana

+ Comentarios

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla