Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Futuros

Gimnasia se salvó del descenso y clasificó a los 16avos de final de la Copa Argentina. Sin embargo, la sumatoria de puntos no va de la mano con una mejoría del juego. ¿Llegará el Indio Ortíz a encontrar su equipo con este plantel? ¿Hay que cambiar mucho? Y a la vez, ¿cuál es el futuro político del club, en un año electoral y con renuncias en la CD que prometen mover el avispero? Preguntas que exigen respuestas contundentes, porque el promedio es complicado y está prohibido fallar en el mercado de pases.

Futuros

Gimnasia le ganó por penales a Defensores de Belgrano de Villa Ramallo y clasificó a la siguiente fase de la Copa Argentina, un torneo al que no podrá priorizar como en 2018 porque la situación con el promedio es complicada. No jugó bien, para nada, aunque intentó más y mejor que el conjunto del Federal A. "Mejoramos un poco", dijo Darío Ortíz, en comparación con el rendimiento ante Newell's pero a la vez agregó que "falta mucho por mejorar". Todo real. ¿Alcanzará con mejorar para seguir en primera el año que viene? La pregunta surge porque, desde el inexistente "mereciómetro", este equipo hizo todo para descender y solamente rivales peores le permiten asegurar la permanencia a dos fechas del final. Un equipo que convierte poco, marca más o menos (es irrefutable que con el Indio ganó orden), no tiene quite ni presión y que ¡por algo! perdió mas de la mitad de los partidos que jugó.

Ahora hay que tomar decisiones, como se decidió que Darío Hernán Ortíz sea en nuevo entrenador. Entre ellas, están las ventas (Jan Hurtado y Alexis Martín Arias parecen fijas), los contratos que caducan (Moyano, Oreja, Ayala, Bonifacio, Piovi, Licht, Rosales, Silva), Faravelli se va, Comba sigue. Hay que incorporar: ¿con qué dinero? ¿Cómo viene el Concurso? ¿Y la deuda posconcursal? Porque aunque mucho se pinte color de rosa, por algo los empleados -otra vez- cobran parcialmente el sueldo (este mes, 15 mil pesos).Y por algo también Gimnasia se ha desvalorizado tanto como plantel, al punto de tener que gastar mucho ahora porque no hay desafíos deportivos que seduzcan a jugadores sin lazo sentimental con el Lobo.

Esas decisiones serán en el marco de un año electoral para Gimnasia (con todo lo que implica para un club tan politizado) y con una CD fragmentada puertas adentro. Las renuncias de Sergio Boscariol y Diego Caputo lejos están de ser "problemas personales" o hechos aislados: son el emergente del desgaste de múltiples situaciones que están aunque se nieguen. Chirola Romero, Lucas Lobos, el alquiler frustrado del Bosque a Estudiantes, Rinaudo, Troglio, juveniles, son todos temas que han generado rispideces. Gabriel Pellegrino dialogará en estas horas con los renunciantes, cosa que no sucedió con Chachi Alonso en diciembre cuando pretendió tener peso en decisiones futbolísticas que muchas veces llegaron masticadas al grueso de la CD. Por ejemplo, no fueron pocos los dirigentes que se enteraron por radio de la salida de Troglio. La gota que colmó el vaso fue la foto "política" de Pellegrino en El Día, con actores de la oposición, un gesto tal vez valioso hacia afuera que generó enojos puertas adentro. Mientras el presidente tiene su gente de confianza (Alejandro Ferrer, Ricardo Salas, Guillermo Moretto), el grupo Campus (por denominarlo de alguna manera, aunque no todos quienes lo integran tuvieron que ver con la obra y se integra incluso por afinidades etarias) se corrió a un costado y tiene sus actividades circunscriptas a juveniles, femenino o hockey y un tercer grupo hace equilibrio tratando de que acercar posiciones y cerrar focos de conflictos (un ala más política, con nombres como los de Mauro Coronatto o Daniel Giraud). Nada es fácil. Tampoco nada es imposible.

Es tiempo de madurez. De que el falsamente pregonado "Gimnasia por encima de los nombres" se acerque a una realidad distinta de su uso para echar a un jugador o entrenador de turno. Así, vienen tiempos muy duros. Y los problemas reales están lejos de ser los cambios del Indio, que Silva se tire atrás o que no aparezcan juveniles del semillero. Y hay muchas cosas que se hacen muy bien, que son ejemplo y conmueven y que no se las debe llevar puestas un tsunami de descontento.

Futuro simple. Futuro posible. Seguramente, futuro imperfecto. Pero no el futuro que se forjaron Chacarita o Platense.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...