Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
TURISMO

El turismo de “desastres”

Considerada “la serie más valorada de la historia”, la ficción de HBO, que recrea el terrible accidente nuclear acontecido en Chernóbil, ha disparado las visitas turísticas a la “zona de exclusión” y las redes sociales están llenas de fotos de “influencers” posando ante la catástrofe.

Los visitantes esperan en una parada de autobús con un cartel gigante al fondo que representa el nuevo refugio protector sobre los restos del reactor nuclear Unidad 4 de la central nuclear de Chernobyl, en el puesto de control de Dytyatky de la zona de Chernobyl, Ucrania - EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Los visitantes hacen cola en una tienda de recuerdos en el puesto de control de Dytyatky de la zona de Chernóbil, Ucrania - EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Imagen cedida por HBO de la serie - EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Imagen facilitada por HBO que muestra un fotograma “Chernobyl”, una miniserie sobre el desastre nuclear de los años 90 que se estrenó en el mes de mayo - EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Un visitante asiste al refugio subterráneo, el primer cuartel general de los liquidadores en la noche del accidente en 1986 durante una gira en Chernóbil, Ucrania - Foto cedida

Un visitante toma una foto de un autobús abandonado durante una visita en Chernóbil, Ucrania, el 7 de junio de 2019 - EFE/HBO

El nuevo refugio protector sobre los restos del reactor nuclear Unidad 4 de la central nuclear de Chernóbil, es visto a través de una ventana de un autobús en Chernóbil, Ucrania - EPA/SERGEY DOLZHENKO

Los visitantes esperan para entrar en el puesto de control de Dytyatky de la zona de Chernóbil, Ucrania - Foto cedida por HBO

Imagen de dos actores de la serie “Chernobyl” de HBO - EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Vista general de la ciudad abandonada de Pryat, no lejos de Chernóbil, Ucrania - EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Visitar las desgracias. Mirar a los ojos a la muerte una vez que ha acontecido. Respirar un trágico pasado. ¿Le suena un plan apetecible? Pues, aunque pueda sorprender, el “Dark Tourism” (Turismo Oscuro o Macabro), que consiste en visitar lugares donde ocurrió algún desastre que provocó muertes ajenas a causas naturales, existe.

Y no solo eso, sino que, últimamente, está de moda. ¿El lugar? Chernóbil. ¿El momento? Este mismo. ¿La razón? La serie homónima de la HBO (“Chernóbil”) que, además de haberse convertido en la más valorada de la historia en la plataforma IMDB (con una puntuación de 9,7 sobre 10), ha hecho resurgir el interés turístico en la zona.

Las reservas en las agencias de viaje ucranianas que permiten visitar Chernóbil este verano han aumentado entre un 30 y un 40 %, según el diario español ABC. Un incremento que coincide con la emisión de la exitosa serie homónima de HBO

 

MAYOR DESASTRE NUCLEAR

En la madrugada del 26 de abril de 1986, en la central nuclear de Vladimir Ilich Lenin (conocida como “Chernóbil” o “Chernóbil”) ubicada en la antigua Unión Soviética (actual Ucrania), el reactor número cuatro explotó ocasionando un accidente de dimensiones nunca vistas hasta entonces.

Tanto es así que está considerado, junto al ocurrido en la central de Fukushima (Japón) en 2011, como el más grave de la historia según la Escala Internacional de Accidentes Nucleares. De hecho, hubo que evacuar a miles de habitantes, hasta el punto que la ciudad de Prípiat, la más cercana a la central, se considera hoy una ciudad fantasma.

Y es que la cantidad de materiales tóxicos que se expulsaron tras la explosión ocasionaron una radiactividad que, se estima, fue 500 veces superior a la de la bomba atómica de Hiroshima.

Así, se contaminaron 150.000 kilómetros cuadrados de las tierras en Ucrania, Rusia y Bielorrusia. Incluso en Suecia o Alemania, entre otros lugares, llegaron a percibir niveles anormales de radiación.

Aunque el accidente causó 31 muertos de manera directa (2 la noche de la explosión, y 29 en las semanas o meses posteriores), se cree que a raíz de la contaminación radiactiva miles de personas murieron en los años posteriores, aunque no hay una cifra exacta.

Bajo esta premisa, la serie de la plataforma HBO, en coproducción con Sky recrea, no solo el momento del accidente, sino el desarrollo posterior de los acontecimientos que evitaron que el desastre fuera mayor y trastocase, todavía más, al resto de Europa.

En la red social “Instagram” reina la polémica ante las fotos de viajeros e incluso “influencers” posando ante el desastre. Unas publicaciones que acumulan tantos “likes” como críticas

 

UNA CIUDAD FANTASMA

¿El resultado de esta apuesta? Todo un éxito pues, tras el final de “Game of Thrones”, parece que ha sido “Chernóbil” la heredera de la cadena. La serie ha visto su popularidad propagarse por internet pero, junto a ella, también ha resurgido la apetencia turística por visitar la central nuclear y sus alrededores.

Según publicó el diario español ABC, las agencias de viajes ucranianas SoloEast y Chernóbil Tour, que organizan visitas a la llamada “zona de exclusión” (en un radio de 30 kilómetros en torno a la central) y alrededores, han sufrido un incremento de reservas para los meses veraniegos de un 30 y 40 %.

Unos itinerarios que, según el periódico, pueden costar en torno a los 100 ó 150 dólares, sumados a un viaje a Ucrania cuyo precio, de acuerdo con la web especialista en viajes Thrifty Nomads (thriftynomads.com) puede variar entre los 100 y 500 dólares.

Normalmente, el destino de los vuelos es el Aeropuerto Internacional de Kiev, Zhuliany (en la propia ciudad) o Borýspil (a unos 30 km de la capital).

No obstante, conforme dice la misma fuente, las agencias podrían subir el precio si esta demanda sigue aumentando aunque, por el momento, el “pack” entero desde, por ejemplo, cualquier gran capital europea, puede costar unos 800 dólares.

La mayoría de paquetes de viaje suelen incluir alojamiento y el traslado a Chernóbil, así como una visita a los lugares más emblemáticos de la ciudad fantasma de Prípiat, incluyendo el conocido como “Puente de la Muerte” o “Mirador” y, por supuesto, la central nuclear.

A veces, los turistas tienen incluso la oportunidad de ver a las famosas “babushkas” de Chernóbil: mujeres cuya apariencia recuerda a las típicas matrioskas, que regresaron a sus hogares tras la tragedia y que sobreviven gracias a sus propios cultivos en las contaminadas tierras de la zona.

“La muerte es la atracción definitiva” explica Peter Stone, jefe del Instituto para la Investigación del Turismo Oscuro, a la BBC, y afirmó que “acudimos a estos lugares porque estamos inherentemente fascinados por la muerte y, al final, en sitios así nos encontramos con nuestro propio sentido de la mortalidad”

 

FASCINACIÓN POR LA CATÁSTROFE

Y es que no debe sorprenderles ver en Instagram fotos, tanto de usuarios “de a pie”, como de “influencers”, posando junto a estas ancianas. O ante alguna de las zonas desérticas en las que la vegetación asalvajada se abre paso entre las ruinas. O entre los restos de alguna de las áreas más significativas del desastre.

Un ejemplo es el de la “instagrammer” Julia Baessler (@juliabaessler), que cuenta con casi 320.000 seguidores en esta red social. Sus fotos en la zona de exclusión o junto a las “babushkas”, seguidas de hashtags como #Chernóbil, #exclusionzone o #nucleardisaster, han acumulado tanto “likes” como críticas por la controversia que algunos usuarios ven en “la moda” de fotografiarse en lugares donde han ocurrido tragedias.

Y eso que las suyas son, para muchos, las más normales que pueden verse. Porque los usuarios de las redes sociales han criticado masivamente otras en las que podían encontrarse desde selfis a poses cómicas, chistes sobre la homosexualidad, o actitudes sensuales e incluso semidesnudos. La polémica está servida.

Pero, ¿qué es lo que tiene Chernóbil para atraer tanto turismo, más allá de la popularidad de la serie? ¿Por qué nos atraen este tipo de lugares en los que ha tenido lugar alguna catástrofe? Sobre ello habló para la BBC británica Peter Stone, jefe del Instituto para la Investigación del Turismo Oscuro (Universidad Central de Lancashire).

“Acudimos a estos lugares porque estamos inherentemente fascinados por la muerte del resto y, al final, en sitios así nos encontramos con nuestro propio sentido de la mortalidad”, explicó Stone, quien afirmó también que “la muerte es la atracción definitiva”.

Y ahora, esa atracción parece tener su epicentro en Chernóbil. Eso sí, si decide visitarlo, recuerde que solo puede hacerse con uno de los tours oficiales, no por su cuenta, y no olvide seguir en todo momento las normas de seguridad.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla