Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Comerciantes en guardia por ola de robos
Comerciantes en guardia por ola de robos

Patricia muestra la cerradura rota de su local

9 de Agosto de 2019 | 06:09
Edición impresa

Entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, al menos cuatro locales céntricos de City Bell fueron atacados por uno o más delincuentes. Según refirieron los propios damnificados en diálogo con este diario, no se trató de robos aislados, sino de una serie de hechos delictivos “que se repiten todas las semanas en cualquier franja horaria”.

La situación llegó a tal extremo que el mismo lunes decidieron reunirse, primero entre ellos, y por la noche con el titular de la Comisaría Décima, Edgardo Guerrero. El malestar era visible entre los entrevistados, quienes anunciaron que deberán cambiar algunos hábitos y “enrejar” las vidrieras. “Gastamos más en las reparaciones que reponiendo lo que nos roban”, explicaron.

En lo que va de agosto, los vendedores contabilizan “unos seis o siete negocios” robados bajo la modalidad del “escruche”, cuando están cerrados y sin nadie adentro. El componente “curioso” de estos últimos episodios, acotaron, radica en que ocurrieron en un sector muy transitado por la noche, debido a los bares y confiterías que hay por allí.

Patricia (39) no siempre tuvo el centro de estética “Black & White” en la cuadra de 473 bis entre 13A y 13B, donde está emplazado en la actualidad. Tres meses atrás atendía a la vuelta y eligió mudarse por dos problemas: “La cuadra era muy oscura y ya me habían robado en dos oportunidades, de la misma forma que ahora”, contó.

Sobre esos dos casos, manifestó que “entraron por la puerta de atrás y revolvieron todo. La primera vez fue a las 20.30 y la segunda a las 12.30, a plena luz del día, pero por suerte no me rompieron nada”.

El incidente del domingo tuvo tintes parecidos, aunque en esta ocasión “sí me arrancaron la cerradura a golpes” con un elemento contundente, destacó. “Yo no tengo alarma, porque acá no dejamos dinero y además para cuando suena ya te entraron. Así que solamente me llevaron el celular”, agregó.

La esteticista no cree que el robo haya sido por la madrugada, ya que “por esta zona siempre hay gente transitando por los pubs y restaurantes, más un sábado a esa hora”, replicó.

Por otro lado, aseveró que “en la misma manzana, entre julio y agosto” atracaron “a todos los negocios. No se salvó ni uno. Ya saben quiénes son y no hacen nada”.

“En la misma manzana, entre julio y agosto atracaron a todos los negocios”

 

A PIEDRAZOS

El escruche a la casa de venta de ropa “Industry INC.”, de Cantilo entre 13B y 13C, fue el único que quedó filmado por las cámaras de seguridad de un local lindero. En las imágenes se observa que actuó un hombre solo, que tras otear la calle tomó una piedra del jardín y luego la arrojó con fuerza para romper un panel fijo de vidrio.

Con el paso libre, ingresó al interior del comercio y salió segundos después. Se escondió en el techo de una radio que opera al lado y finalmente escapó a la carrera en dirección a plaza Belgrano.

El desconocido planeaba sustraer varias cosas, pero su objetivo quedó trunco por algún motivo. Es que, en un momento determinado, se lo ve descartar una caja de cartón que con seguridad utilizaría para cargar mercadería. “Me avisaron mi hermano y mi prima, la dueña, lo que había pasado. Podemos decir que hoy abrimos a las 5 de la mañana, porque desde esa hora estamos acá”, comentó Gabriel (29), uno de los encargados.

En ese sentido, indicó que el incidente tuvo lugar “a las 4 de la madrugada” y que el ladrón huyó con “lo poco que dejamos, no más de 1.500 pesos”. En tanto, remarcó que “ya empezamos a colocar rejas, porque tenemos la certeza de que esto puede volver a ocurrir”.

MÁS VÍCTIMAS

El domingo a las 12, Julieta (25) estaba “tomando mate” cuando recibió un llamado de la empresa que le brinda el sistema de alarma. A ellos, aclaró “les avisó la Policía”. Su interlocutor le explicó que la puerta de blíndex (de 4 milímetros de espesor) de “Juma”, una tienda de vestimenta femenina de la cual es propietaria, había sido violentada. Ni bien llegó a 473 bis entre 13A y 13B, se encontró con un panorama “bastante feo”, reflejó. La abertura tenía un agujero y la caja registradora estaba abierta.

“Lo más grave es que tenemos alarma y no se activó, porque después lo que se llevaron es el cambio que guardamos para abrir con algo de plata”, sostuvo la joven. Ese monto, añadió, no superaba “los 2.500 o 3.000 pesos”.

Por otra parte, Julieta negó conocer el motivo por el cual el sistema de seguridad no funcionó, y señaló que los responsables del equipo “nos dijeron que iban a mandar un técnico, lo estamos esperando todavía”. Asimismo, y al igual que en el caso anterior, la vendedora dijo que “ahora vamos a tener que poner una reja porque quedamos muy expuestas”.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Multimedia

Patricia muestra la cerradura rota de su local

Las encargadas de Juma, en la puerta del local robado

cargando...

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla