Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Paso atrás

Como en aquella semana tras la inundación de 2013, Gimnasia no quería jugar. Sin público, sin Goltz ni Ayala, sin respaldos políticos, el Lobo y el Taladro se vieron obligados a jugar en el inicio de una Copa que puede ser la salvación tripera o que quizá jamás se complete.

Paso atrás
14 de Marzo de 2020 | 02:15

Rara la tarde en el Bosque. Sin gente. Sin periodismo (salvo la TV). Sin ganas de jugar. Las necesarias precauciones que hacen a la salud pública ante la llegada del coronavirus. Es una pandemia y las reacciones oscilarán lógicamente entre cuidados y paranoia. Por eso, se entiende el planteo de los jugadores, más allá de las intenciones políticas, que las hubo, las hay y las habrá: River contra la nueva AFA, Marchi que les dice a los futbolistas (los trabajadores a los que representa) que "deben jugar", el gobierno que pidió fútbol este finde aunque todo quedará suspendido indefinidamente el martes...En ese contexto, más allá de que los futbolistas y los entrenadores no querían jugar, las presiones decidieron por todos: a la cancha (y más en la situación de Gimnasia, que debe hacer todos los deberes para, por ejemplo, que se confirmen dos descensos y una promoción).

Las tribunas vacías fueron el triste marco para un partido que, para el Lobo, significó un retroceso futbolístico. Tras aquel mal partido en Rosario, Gimnasia derrotó a Independiente y Atlético Tucumán, pasó con los suplentes en la Copa Argentina (¿nos vemos en setiembre?) y aún frente a Boca campeón jugó un buen partido, con chances que Andrada y la falta de definición impidieron concretar. Hoy, sin Goltz (lesionado) y Ayala (suspendido) perdió dos pilares fundamentales. Y la salida del tanque Contín no le dio al equipo la vuelta de tuerca que Sebastián Méndez esperaba. Al contrario, lo hizo débil en ataque y expuso a Agudelo a jugar solo y pocas veces de frente al arco rival. Empujó (un poco) en el segundo tiempo, pero el silencio de afuera se trasladó a cierta apatía de adentro. Gimnasia no quería jugar (al igual que Banfield) y se notó. Jugó, porque no está para mártir.

La derrota de Patronato en casa ante San Lorenzo lo acercó un poquito más, pero todo es incertidumbre. La pandemia recién está llegando, se acercan los primeros fríos y las grandes concentraciones de público no serán habilitadas. ¿Se puede seguir jugando sin público? No es negocio para nadie y los futbolistas no quieren exponerse. La Copa de la Superliga es un bonus track al torneo y define todo: copas y descensos. Si se suspende, ¿cuándo sigue? ¿hasta cuando se puede esperar por un torneo que no se repetirá? Y si queda nulo, como siguen las clasificaciones para la Libertadores, la Sudamericana y el descenso? En lo que compete al Lobo, un par de datos: en el '48, por la huelga y el éxodo a Colombia los juveniles completaron el torneo (que era de Racing y fue de Independiente) y no hubo descensos. Como no los hubo entre 1963 y 1966 (cuatro temporadas en la previa de la "federalización" del fútbol con los viejos Nacionales) ni en el segundo peronismo, entre 1973 y 1975. Simples datos para hacerse fuertes en caso de que esto se dilate y algunos clubes apunten a dar por finalizada la temporada (aunque Tigre hasta último momento amassará la chance de volver).

Ahora hay que pensar. Es tiempo de parar la pelota

Las noticias locales nunca fueron tan importantes
SUSCRIBITE

Facundo Aché Platense, del Colegio Nacional, Periodismo y Humanidades. En La Redonda desde 2001, pero cubriendo el día a día de Gimnasia -con una breve interrupción- desde hace casi 25 años.

Blog Gimnasia
'
cargando...
Plan Básico
Acceso ilimitado a www.eldia.com
$64.-

POR MES*

*Costo por 3 meses. Luego $194.-/mes
Mustang Cloud - CMS para portales de noticias

¿Querés recibir notificaciones de alertas?

Para ver nuestro sitio correctamente gire la pantalla